Aceite de Argán para el pelo: múltiples beneficios y usos de este elixir marroquí

Un shot de nutrición, brillo y suavidad en apenas unas gotas.

Rico en vitamina E, antioxidantes y ácidos grasos esenciales, el aceite de Argán proveniente de Marruecos favorece un cabello saludable, por dentro y por fuera. El aceite de Argán para el pelo se usa, desde hace siglos, para reparar pero también para restaurar el brillo y la suavidad.

Si estás considerando incorporar este ingrediente a tu rutina de cuidado capilar, te contamos cómo sacarle el máximo provecho.

aceite de argán para el pelo sobre mesa de madera con frutos y cuchara de madera
De Marruecos a tu pelo. Crédito: Shutterstock

¿Qué es el aceite de Argán?

El aceite de Argán es extraído de las nueces de la especie Argania spinosa, un árbol nativo que se encuentra en lugares remotos de Marruecos. Lo componen, entre otros ingredientes, ácidos grasos Omega-3, vitaminas A y E. Por eso, se sabe que el uso tópico de este aceite puede ayudar a mejorar el estado general del pelo, sobre todo del pelo dañado.

¿Cuáles beneficios del aceite de Argán para el pelo?

Un pelo que carece de la cantidad necesaria de los ácidos grasos Omega 3 y de vitaminas A y E, suele ser seco, quebradizo y propenso a la rotura. El Omega-3 del aceite de Argán ayuda a que el cuero cabelludo y las hebras de pelo estén hidratados. La vitamina A, por su parte, es necesaria para la producción de sebo (un aceite natural del pelo y la piel que actúa como un acondicionador), mientras que la vitamina E ayuda a proteger el pelo de los daño ambientales.

Se cree que consumiendo alimentos que contienen estos ingredientes esenciales y aplicando consistentemente aceites ricos en nutrientes, se puede ayudar a mejorar la textura del pelo. El aceite de Argán, en particular, cumple esta función porque tiene varios beneficios: desde nutrir e hidratar el folículo y tallo del pelo, hasta suavizar las cutículas dañadas y restaurar el brillo.

En resumen, el aceite de Argán para el pelo nutre profundamente y aporta brillo. Reduce el encrespamiento y colabora a reparar las puntas abiertas.

Aceite de Argán para el crecimiento del cabello

Al ser rico en antioxidantes, vitamina E y ácidos grasos, el aceite de Argán fortalece el pelo y aumenta su elasticidad. De esta forma, se vuelve más resistente al quiebre y al daño. Además, la vitamina E protege el pelo y los folículos del daño diario (polución, tratamientos químicos, uso de herramientas de calor, etcétera).

Entonces, el aceite de Argán le aporta al pelo la nutrición, reparación y protección que necesita para poder crecer sano.

Perfecto para todo tipo de pelo y textura, es un probado multifunción. Te contamos de qué formas podés adoptar este óleo en tu rutina de cuidado capilar según las necesidades de tu pelo.

Aceite de Argán como acondicionador

Este óleo se ha convertido en un ingrediente popular en muchos shampoo y acondicionadores debido a su reconocida capacidad de restaurar la suavidad, la fuerza y el brillo. Es la combinación de sus ricos nutrientes y vitaminas lo que lo convierte en un agente acondicionador ideal por sus propiedades hidratantes y nutritivas. Deja las hebras más suaves, con brillo, maleables y sin frizz.

Aceite de Argán para alisar el pelo y estilizarlo

El aceite de Argán para el pelo es un excelente método para estilizar, ya que ayuda a mitigar el frizz y a potenciar el brillo. Además, funciona como un protector térmico. Entonces, probá con aplicar unas gotas antes y después de secar con secador o plancharte el pelo. Vas a notar que las herramientas se deslizan con facilidad.

Paso uno: Colocá dos o tres gotas de aceite de Argán sobre la palma de la mano. Frotá ambas manos para darle calor.

Paso dos: Aplicá sobre el pelo seco o mojado, de medio a puntas, evitando la raíz. Peiná con los mismos dedos para distribuirlo de forma pareja.

Paso tres: Usá la herramienta de calor de tu preferencia. Para evitar el daño, regulá la temperatura de la misma.

Mascarilla de aceite de Argán para el pelo dañado

Como un gran agente fortificante, suavizante y protector, un tratamiento o mascarilla con aceite de Argán debería convertirse en tu aliado de belleza. Si tu pelo está pidiendo encarecidamente un poco de amor, usar un producto con aceite de Argán para el pelo o unas gotas de este elixir puede ayudar mucho a que tu melena se vea más saludable.

La vitamina E del aceite de Argán suaviza las hebras quebradizas y ayuda a sellar las puntas abiertas. Los ácidos grasos Omega, por su parte, fortalecen el pelo. Aplicá sobre el pelo y deja actuar entre 15 a 30 minutos.

Paso uno: Colocá unas gotas de aceite de Argán sobre la palma de tu mano. La cantidad va a depender del largo y tipo de pelo que tengas. Entre dos y cinco gotas va a estar bien.

Paso dos: Frotá ambas manos para darle calor y repartir uniformemente.

Paso tres: Aplicá sobre el pelo seco o húmedo, de a mechones para asegurarte que toda la cabeza quede embadurnada.

Paso cuatro: Dejá actuar entre 15 a 30 minutos. Podés usar una gorra de baño.

Paso cinco: Enjuagá con abundante agua tibia a fría.

Aceite de Argán para el cuero cabelludo

Al ser rico en antioxidantes, el aceite de Argán para el pelo funciona como un gran tratamiento para el cuero cabelludo, sobre todo para calmar la inflamación que conduce a la caspa, picazón y otras afecciones. Si tenés el cuero cabelludo seco, esta es una buena alternativa para tratarlo. Eso sí, no lo dejes actuar por más de 30 minutos porque sería contraproducente. Podés repetir su aplicación de esta forma semanalmente. Si tenés pelo graso, evitá este uso.

Paso uno: Colocá unas gotas del Aceite de Argán en la palma de la mano. Frotá ambas palmas para darle calor.

Paso dos: Aplicá el aceite sobre el cuero cabelludo, repartiéndolo uniformemente.

Paso tres: Realizá un masaje capilar y deja actuar entre 20 y 30 minutos.

Paso cuatro: Enjuagá con abundante agua tibia a fría.

Aceite de Argán para pelo graso

El aceite de Argán es beneficioso también para las chicas con pelo graso porque ayuda a nutrirlo y protegerlo. Eso sí, evitá colocarlo en la raíz. Por el contrario, aplicá desde la mitad y en dirección hacia las puntas. Dejá actuar el óleo durante un par de horas y luego enjuagá. Incluso, si te animás podés dejarlo actuar durante la noche, mientras dormís.

Al ser tan exótico, comprar este aceite en su forma más pura suele ser costoso. Pero no te preocupes: elegir fórmulas que contengan este aceite esencial puede ser igual de efectivo. Cuando leas en la etiqueta las palabras “aceite de Argán” o “aceite de Argania spinosa kernel”, vas a saber que diste con el producto indicado.

1

Sedal Shampoo Bomba Argán

El Shampoo y Acondicionador Bomba Árgan de Sedal es un sistema de lavado que, infundido con este óleo, proporciona fuerza y nutrición. Es ideal para pelo seco, opaco y áspero. Además, devuelve la suavidad y el brillo.

2

Sedal Shampoo Crema Balance

Por su parte, la fórmula del Shampoo y Acondicionador Crema Balance de Sedal combina aceite de Argán con aceite de almendras. Estos óleos ultralivianos penetran profundamente y protegen las hebras. Este potente combo restaura el pelo seco, dejándolo suave e hidratado desde el primer uso.

Siguiente

Test de Pelo