Cómo hacer crecer el pelo: 10 consejos para un crecimiento asegurado

Un adelanto: los hábitos diarios influyen.

Primero, hay que respirar hondo porque lo cierto es que nuestro cabello no va a tener un largo digno de Rapunzel de la noche a la mañana. Debemos armarnos de paciencia y comprender que, como todo proceso natural, lleva tiempo. Cómo hacer crecer el pelo rápido no depende de un truco de magia sino de buenos hábitos. Porque, en definitiva, evitar el daño, el quiebre y las puntas florecidas ya representa gran parte del trabajo.

El pelo suele crecer -dependiendo de cada persona- alrededor de un centímetro por mes en el mejor de los casos, siempre y cuando esté sano y no tenga puntas florecidas.

En esta nota, te contamos qué factores afectan el crecimiento del pelo y qué podés hacer para favorecerlo.

como hacer crecer el pelo
Los hábitos saludables hacen a un pelo saludable. Crédito: Rupert Laycock

1. Llevá una dieta balanceada

Por supuesto, un pelo saludable es el resultado de un estilo de vida saludable. Un buen consejo es mantener una dieta equilibrada, con alimentos ricos en vitaminas, zinc, hierro, proteínas y ácidos grasos esenciales. Las carnes rojas, leche, huevos, frutos de mar, frutas, legumbres, vegetales y granos aportan los nutrientes necesarios para que el pelo crezca fuerte y sano. Además del líquido que el organismo absorbe a través de los alimentos, es importante mantenerse hidratado. Y acá vale una aclaración: bebidas como el mate, el café, té negro, blanco, verde y rojo inhiben la absorción de nutrientes. Si los vas a consumir, tratá de que sea lejos de las comidas. 

Probá: El Shampoo y Acondicionador Ritual de Crecimiento de Dove. Con su uso diario, este sistema enriquecido con equinácea y té blanco ayuda a proteger el pelo de las rutina que ocasionan el quiebre e impiden su crecimiento.

2. Cortá las puntas con regularidad

Los especialistas recomiendan cortar las puntas con frecuencia: lo ideal es realizar un corte cada 2 o 3 meses, pero esto dependerá de tu tipo de pelo y cuán dañado esté. Si tu pelo está muy dañado y tenés las puntas florecidas, un corte cada 4 semanas resulta más conveniente. De no hacerlo, esas puntas florecidas escalan y luego hay que cortar más. Esta constancia ayuda a que el pelo no se dañe aún más, al punto de que se quiebre. 

mujer peinando su pelo frente al espejo, como hacer crecer el pelo
Empezá por las puntas. Crédito: Shutterstock

3. Cepillá con cuidado

Cómo tratamos a nuestro pelo también determina su longitud. El pelo de paja muchas veces se puede evitar si cambiamos algunos hábitos. Por ejemplo, cómo peinás tu pelo influye mucho. Peinarlo suave y delicadamente, empezando por las puntas sin tironear y usando un cepillo con cerdas gruesas ayuda bastante, ya que genera menos fricción. Ojo, la frecuencia es otro factor a considerar. Cepillar en exceso es contraproducente, ya que el pelo termina por quebrarse y opacarse. Entonces, cepillá a conciencia y cuando el pelo realmente lo necesite. Un dato más: por regla general, usá el peine cuando tengas el pelo húmedo y el cepillo para cuando está seco. 

Nuestro tip: las cremas para peinar facilitan la tarea de desenredar el pelo, permiten que el peine se deslice, evitando así los tirones. Te recomendamos la Crema para Peinar Ácido Hialurónico + Vitamina A de Sedal, que ayuda a sellar la hidratación y controlar el frizz.

4. Secá gentilmente

Un gesto habitual al salir de la ducha es envolver el pelo con una toalla y armar un turbante. Luego, frotar la toalla para retirar el exceso de agua. Esto, que parece inofensivo, en verdad genera fricción justo cuando el pelo está en su estado más vulnerable: húmedo. Esa fricción hace que el pelo no solo esté más propenso al quiebre sino al frizz. ¿Cómo modificar este hábito? Eligiendo una toalla de microfibra o secando el pelo con una remera de algodón, una práctica muy habitual entre las personas con rulos, ya que ayuda a darles definición.

5. Aplicá mascarillas

Las mascarillas son la llave a un pelo profundamente nutrido e hidratado, condiciones indispensables para un crecimiento saludable. Esto es, sin dudas, una de las respuestas claves a la pregunta sobre cómo hacer crecer el pelo. Se trata de un cuidado extra que merece un lugar en tu rutina de cuidado capilar. Con aplicar una mascarilla una vez por semana es suficiente. Podés optar por mascarillas naturales, caseras, como las de agua de arroz, aloe vera, avena, palta. O elegir la más apropiada para tu tipo de pelo.

Probá: la Máscara 1 Minuto Factor de Nutrición 80 de Dove, un concentrado regenerador especialmente diseñado para pelo dañado, quebradizo, con puntas abiertas y/o que sufrió corte químico.

6. Realizá masajes capilares

Estimular la circulación sanguínea del cuero cabelludo mediante masajes capilares permite una mejor oxigenación de los folículos capilares, lo que favorece el crecimiento del pelo. Se puede hacer tanto sobre el pelo seco como húmedo, lo importante es ejercer una leve presión con las yemas (¡no las uñas, por favor!) y realizar movimientos circulares. Ojo, asegurate de que las manos estén limpias para no transferir suciedad. Este masaje ayuda a liberar tensiones acumuladas… no olvides que el estrés es un factor de caída.

7. Cambiá la funda de tu almohada

Las fundas de almohada convencionales causan fricción en el pelo, lo que resulta en quiebre y caída. Los expertos recomiendan usar una funda de seda o satén que son más suaves y más gentiles con nuestro pelo. Consejo extra: si dudás entre dormir con el pelo suelto o atado, preferí siempre lo primero.

mujer morena con pelo negro con rulos exfoliando el cuero cabelludo, como hacer para hacer crecer el pelo
Exfoliar para limpiar bien la piel del cuero cabelludo. Crédito: Rupert Laycock

8. Exfoliá el cuero cabelludo

Al igual que el resto de la piel, el cuero cabelludo necesita exfoliaciones de tanto en tanto. Exfoliar el cuero cabelludo ayuda a remover células muertas y restos de productos que pudieron haber quedado acumulados, controlar el exceso de grasa y limpiar. Este procedimiento no solo permite que se oxigenen mejor los folículos pilosos sino que previene afecciones como la picazón o la caspa.

Algunas ideas de ingredientes naturales para exfoliar el cuero cabelludo: café, avena y azúcar morena, aceite de oliva y azúcar, entre otros. La elección de ingredientes va a depender del estado del cuero cabelludo, es decir, si está seco o graso. Recordá que después de exfoliar es muy importante lavar bien el pelo para que no queden residuos. En cuanto a la frecuencia, va a depender de la necesidad de tu piel, pero como mínimo conviene hacerlo una vez al mes y, máximo, una vez por semana.

9. Probá otro peinado

¿Cómo usás el pelo a diario? Un enemigo silencioso son los elásticos, porque causan fricción. A la vez, sujetar el pelo en una cola de caballo o rodete todo el día genera una presión constante en la raíz (¡ni hablar si encima se tratan de recogidos tirantes!), lo que aumenta el riesgo de caída del pelo por tracción. Es decir, el pelo se debilita y, con el tiempo, se cae.

Lo mejor, entonces, es llevar el pelo suelto. Si querés usar el pelo atado de todas formas, te recomendamos cambiar los elásticos convencionales por scrunchies, esos accesorios de tela tan de moda por estos días. O, en vez de una cola de caballo o rodete, tejé una trenza suelta y sujetá en la punta. Ojo, cambiar la raya de lugar también ayuda a darle un respiro.

mujer de pelo cobrizo enrulando el pelo con una rizadora, como hacer crecer el pelo
Dale un respiro a los aparatos de calor. Crédito: Rupert Laycock

10. Descansá de las herramientas de calor

El uso frecuente de las herramientas de calor reseca las hebras y las daña, tanto superficial como internamente. Las elevadas temperaturas de aparatos como la planchita o la rizadora pueden llegar a romper enlaces entre las proteínas, responsables de darle fuerza y estructura a la fibra capilar.

Si de todos modos elegís usarlas, te recomendamos aplicar primero un protector térmico y regular la temperatura para minimizar el daño. Hay técnicas sin calor que permiten conseguir resultados similares, aunque requieren de un poco más de tiempo. La toca, por ejemplo, logra alisar el pelo sin usar la planchita. En cambio, si trenzás el pelo, lo dejás descansar un rato y luego lo soltás, vas a conseguir unas suaves ondas.

Plus: considerá los suplementos

Si creés que tus esfuerzos no están dando sus frutos, te recomendamos visitar a un especialista. Con un análisis podrá determinar si hay deficiencia de alguna vitamina o detectar cualquier otra causa. Existen suplementos, como los de biotina, que ayudan a hacer crecer el pelo. El especialista podrá indicar la mejor opción y la cantidad adecuada.

cómo hacer crecer el pelo
Hábitos sanos para un crecimiento saludable.

 

Siguiente

Test de Pelo