Botox capilar: qué es, para qué sirve y cómo se aplica este tratamiento

Si tenés el pelo seco y/o dañado, esto te va a interesar.

El botox capilar recibe su nombre por su efecto reconstructivo y rejuvenecedor. Este rellena y recubre el cabello con un potente concentrado de aminoácidos, proteínas, ácido hialurónico y colágeno. Es importante aclarar que nada tiene que ver con la toxina botulínica.

Sirve para reparar el cabello, mitigando la porosidad, promoviendo el brillo, eliminando el frizz y controlando el volumen sin modificar el patrón de tu melena (ya que no contiene formol).

En esta nota te contamos todos los detalles para que identifiques si este tratamiento es adecuado para vos.

El botox capilar es un tratamiento intensivo, no invasivo, que hidrata y nutre profundamente el pelo, recuperando su suavidad y brillo. Repara las puntas florecidas y las hebras quebradizas, a la vez que mejora el encrespamiento pero manteniendo el volumen del pelo. A pesar de su nombre, cabe aclarar que no contiene toxina botulínica ni otros químicos, tampoco se inyecta. Sus componentes son naturales (vitaminas, aminoácidos, proteínas, ácido hialurónico y colágeno) y no modifican la estructura natural del pelo. Se aplica directamente sobre la fibra capilar, a través de un masaje y calor. 

El botox capilar sirve para revitalizar el pelo frágil y quebradizo, dañado por coloraciones, uso frecuente de herramientas de calor, tratamientos químicos, contaminación, exposición al sol. Brinda una hidratación y nutrición profunda, lo que recupera la suavidad y brillo. Además, reduce el encrespamiento, el frizz (de ahí que se confunda con un alisado).  

Primero es necesario lavar el pelo con un shampoo neutro. Luego, se seca con toalla para absorber el excedente de agua. Se coloca el producto sobre el pelo húmedo, por capas, a un centímetro del cuero cabelludo y masajeando cada mecha. Una vez aplicado, se coloca una gorra y se deja reposar entre 15 y 20 minutos. Transcurrido este tiempo, se enjuaga bien el pelo y se seca con secador. Para finalizar, se pasa la planchita mecha por mecha, para que el calor facilite una mejor penetración del producto.

La duración dependerá del tipo de pelo y su estado, específicamente de cuán dañado esté. Los especialistas recomiendan realizar el tratamiento cada tres o cuatro meses, ya que su duración máxima es de dos a tres meses. Los resultados se podrán prolongar utilizando productos para el lavado que resulten gentiles con el pelo, es decir, que no contengan sulfatos ni siliconas, o productos específicos para tal fin.

El verdadero botox capilar no contiene formol, se trata de un tratamiento 100 % natural, compuesto por una combinación de principios activos como ácido hialurónico, colágeno, proteínas y vitaminas. Sin embargo, algunas marcas comercializan productos con el mismo nombre que sí contienen formol, con el afán de venderlo como una opción de alisado. Por eso, es importante chequear los ingredientes antes de elegir uno. Recordemos que el formol modifica la estructura interna de la fibra, por tanto no es recomendable.

Al ser un tratamiento natural, cualquier persona puede beneficiarse con su resultado. Sin embargo, se recomienda particularmente a aquellas personas que tienen el pelo dañado, teñido, seco, frágil, con frizz. 

mujer de perfil con pelo corto lacio castaño y hebilla, botox capilar
Ambos funcionan para pelo seco y/o dañado. Crédito: Rupert Laycock

La gran diferencia entre keratina y botox capilar radica en los compuestos de ambos tratamientos, la duración y el costo. Además, cada uno apunta a un resultado distinto. La keratina combate el frizz y el encrespamiento. El botox capilar, en cambio, ofrece una hidratación y nutrición profunda. ¿Qué tienen en común? Ambos tratamientos se aconsejan para pelo seco o dañado, y son temporales.

Pros y contras de la keratina

Nuestro pelo está hecho de proteínas: el 80 % de su composición es keratina, la que le da la estructura. Como sabemos, la estructura capilar se puede dañar muy fácilmente por el tratamiento de color, el uso excesivo de herramientas de calor como el secador y la planchita, la alimentación y el estrés. Es decir, con el daño, las fibras capilares pierden esta proteína natural.

Los tratamientos de keratina están compuestos de proteínas hidrolizadas que se fijan al pelo usando calor. Este tratamiento le devuelve de alguna forma esas proteínas que se fueron perdiendo, restaura el pelo y lo hace más fuerte. Elimina el frizz, aumenta la resistencia de tu melena al calor manteniéndose saludable ante la lluvia o la humedad y lo deja brillante e hidratado. Sin embargo, estos tratamientos suelen contener cierto grado de formol, lo que altera la estructura de la fibra capilar. De ahí su poder para alisar. Así que si tenés rulos y los querés mantener, esto no es una opción.

En el mercado hay varios tipos de keratina: brasileña, de mango, de chocolate, etcétera. Todas funcionan bastante parecido.

A tener en cuenta: los resultados de este tratamiento duran tres meses. Luego de su aplicación, que puede durar unos 90 minutos, no puede lavarse ni atarse el pelo por 48 horas.

Pros y contras del botox capilar

El botox capilar está compuesto por ingredientes naturales. Lo que hace es recubrir las fibras del pelo que están dañadas. A diferencia de lo que todo el mundo cree, este botox no tiene nada que ver con el tratamiento de inyecciones que se utilizan para relajar los músculos faciales y atenuar arrugas, pero fue bautizado así porque cumple el mismo fin: rellenar.

Los resultados son inmediatos, no contiene formol (que a la larga puede ser nocivo) y, al ser un tratamiento acondicionador, hidrata en profundidad. Repara el daño y elimina el frizz. El botox es completamente natural, no contiene químicos, por lo que las embarazadas pueden recurrir a este tratamiento.

Otra gran diferencia entre keratina y botox capilar es que, luego de aplicar el segundo, ya se puede lavar el pelo y el tratamiento no pierde efecto por eso. El botox suele durar dos meses, su aplicación puede ser algo más costosa que la de la keratina y no se realiza en todos lados.

Probá: el Shampoo y Acondicionador Colágeno + Vitamina C de Sedal, un sistema de lavado perfecto para pelo dañado, seco y opaco. Su fórmula con colágeno y vitamina C aporta una gran hidratación, favoreciendo un pelo más fuerte, regenerado y con brillo.

Siguiente

Test de Pelo