Cuidados esenciales para el cabello teñido

Juliana | 30 octubre 2017

Cómo cuidar tu color y hacer que el pelo de escoba… quede en la escoba.

Las razones para teñirnos el cabello son muchas: lo hacemos para ocultar las canas, para cambiar de look, para probar cosas nuevas o  para empezar de cero. Cuando salimos de la peluquería lo vemos brillante y sedoso pero, luego del primer lavado, la carroza se transforma nuevamente en calabaza. Es muy difícil recuperar el daño y más aún, mantenerlo saludable. Seguramente te preguntes cómo cuidar el cabello teñido. La primera respuesta es: hidratar. Elegí lavar el pelo con un producto como el Shampoo Hidratación Profunda de TRESemmé, cuya fórmula con Vitamina E, Omega 9 y Queratina ayuda a sellar las cutículas. Las mascarillas de nutrición profunda se vuelven otro imprescindible. Nuestra elegida es la Crema de Tratamiento Recuperación Extrema de Dove

Dove Crema de Tratamiento Recuperación Extrema

Con el avance de las tecnologías y las actualizaciones en las fórmulas de las tinturas, cada vez menos se necesita el uso del amoníaco, que es uno de los  componentes que aclaran el pelo para la coloración. Este daña extremadamente el cabello, así que es mejor si encontrás un salón donde usen tintes que no lo tengan. Tampoco hay que abusar de la tintura ni hacerlo muy seguido porque corrés el riesgo de quedar pelada.

El pelo teñido es el más seco. ¿Por qué? Pensemos esto, el cabello está formado de cadenas de proteínas: cuanto más sano, más cerrada la cadena; y cuanto más dañado, más abierta. Al teñir el cabello, esta cadena se expande, haciendo que se vea opaco, seco y sin elasticidad. La hidratación es superimportante y de ello depende que tengamos una cabellera saludable. Para esto es ideal usar acondicionadores de tratamiento prolongado. En lugar de enjuagarlo de inmediato, dejalo en tu cabeza por media hora para que el producto penetre bien y se nutra correctamente. El uso de mascarillas, ampollas o baños de crema también es sumamente recomendado. Aplicá aceites durante el día o incorporarlos a la crema de enjuague en la ducha para darle un shock de nutrientes y así repararlo de a poco.

El cabello teñido suele ser el más seco. Nutrilo para revitalizarlo y lucir el color.

Por suerte, actualmente hay un shampoo para cubrir todas nuestras necesidades, así que, si tenés el cabello teñido, lo mejor es usar uno especialmente para esto. Lo que hacen es proteger el color del sol, y que dure más tiempo. Además tienen componentes que contribuyen a que, con el uso, se sienta y vea mejor.

Tené en cuenta que hay tonos muy complicados de lograr y que necesitan mucha decoloración previa. Si tu color natural es muy oscuro, vas a necesitar muchas sesiones para llegar a una base adecuada antes de aplicar la tintura. Lo mejor es dejar descansar el pelo una semana entre decoloración y decoloración y darle baños de aceite de coco para nutrirlo y que se debilite lo menos posible. Cuando decoloramos nuestra cabellera, estamos haciendo que cada fibra sea más fina y frágil, por eso la nutrición previa y post coloración es fundamental.

Pongámoslo así. Si vamos a correr una carrera, tenemos que entrenar antes y comer bien para que nuestro cuerpo esté en las mejores condiciones posibles y que dé lo mejor de sí. Cuando esta termina, debemos tomar mucha agua e ingerir alimentos para recuperar fuerzas. Con el cabello sucede lo mismo, hay que prepararlo antes y mantenerlo después para llegar a la meta con los brazos en alto.

¡Probá estos tips!