Por qué se cae el pelo en verano: las posibles causas y los recaudos para evitarlo

¿Es una caída de raíz o quiebre? Identificarla es el primer paso.

Hay estaciones en las que el pelo parece caerse con mayor intensidad. Y el verano es una de ellas. Pero, ¿podemos señalar directamente a la estación como la responsable? Si alguna vez te preguntaste por qué se cae el pelo en verano, seguí leyendo. Te contamos cuáles pueden ser las causas y, para tu alivio, qué cuidados tomar para evitar la caída.

mujer de pelo lacio largo castaño en la pileta
La exposición al sol, la pileta, el mar… pueden dañar el pelo. Crédito: Shutterstock

La caída del pelo es constante, es algo de todos lo días. Lo notamos cuando nos cepillamos, sobre la almohada, enrollados en una gomita de pelo, en la ropa o cuando nos pasamos los dedos entre el pelo. Es algo completamente natural y no hay que alarmarse. De hecho, se estima que, en promedio, se caen entre 100 y 150 pelos al día desde la raíz. Y esta cantidad es considerada “normal”.

El cabello de absolutamente todas las personas, hombres y mujeres, atraviesa un ciclo llamado “Ciclo del pelo”, que está conformado por cuatro fases, en donde se van renovando cíclicamente los cabellos: Anágena, Catágena, Telógena y Exógena. Esta última es conocida como la fase de caída. Luego de esta fase, el folículo capilar vuelve a la fase Anágena y el nuevo pelo empieza a crecer.

Esto completa el ciclo normal del crecimiento de pelo. Sin embargo, existen factores como los genéticos, la edad y enfermedades, que pueden acelerar la caída. Otros factores pueden ser: cuero cabelludo dañado (por decoloraciones, coloraciones y uso diario de artefactos de calor) y situaciones de estrés. El pelo dañado tiene más chances de experimentar quiebre o caída porque está más poroso. Sin embargo, esta caída no es de raíz, tampoco está relacionada directamente con la época del año. El desafío es discernir entre la caída de raíz y el quiebre para tomar el curso de acción más adecuado. ¿Cómo darse cuenta? Cuando el pelo cae de raíz se puede ver el bulbo.

Entonces, por qué se cae el pelo en verano. La caída estacional puede ocurrir. Distintos estudios demostraron que durante el verano hay más pelos telógenos, es decir, en la fase de reposo que, luego, se caen (fase Anágena). Otros expertos señalan a las altas temperaturas y a los rayos UV como responsables de esta caída estacional. Sin embargo, no hay estudios que confirmen estas teorías.

Lo cierto es que en los meses más calurosos nuestro pelo está más expuesto a las inclemencias climáticas, al cloro de la pileta, a la sal del mar, etcétera. Sin ir más lejos, cuando nos metemos al mar, la sal queda depositada en forma de cristales y genera fricción sobre la cutícula capilar. Esta fricción es la causante del daño. A su vez, la sal del mar absorbe la humedad del pelo y lo deshidrata. Pero, otra vez, esta caída tiene que ver con el daño.

Si notás que el pelo se desprende desde el cuero cabelludo más de lo habitual o siguiendo un patrón (es decir, se cae en un sector como, por ejemplo, la coronilla), entonces es hora de consultar con un especialista. Un médico dermatólogo va a poder ayudarte a tratar tu condición.

mujer rubia con sombrero en la playa
Un sombrero es una forma sencilla de protegerte. Crédito: Shutterstock

1- Protegé el pelo y el cuero cabelludo

Para evitar que los rayos UV dañen nuestras hebras y, más importante aún, el cuero cabelludo, lo más conveniente es usar un sombrero o gorra. O, mejor aún, resguardarse durante las horas en las que los rayos UV son más intensos, entre las 10 y las 16 horas. Nadie quiere terminar con el pelo quemado por la exposición directa y prolongada, ¿o sí?

Otro cuidado complementario: proteger el pelo con productos que contengan filtro UV, como la Crema para Peinar Antifrizz de TRESemmé o, si tenés pelo con rulos, la Crema para Peinar Rizos de TRESemmé. Son cremas ligeras, con textura sérum, por lo que resultan ideales para el verano. Aplicalas sobre el pelo húmedo, evitando las raíces.

2- Mantené el pelo hidratado

El cuero cabelludo seco puede sentirse tirante, generar picazón y presentar descamación. Esta puede ser la causa de la caída del pelo. Del mismo modo, el pelo seco es más propenso al quiebre y la caída. Por eso, la hidratación es clave, tanto del cuero cabelludo como de toda la extensión. ¿Cómo hidratarlo? Desde el lavado, eligiendo un sistema diseñado según la necesidad de tu pelo ¡y prestando atención al acondicionamiento! Durante y después de la ducha. Ah, y a la temperatura del agua, ya que el agua caliente reseca el pelo.

Probá: el Shampoo y Acondicionador Hidratación Intensa de Dove, con infusión de oxígeno y agentes hidratantes, que dejan el pelo liviano, con movimiento natural y nutrido.

Podés completar tu rutina de cuidado con una mascarilla semanal hecha con un ingrediente natural hidratante. Por ejemplo, aloe vera, palta, aceite de coco o banana. También podés optar por dejar el acondicionador durante toda la noche.

3- Dale un descanso a las herramientas de calor

El uso frecuente de herramientas de calor daña las hebras, lo que conduce a una mayor caída. Si podés darles un respiro, mucho mejor. Pero si no es posible, asegurate de tomar los recaudos necesarios para que no terminen por resecar el pelo. ¿Cuáles? Disminuí la temperatura, protegé el pelo previamente, mantené el secador de pelo a una distancia prudencial, evitá pasar la planchita varias veces por el mismo mechón. Si, por ejemplo, removés el exceso de agua con una toalla al salir de la ducha, disminuís el tiempo de secado con secador. Todo esto ayuda y mucho. Como así también sirve cambiar la toalla por una de microfibra, que resulta mucho más gentil con el pelo y disminuye la fricción entre las hebras.

Probá: la Máscara 1 Minuto Factor de Nutrición 50 de Dove, un concentrado nutritivo diseñado especialmente para el pelo dañado por el uso diario de secador, planchita o buclera. Aplicala en todo el largo, sobre el pelo húmedo luego del lavado, evitando las raíces. Dejá actuar 1 minuto y enjuagá.

4- Cambiá los peinados tirantes por otros más sueltos

Los peinados tirantes generan tensión en el cuero cabelludo y facilitan el desprendimiento de las hebras. Para facilitar la oxigenación de los folículos pilosos, te recomendamos usar peinados con pelo suelto o peinados con scrunchies, esas gomitas de tela que no generan fricción.

Siguiente

Test de Pelo