Banana para el pelo: así se hace esta mascarilla de hidratación profunda

¡Es muy fácil!

En plan hogareño, podemos aprovechar para tomarnos esos minutos para el cuidado personal que a veces posponemos. En la lista de cosas para hacer en casa aparecen, por ejemplo, un masaje capilar o aprender a hacer peinados paso a paso. Los ingredientes naturales son otra excelente herramienta que tenemos en casa: en aceites (como el de coco), frutas y plantas (como el aloe vera) encontramos nutrientes interesantes para el cabello. En este caso, te presentamos la mejor máscara de banana para el pelo para hacer en casa.

Esta fruta es rica en vitaminas y minerales (el potasio es su aporte más conocido), y al aplicarla en el cabello, lo hidrata y lo deja brillante. Una máscara de banana para el pelo también actúa como sustituto natural de tu acondicionador. La idea es que uses las bananas demasiado maduras, las que ya están pasadas y de otro modo se convertirían en desechos. Seguí leyendo para descubrir la receta.

mascara de banana
Fácil de preparar.

Lo que vas a necesitar

2 bananas muy, muy maduras
3 cucharadas de miel
2 cucharadas de aceite de coco
2 cucharadas de leche de coco (podés usar otras leches vegetales)
Opcional: agua para diluir

Pasos

Paso 1: Pisá las bananas peladas y mezclalas con todos los demás ingredientes en un bol (todavía no agregues agua). Usá un tenedor o un batidor de mano para lograr una consistencia más suave. Es importante que no queden pedazos grandes.

Paso 2: Agregá 1 ó 2 cuacharadas de agua a la mezcla, según necesite. No debe quedar demasiado dura ni muy líquida.

Paso 3: Aplicá la máscara en el pelo, enfocándote en las puntas y los sectores más dañados. Dejá las raíces para lo último.

Paso 4: Usá un gorro de baño para cubrir tu cabello. También podés usar papel film. Eso ayudará a que la máscara penetre mejor en tu pelo.

Paso 5: Dejala actuar durante 30 minutos. Aprovechá para ver el capítulo de una serie, leer o meditar. ¡Este momento es para vos!

Paso 6: Enjuagá con agua de tibia a caliente y seguí el lavado con tu sistema de lavado habitual.

Para un pelo de aspecto saludable y libre de daño, continuá con los cortes regulares e invertí en un sistema de lavado que nutra e hidrate profundamente el pelo sin dejarlo pesado. Recordá tomar un descanso del secador y las herramientas de calor, y hacete el tiempo para un baño de crema o una sesión de acondicionamiento profundo. ¡La prevención es clave para no tener que lidiar luego con puntas florecidas!

¿Buscando un sistema de lavado y cuidado hidratante? Te recomendamos el Shampoo y Acondicionador Hidratación Intensa de Dove, que tiene una fórmula ligera con infusión de oxígeno y agentes hidratantes. Nutre profundamente dejando el pelo liviano y con movimiento natural. Y para ese mimo extra, podés usar la Crema de Tratamiento Hidrata de Sedal, enriquecida con aloe vera y miel.

Siguiente