Cuero cabelludo seco: cómo identificarlo, causas y tratamientos

La salud de tu pelo depende del estado de tu cuero cabelludo. Aprendé a identificar las señales.

El cuero cabelludo seco es el resultado de una deshidratación severa. Es fácil confundirlo con la caspa porque presenta síntomas similares, incluso descamación, pero su tratamiento es distinto. En esta nota, te contamos las causas del cuero cabelludo seco y cómo tratarlo.

cuero cabelludo seco
Atendé las señales de tu cuero cabelludo. Crédito: Rupert Laycock

Uno de los síntomas más comunes del cuero cabelludo seco es la sensación de tensión. El cuero cabelludo se siente acartonado, con tirantez y sin flexibilidad, tal como si se hubiera quemado con el sol.

Otro síntoma frecuente es la picazón en el cuero cabelludo. Si sentís ese impulso de rascarte, incluso cuando estás durmiendo, puede ser a causa del cuero cabelludo seco. La irritación o enrojecimiento al lavar el pelo o peinarlo, también forman parte de este conjunto de señales.

Y, por último, la descamación. Es frecuente que se desprendan pequeñas escamas blancas y secas al rascar o peinar. Por eso, es muy fácil confundir el cuero cabelludo seco con la caspa.

Como dijimos, el cuero cabelludo seco puede presentar una descamación similar a la de la caspa. De hecho, la caspa es una de las consecuencias del cuero cabelludo seco. Sin embargo, sí hay diferencia entre caspa y cuero cabelludo seco.

Cuando hablamos de resequedad capilar, nos referimos a un problema severo de deshidratación derivado de múltiples factores ligados a la salud y el estilo de vida. En cambio, la caspa es una condición desencadenada por una reacción bacteriana y fúngica, por exceso de oleosidad o falta de hidratación.

cuero cabelludo seco
¿Estás usando los productos adecuados para tu tipo de pelo? Crédito: Rupert Laycock

Son muchos los factores que pueden resecar el cuero cabelludo. Para identificarlos y erradicarlos fácilmente, los tricólogos los dividen en dos grupos: agentes internos y externos.

Causas internas

Las causas internas son aquellas que se relacionan con el funcionamiento integral del cuerpo. Entre las más comunes están:

  • Estrés físico o emocional.
  • Edad.
  • Cambios hormonales.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Predisposición genética.
  • Dermatitis atópica y psoriasis.

Causas externas

Los factores externos, en cambio, están relacionados a procesos o condiciones adversas a las que se somete directamente el cuero cabelludo, entre ellas:

  • Decoloración y tintura.
  • Uso excesivo de herramientas de calor.
  • Contaminación ambiental.
  • Cambios bruscos de temperatura entre cada estación.
  • Uso de productos y accesorios inadecuados.

Remedios naturales para cuero cabelludo seco

Las mascarillas de ingredientes naturales son grandes aliadas para combatir el cuero cabelludo seco y brindarle la hidratación que necesita. Se pueden incorporar a la rutina de cuidado como tratamiento semanal e, incluso, aumentar su frecuencia a dos veces por semana. Por supuesto, es necesario complementar con productos adecuados para el lavado diario.

Aceite de coco

El aceite de coco es un agente hidratante natural, ricos en nutrientes, vitaminas y antioxidantes. Aplicá unas 3 o 4 gotas de aceite de coco puro y distribuí en el cuero cabelludo, haciendo un masaje capilar. Podés, incluso, dejarlo actuar toda la noche. No solo combate la sequedad del cuero cabelludo sino que evita la aparición de caspa.

Aloe vera

La sábila, el gel del aloe vera, contiene mucha agua, de ahí su poder hidratante. Este ingrediente natural ayuda a mantener los aceites naturales del cuero cabelludo en su justa medida y, así, terminar con la resequedad. ¿Cómo usarla? Extraé la pulpa de la hoja de aloe vera, mezclala en un bol con un poco de crema de tratamiento, la de tu preferencia. Aplicá la mezcla de manera uniforme en toda la cabeza (importante: prestá especial atención al cuero cabelludo). Dejá actuar 15 minutos y enjuagá.

Palta

La palta en el pelo aporta sus aceites naturales para nutrir, revitalizar el pelo y protegerlo ante la caída. Extraé la pulpa de una palta madura, pisala y mezclala con dos cucharadas de aceite de oliva. Antes de aplicarla, humedecé el pelo. Al hacerlo, hacé un masaje capilar. Dejá actuar 15 minutos y enjuagá con abundante agua tibia.

Banana

Todos conocemos las bondades de la banana. Pero pocos saben lo que una máscara de banana para el pelo puede hacer. Fin del misterio: es un profundo hidratante. De hecho, funciona también como acondicionador natural. Para hacer la máscara, tenés que mezclar dos bananas maduras, tres cucharadas de miel, 2 cucharadas de aceite de coco y dos cucharadas de leche vegetal, la que tengas. También podés agregar un poco de agua para diluir si creés que es necesario. Aplicá en todo el pelo y dejá actuar 30 minutos. Enjuagá con abundante agua y lavá como de costumbre.

Champú para cuero cabelludo seco

1

Dove Shampoo Óleo Nutrición

Los productos formulados con aceites naturales son un gran sí a la hora de elegir un champú para cuero cabelludo seco. Este es el caso del Shampoo Óleo Nutrición de Dove, pensado exclusivamente para pelo seco. Con su uso frecuente, nutre en profundidad, dejando el pelo suave, sedoso y dócil. Para ver resultados completos, usá también el Acondicionador Óleo Nutrición de Dove.

2

Sedal Shampoo Bomba Coco

Ya vimos que el aceite de coco es un gran hidratante. Por eso, un producto que lo contenga en su fórmula es una buena forma de proveerle hidratación al pelo durante el lavado. El Shampoo Bomba Coco de Sedal proporciona una nutrición intensa, justo la que el pelo seco, opaco y sin vida necesita. Trabaja en conjunto con el Acondicionador Bomba Coco de Sedal.

3

Dove Shampoo Nutrición Óleo Micelar

Otra opción de champú para cuero cabelludo seco es el Shampoo Nutrición Óleo Micelar de Dove, que no solo limpia delicadamente sino que nutre progresivamente gracias a su fórmula liviana con Nutri-Óleos. Fue especialmente ideado para cabello extremadamente frágil y seco. Completá el lavado con el Acondicionador Nutrición Óleo Micelar de Dove.

 

Otros consejos

  • Prestá atención a la temperatura del agua al momento de lavar el pelo. El agua muy caliente tiende a resecar. Entonces, regulá la temperatura y preferí enjuagar con agua tibia a fría.
  • Dale un descanso a las herramientas de calor como secador de pelo, planchita y rizadora. En caso de utilizarlas, otra vez, regulá la temperatura para que no queme ni dañe tu pelo.
  • Asegurate de lavar bien el pelo para deshacerte de cualquier residuo que pueda quedar acumulado en el cuero cabelludo. Hablamos de productos de styling pero también de células muertas, sudor, polución… Estos podrían estar congestionando tu cuero cabelludo e impidiendo su correcta oxigenación. Para evitar esto, optá por productos cuyas fórmulas contengan ingredientes purificantes para una limpieza efectiva.
  • Hacé masajes capilares regularmente para favorecer la circulación sanguínea del cuero cabelludo.

Siguiente