Jengibre para el pelo: el secreto milenario para un crecimiento saludable

Un ingrediente natural con propiedades que favorecen al crecimiento saludable y a un pelo libre de caspa.

El jengibre es un superalimento antioxidante que, más allá de la cocina, se usa hace siglos con fines medicinales. Cargado de vitaminas, minerales y ácidos grasos, tanto su ingesta como aplicación tópica, beneficia también a la piel y el pelo. De ahí que muchos productos cosméticos contengan extractos de esta planta. Lo cierto es que el jengibre para el pelo trae aparejado un crecimiento saludable y es muy fácil de aplicar.

mujer de pelo largo negro cepillando el pelo, jengibre para el pelo
Tratamiento casero milenario para un pelo sano. Crédito: Greta Hoffman

Promueve el crecimiento del pelo

Una de las propiedades del jengibre para el pelo es que estimula la circulación sanguínea del cuero cabelludo, condición fundamental para un saludable crecimiento del pelo.

Por otra parte, su alta concentración de antioxidantes combate el daño de los radicales libres, que generan una pérdida de elasticidad en las fibras capilares. Al igual que en la piel, el jengibre para el pelo tiene un efecto antienvejecimiento.

Además, protege al pelo de daños externos como los rayos UV.

Probá: el Shampoo y Acondicionador Colágeno + Vitamina C de Sedal, un sistema de lavado que favorece a un pelo regenerado, fuerte y brilloso. El colágeno, por su parte, brinda resistencia y elasticidad. La vitamina C brinda brillo y estimula el crecimiento.

Jengibre para la caída del pelo

La gran cantidad de vitaminas, minerales y ácidos grasos que contiene el jengibre en su interior ayudan, además, a fortalecer las hebras. Con fibras más resistentes, protegidas y nutridas, se mitiga así la caída del pelo, al mismo tiempo que se evita el quiebre y las puntas abiertas.

Combate la caspa

Dada la naturaleza antiséptica del jengibre, ayuda a evitar la caspa y otras afecciones del cuero cabelludo como inflamación, picazón y debilitamiento de la raíz. De hecho, sus propiedades antiinflamatorias son ampliamente conocidas. Todos estos factores, a su vez, disparan la caída. Por lo que el beneficio es doble.

Aceite de jengibre para el pelo

El aceite de jengibre funciona tanto para realizar un masaje capilar como para reparar puntas abiertas. Se aplica directamente sobre el cuero cabelludo o las puntas, según la necesidad. Solo unas gotas son suficientes. Dejá actuar unos 10 minutos antes de enjuagar.

Mascarilla de jengibre y aceite de coco para el pelo

Paso uno: Mezclá en partes iguales aceite de jengibre con aceite de coco (reemplazable por aceite de jojoba, aceite de argán, aceite de romero o aceite de ricino).

Paso dos: Humedecé el pelo.

Paso tres: Aplicá la mezcla sobre el cuero cabelludo y masajeá.

Paso cuatro: Peiná para distribuir la mezcla uniformemente a lo largo de la extensión.

Paso cinco: Dejá actuar durante media hora. Podés usar una gorra de baño.

Paso seis: Enjuagá bien el pelo con agua tibia a fría y lavá como de costumbre.

Tónico de jengibre para el pelo

Paso uno: Herví una pequeña cantidad de ralladura de jengibre para crear una infusión.

Paso dos: Colá el líquido y traspasalo a una botella con atomizador.

Paso tres: Rociá sobre tu pelo y cuero cabelludo como si fuera un tónico.

Paso cuatro: Dejá actuar unos minutos.

Paso cinco: Lavá el pelo como de costumbre.

Siguiente

Test de Pelo