Cómo cuidar el pelo decolorado: 10 consejos para reparar y nutrir

No más quiebres.

La decoloración es sinónimo de daño. El maltrato sucede al añadirle blanqueador al pelo, ya que el químico tiene la función de extraer el pigmento natura. Este proceso es necesario para crear un lienzo blanco y permitirle al cabello que se tinture con un color nuevo. El problema es que, al aplicar el blanqueador, también se barren grandes cantidades de queratina, dejando el cabello frágil y desprotegido. La queratina es el componente principal del pelo y es una proteína necesaria para conservar la salud de este. Si querés saber cómo cuidar el pelo decolorado, estas son las claves.

mujer joven con pelo rosa ondulado y raíces negras sonriendo con sombrero, como cuidar el pelo decolorado
Elegí productos formulados para pelo dañado o teñido. Crédito: Shutterstock

1. Invertí en un sistema de lavado reparador

Como dijimos, la decoloración es un proceso químico que actúa en el interior de la fibra rompiendo enlaces estructurales de proteínas para barrer el pigmento. Se trata de un método agresivo que daña el pelo, lo reseca y lo deja propenso al quiebre y a las puntas abiertas. Por eso, la clave para entender cómo cuidar el pelo decolorado está en la nutrición. Esto va a permitir mitigar el daño y reparar la fibra. La recomendación principal sería elegir un sistema de lavado diseñado especialmente para cabello teñido o cabello dañado.

Probá: el Shampoo y Acondicionador Regeneración Extrema de Dove, con ingredientes activos regeneradores que apuntan a reponer la queratina que se pierde al someter el pelo a tratamientos químicos como decoloración, coloración y alisado permanente, o al uso frecuente de herramientas de calor. Este sistema es de uso diario e, incluso, puede reemplazarse el acondicionador por el Super Acondicionador 1 Minuto Factor de Nutrición 80 de Dove, que ofrece una nutrición aún más intensa.

mujer de espaldas con pelo decolorado corto y seco, como cuidar el pelo decolorado
El pelo reseco es una de las consecuencias de la decoloración. Crédito: Shutterstock

2. Aplicá una mascarilla hidratante

Las fórmulas concentradas de las mascarillas ofrecen un acondicionamiento profundo gracias a sus ingredientes activos. A tu melena le hace falta aceite para darle brillo y estas mascarillas ricas en proteína tienen de sobra. Diseñadas para ofrecerle nutrición y sellar hidratación en el cabello, este producto es necesario para darle la vida a tu cabello decolorado.

También podés recurrir a mascarillas caseras como la de agua de arroz, aceite de coco o aloe vera para el pelo, todas opciones fáciles de resolver en casa, naturales y muy efectivas.

Probá: la Máscara 1 Minuto Factor de Nutrición 80 de Dove, perfecta para completar una rutina capilar para recuperar el pelo decolorado. Funciona como un tercer paso de cuidado y se aplica luego del acondicionador o super acondicionador, de medios a puntas. Se deja actuar 1 minuto y luego se enjuaga con abundante agua. Usala una o dos veces por semana.

3. Limitá el uso del secador y la planchita

El estado tan delicado de tu pelo decolorado puede que no soporte el cepillado diario, los peinados recogidos y el uso del secador y la planchita. Lo más probable es que se quiebre y caiga con facilidad. Aprendé a disfrutar de peinados al natural mientras lo tengas decolorado para no someterlo tanto al estrés del calor y, a la vez, evitar el tan temido pelo quemado. Si no tenés otra opción y necesitás recurrir a estos, asegurate de aplicar primero un protector térmico.

4. Evitá las altas temperaturas

Con la misma lógica que el apartado anterior, lo más conveniente para cuidar el pelo decolorado es lavarlo con agua tibia a fría. El agua caliente tiene la particularidad de resecar aún más el pelo.

mujer rubia durmiendo sobre sábanas de satén, cómo cuidar el pelo decolorado
Los cuidados nocturnos también importan. Crédito: Shutterstock

5. Usá una funda de almohada de satén o seda

Saber cómo cuidar el pelo decolorado es entender también que conviene evitar otras formas de daño. Y estas, muchas veces, tienen que ver con los hábitos diarios. Cambiar la funda de almohada por una de satén o seda es un simple acto para escaparle a la fricción que se produce con las fundas de algodón. La fricción es sinónimo de quiebre. Y ni hablar si dormís con el pelo húmedo, grave error, ya que el pelo húmedo es aún más vulnerable. Entonces, repasamos, a la hora de dormir: pelo seco (al natural, mejor), suelto, funda de almohada de satén o seda.

6. Secá el pelo a conciencia

Siguiendo con lo anterior, en este esfuerzo de evitar otros tipos de daños, te recomendamos cambiar la toalla convencional por una de microfibra. Al salir de la ducha, hacé una pausa. Sabemos que el gesto espontáneo es armar un turbante con la toalla. Pero no es lo más sano para tu pelo decolorado o dañado. En cambio, presioná con la toalla sobre el pelo para retirar el exceso de agua, sin frotar.

mujer de pelo rubio lacio con rodete sujeto con srunchie, de espaldas, como cuidar el pelo decolorado
Evitá la fricción reemplazando elásticos por scrunchies. Crédito: Shutterstock

7. Optá por peinados gentiles con tu pelo

Es decir, preferí los peinados sueltos o con scrunchies, esas gomitas de tela que generan menos fricción sobre las hebras. Dejá de lado los peinados tirantes, llenos de producto de styling y con elásticos convencionales. Si querés generar alguna textura, podés recurrir a las ondas sin calor o a la toca para alisar el pelo.

8. Hacete amiga de los aceites naturales

Aceite de almendras, aceite de Árgan, aceite de coco e, incluso, aceite de oliva. Todos estos son grandes aliados a la hora de nutrir el pelo, sellar la hidratación, mitigar el frizz y potenciar el brillo. En la cruzada sobre cómo cuidar el pelo decolorado, estos ingredientes naturales son bienvenidos. ¿Cómo se utilizan? Simplemente se aplican una gotas de medio a puntas, se deja unos 20 minutos y se enjuaga. Otra forma de usarlo es durante la noche, como tratamiento más prolongado. Al igual que la técnica de dormir con acondicionador toda la noche,  se aplican unas gotas sobre el pelo seco evitando la raíz y se enjuaga por la mañana.

9. Hacé recortes regulares

Recortar las puntas regularmente es un buen consejo no solo para aquellas personas con el pelo decolorado sino para todas. Aunque sabemos que una consecuencia de la decoloración puede ser un resecamiento mayor. Este hábito ayuda a eliminar las puntas secas o abiertas y promover un sano crecimiento del pelo. Si las puntas resecas escalan, el corte luego va a tener que ser mas drástico. Así que mejor prevenir que curar. Si tu pelo está muy dañado, se recomienda recortar las puntas cada cuatro semanas.

10. Dale tiempo a tu pelo decolorado

¿A qué nos referimos con esto? Esperá… esperá para hacer una segunda sesión de decoloración, esperá para alisar el pelo con un tratamiento permanente, esperá para lavarlo luego de la decoloración, esperá para realizar cualquier otro tratamiento que resulte agresivo para las fibras capilares. Nadie mejor que un especialista para indicarte cuál es el tiempo prudencial.

Siguiente

Test de Pelo