Alisado permanente: tipos, duración, cuidados y más

Antes de despedir a la planchita, conocé todo sobre este tratamiento para conseguir un pelo lacio y sin frizz.

Ya sea por la necesidad de encontrar métodos que agilicen el peinado diario o por la intención de dañar el pelo lo menos posible, el alisado permanente es una de las apuestas más populares. Vale decir que no todas las personas se someten a este tratamiento para conseguir un lacio perfecto. Hay quienes lo eligen por su capacidad de aplacar el encrespamiento y el frizz.

Antes de que sometas a tu pelo a este tratamiento, es importante informarse sobre qué es un alisado permanente, qué técnicas existen para realizarlo, qué componentes se utilizan en el proceso y cuánto duran. De esta forma, vas a poder decidir si es lo más indicado para vos.

El alisado permanente o alisado definitivo es un método profesional de estilizado que modifica la estructura capilar, volviéndola totalmente lacia. Para ello, se rompen primero los enlaces del cabello y se reconstruyen luego a través de un proceso químico meticuloso. Como último paso, se sella la nueva forma.

Si bien este método recurre a soluciones químicas y neutralizantes para alterar la forma del cabello, existen distintas técnicas para llevarlo a cabo.

mujer de perfil con pelo largo lacio negro y flequillo, alisado permanente
El alisado japonés es el más permanente de todos. Crédito: Shutterstock

Alisado japonés

También llamado alisado Yuko, el alisado japonés fue creado en los años 90 por la estilista Yuko Yamashita. Esta técnica relaja al máximo la fibra capilar y cierra la cutícula, dando como resultado una melena lisa y brillante.

Esta técnica implica romper las conexiones que dan forma al cabello a través de un proceso químico y, luego, reconstruirlas para crear una nueva estructura capilar. Para ello, primero se aplica una solución compuesta por agua y moléculas de oro, que reestructura y prepara el pelo. Después de enjuagarlo y secarlo, se alisa mechón por mechón con una planchita. Por último, se fija y sella la nueva estructura aplicando un neutralizador y pasando nuevamente una planchita con placas de cerámica. En total, el proceso puede durar entre dos a seis horas, dependiente del tipo de pelo. Y, desde ya, debe llevarlo a cabo un profesional para evitar daños irreparables.

Este alisado es permanente e irreversible. Es decir, la única forma de deshacerse de su efecto es cortando y dejando crecer el pelo de nuevo.

Alisado marroquí

El alisado marroquí, por su parte, se presenta como un método inocuo de alisado, ya que se realiza con una fórmula sin formol. Sin embargo, la mezcla de arcilla blanca y aceite de cacao que se aplica con esta técnica es capaz de modificar la estructura del pelo. Dicho en otras palabras, rompe las moléculas naturales del folículo piloso para transformarlas por completo: más lacio, más brilloso, elástico y manejable. Eso también gracias a su alta dosis de nutrientes.

¿Cómo se realiza el alisado marroquí? El estilista primero lava el pelo con un shampoo especializado para limpiar en profundidad, nutrir y proteger las hebras. Después de un primer secado, secciona el cabello y aplica la fórmula de arcilla y aceite. Esta se deja actuar aproximadamente 25 minutos. Cuando las hebras hayan absorbido el tratamiento, se vuelve a lavar para retirar el producto y a secar con secador de pelo. Finalmente, se pasa la planchita para fijar el alisado.

En este caso, el proceso dura entre dos a tres horas, dependiendo de la cantidad y textura del pelo. La duración del alisado marroquí es de tres a cuatro meses.

mujer morena sonriente de pelo largo oscuro con alisado permanente
El alisado brasileño se realiza con keratina. Crédito: Rupert Laycock

Alisado brasileño

Nuestro pelo está hecho básicamente de proteínas y el 80 % de su composición es keratina, lo que le da estructura. La keratina es, justamente, el ingrediente clave en el alisado brasileño. Por eso, se presenta también como un tratamiento beneficioso para combatir el frizz, dar brillo y tersura al cabello. Pero vale aclarar que no cualquier tratamiento con keratina tiene la capacidad de alisar las hebras. El verdadero alisado brasileño, sí.

Esta técnica no rompe enlaces sino que alisa la cutícula, es decir, no altera la estructura interna del cabello. ¿Qué efecto tiene entonces? Elimina el encrespamiento y el frizz, crea una película protectora alrededor de la cutícula, aporta brillo y da cuerpo y grosor al pelo fino. Se recomienda, principalmente, para personas que tengan el pelo dañado por decoloración, coloración, otros alisados y/o uso frecuente de herramientas de calor.

Es perfecto para quienes buscan revitalizar el pelo o para personas con ondas sutiles o lacios imperfectos que quieran alisarlo. La duración estimada del alisado brasileño es entre tres a cinco meses, dependiendo de la rutina de cuidados que se tenga y determinados factores externos a los que se someta el pelo.

Alisado sin formol

El alisado sin formol es, quizás, la opción menos agresiva, aunque vale decir que su efecto no es permanente. Como su nombre lo indica, este tratamiento no contiene formaldehído, un compuesto que causó controversia por sus posibles efectos dañinos para la salud (como irritación, descamación del cuero cabelludo, alergia y caída del pelo, entre otros) y se prohibió en tratamientos cosméticos en varios países.

Si bien este tratamiento no tiene la capacidad de alisar una melena rizada, sí consigue un lacio natural en esas caballeras onduladas o lacias pero encrespadas. Apunta, principalmente, a eliminar el frizz, consiguiendo un pelo suave y con brillo. Un dato no menor: este método es apto para embarazadas o mujeres lactantes, aunque recomendamos consultar primero con el médico.

El proceso de aplicación del alisado sin formal es de alrededor de tres horas, dependiendo del largo y cantidad de pelo. La duración de su efecto va de los tres a seis meses, con un mantenimiento adecuado.

Nuestro tip: Independientemente de la técnica que elijas, asegurate que la persona que lo realiza sea experimentada. ¿Cómo saberlo? Porque priorizará tu salud y sabrá cuáles son los riesgos del producto que está aplicando sobre tu melena.

La duración del alisado permanente variará de acuerdo a distintos factores como el tipo de tratamiento realizado, los cuidados posteriores y la porosidad y textura del pelo. Pero, en general, puede durar de entre tres a seis meses.

Luego del proceso de alisado, el pelo se encuentra frágil y propenso al quiebre. Por eso, es conveniente dormir con el pelo seco, suelto y sobre una funda de almohada de satén o seda para evitar la fricción.

Para extender la vida útil del alisado permanente lo más recomendable es no lavarlo de inmediato luego del proceso, sino esperar 24 a 72 horas. Al hacerlo, es conveniente elegir un sistema de lavado nutritivo y regenerador. Luego, al secarlo, optar por una toalla de microfibra y presionar suavemente para quitar el exceso de agua (¡sin frotar o hacer el famoso turbante!). Para mantener el pelo hidratado, puede incluirse una mascarilla semanal a la rutina de cuidados. Por último, resulta beneficioso evitar las herramientas de calor y el agua caliente al lavarlo, así como también los peinados recogidos y los accesorios que generar fricción como los elásticos tradicionales.

Una de las principales desventajas es que la mayoría de los alisados permanentes, pese a su nombre, no duran para siempre. Otra tiene que ver con sus ingredientes. Si se elige un alisado permanente con formol, los riesgos para la salud son varios: desde irritación, dolor de cabeza y alergia hasta caída del pelo. Cabe recordar que la mayoría de estos tratamientos rompen los enlaces internos de la estructura capilar, es decir, actúan a un nivel profundo, alterando la estructura natural. Son tratamientos agresivos para el pelo, por lo que pueden dañarlo.

Tanto el alisado como la tintura son procesos químicos. Por tanto, no es conveniente exponer el pelo a ambos en poco tiempo, dado que, además, uno va a afectar el resultado del otro. Lo más conveniente es realizar el alisado primero y luego la tintura, con entre dos a cuatro semanas de diferencia. Claro que el plazo dependerá del tipo de alisado hecho (específicamente, de los ingredientes utilizados), del tipo de coloración que quieras hacer y del tinte en sí. Las decoloraciones, por ejemplo, son procesos más agresivos. En este último caso, conviene esperar un mes o un mes y medio para decolorar luego de un alisado y preparar el pelo para evitar daños severos.

 

mujer pelirroja de pelo largo en capas con alisado permanente
De los cuidados dependerá su duración. Crédito: Rupert Laycock

No lo laves de inmediato

Uno de los errores más comunes y, probablemente, uno de los peores que podés cometer luego de un alisado permanente es lavar el pelo enseguida. Lo ideal es esperar de 24 a 72 horas para limpiarlo, para permitir que los químicos sellen por completo la estructura capilar.

Sé gentil con tu pelo

Luego de un proceso como el alisado definitivo el pelo está más frágil y propenso al quiebre. Por eso, evitá los peinados tirantes y los accesorios que generan fricción. Si tenés que recogerlo sí o sí, optá por un scrunchie. A la hora de dormir, usá, en la medida de lo posible, una funda de almohada de satén o seda.

Elegí un sistema de lavado adecuado

Al actuar sobre la estructura interna de las fibras capilares, es posible que el alisado dañe o debilite tu pelo. Por eso, recomendamos elegir un sistema de lavado reconstructivo.

Probá: el Shampoo y Acondicionador Regeneración Extrema de Dove, cuya fórmula con ingredientes activos regeneradores que apuntan a reponer la queratina, componente principal del pelo que se pierde poco a poco al someterlo a tratamientos químicos. Además, nutre intensamente.

mujer de pelo largo negro aplicando mascarilla para hacer que el alisado permanente dure más
Dale hidratación a tu pelo con una mascarilla. Crédito: Rupert Laycock

Hidratá en profundidad

Muchas personas advierten que su pelo queda reseco luego de un alisado permanente. El secreto para un pelo sano es la hidratación, siempre. Conseguila incorporando una crema o máscara de tratamiento a tu rutina de cuidados. Aplicala una vez por semana. Por otro lado, las cremas para peinar funcionan como un tercer paso de cuidado luego del lavado, no solo brindan hidratación sino que favorecen a un pelo suave, con brillo y manejable.

Probá: la Crema para Peinar Ácido HIalurónico + Vitamina A de Sedal, que permite sellar la hidratación y controlar el frizz. Aplicala luego de lavar el pelo con el Shampoo y Acondicionador Ácido Hialurónico + Vitamina A de Sedal, sobre el pelo húmedo, de medio a puntas, evitando las raíces. Luego, modelá como de costumbre.

Evitá las altas temperaturas

Y por altas temperaturas nos referimos no solo a la de las herramientas de calor como secador de pelo y planchita sino también a la del agua con la que lavás tu pelo. De esta forma, evitás el resecamiento y el pelo opaco, extendiendo así el resultado de tu alisado permanente.

Siguiente

 

 

Test de Pelo