Tips para proteger el cabello en invierno

El fío y el viento, sucundun sucundun. 

Solemos extremar cuidados durante la temporada de pileta, pero proteger el cabello en invierno es tan importante como en verano. Así como es recomendable usar protector solar o alguna crema para la cara todo el año, también es fundamental cuidar el pelo.

Tendemos a pensar que el sol no nos afecta, pero en realidad sí. Aunque haya nubes, los rayos solares nos afectan de igual manera. Se puede deshidratar, volver más frágil e, incluso, perder color. Al mismo tiempo, los fríos intensos también producen daños, por lo que el cuidado debe ser doble.

Los rayos UV, entre otras cosas, modifican la textura del pelo y alteran la cutícula. Si bien es cierto que el sol es más potente en los meses de calor, no está de más tomar los recaudos necesarios también durante esta temporada. Seguí leyendo para saber cómo proteger el cabello en invierno y luchar contra el frío, el aire seco y el sol escondido.

Mujer de larga cabellera lacia, castaña clara, con el cabello al viento caminando por la calle

El fío también daña como el calor. Crédito: Indigitalimages.com

Retené la humedad del pelo

En invierno, solemos recurrir más al uso del secador y planchita porque, al hacer más frío, el pelo tarda más en secarse. El calor, ya sea el proveniente del sol o de las herramientas de calor, hace que el pelo se dañe. La solución: protegerlo de antemano para evitar estos daños y, en caso de que ya se hayan producido, encarar un plan para reparar el pelo.

Para eso es fundamental tener una buena base de lavado y también incorporar productos que ayuden a devolverle la hidratación perdida. El sistema de lavado compuesto por el El shampoo y acondicionador bomba coco de Sedal , por ejemplo, fue especialmente diseñado para reparar los daños y ayudar con la nutrición. Una buena práctica sería completar esta rutina con una crema de tratamiento y aplicarla al menos una vez a la semana.

Por su parte, las cremas para peinar son muy útiles porque crean una base protectora más allá del lavado. Además, funciona como un tratamiento para el daño progresivamente nutritivo. Deja el pelo más suave, liso y con una apariencia saludable. Elegí una que tenga óleos como la Crema para Peinar Bomba de Argán de Sedal.

Hidratá durante la noche

El aire frío de la noche puede secar nuestro pelo cuando estamos durmiendo. Ese tiempo se puede usar para protegerlo sin tener que hacer mucho esfuerzo. Antes de irte a la cama, aplicá unas gotas del Óleo Nutritivo de Dove en las puntas y largos para que se absorba durante la noche.

bob invertido con flequillo ombré despeinado
Dale fuerza a la hidratación. Crédito: Indigitalimages.com

Apostá por un tratamiento intensivo

El cabello se seca en invierno debido a que no tiene suficiente humedad, ahí es cuando entran en acción los tratamientos de acondicionamiento intensivo. Una vez a la semana, dale un mimo a tu cabello usando una máscara de tratamiento que proporciona brillo, suavidad y ayuda a revitalizar el cabello para que luzca saludable. Puede ser tanto comprada como natural y usar directamente aceite de coco o de almendras toda la noche.

pelo castaño suelto raya al costado bucles
Dejá la decoloración. Crédito: Indigitalimages.com

Optá por un color de pelo más oscuro

Proteger el cabello en invierno también implica cambiar la coloración. Los rubios son muy bonitos pero las decoloraciones dañan el pelo y hacen que se rompa. Sumado al clima inestable, produce un combo fatal para nuestro pelo. Por eso es recomendable cambiar a colores más oscuros en invierno o, al menos, dejar las raíces naturales (¡hola Nirvana Blonde!) con el fin de pasar menos por estos procesos y recuperar el bienestar de nuestra melena.