Maicena para el pelo: cómo hacer una mascarilla hidratante y shampoo en seco

No solo de alfajores vive la maicena.

La maicena o harina de fécula de maíz, acompañada de un agente hidratante como una máscara de tratamiento o acondicionador, puede ayudar a reparar el pelo dañado, hidratándolo. En esta nota te explicamos cómo hacer una mascarilla de maicena para el pelo, paso a paso.

maicena para el pelo
Ideal para pelo graso. Crédito: Shutterstock

Hidratante

La fécula de maíz tiene componentes que ayudan a hidratar el pelo, dejando atrás las señales de sequedad en el cuero cabelludo. Por consiguiente, también contribuye a un pelo más suave, brilloso, manejable y con frizz bajo control.

Regulador de sebo

La maicena resulta beneficiosa para las personas con pelo graso, ya que ayuda a eliminar el exceso de oleosidad, manteniendo el cuero cabelludo y pelo hidratado. De hecho, también se utiliza como shampoo en seco (más abajo te enseñamos cómo).

Probá: el Shampoo y Acondicionador Ritual Detox de Dove, formulados con matcha y leche de arroz. Este sistema de lavado purifica el pelo y, al igual que la maicena, ayuda a reducir el exceso de oleosidad.

Exfoliante

Otro uso de la maicena para el pelo es como ingrediente natural para exfoliar el cuero cabelludo. Al realizar la exfoliación, se va a estimular la circulación sanguínea, lo que trae como resultado mayor oxígeno y nutrientes en los folículos pilosos.

tratamiento de maicena para el pelo
Hidratá tu pelo. Crédito: Shutterstock

Maicena y aceite de oliva para el cabello

Lo qué necesitás

  • Una cucharada sopera de fécula de maíz o maicena.
  • Dos cucharadas de tu acondicionador.
  • 100 ml de agua.
  • Una cucharada de aceite de oliva.

¿Cómo se  prepara?

Lo primero que hay que hacer es disolver la maicena en el agua hasta que no queden grumos. Luego, llevá la mezcla a fuego bajo, revolviendo constantemente hasta que se forme una pasta gelatinosa. Retirá del fuego, dejá que se enfríe e incorporá el acondicionador y aceite de oliva. Integrá bien. 

¿Cómo se aplica?

Aplicá la mezcla en el pelo húmedo, empezando por las puntas, zona donde se suele concentrar el daño. Luego, aplicá en la raíz. Una vez que está el cabello todo embadurnado con la pasta, usá una gorra de baño y, si querés acelerar el proceso, aplicale calor con el secador. Dejala actuar por unos 15 o 20 minutos y, pasado ese tiempo, enjuagá bien con agua tibia y asegurate de que no queden restos en el pelo.

Recomendamos usarla una o dos veces por semana durante un mes en caso de que el cabello esté muy dañado. La constancia es clave para que funcione. Ojo si tenés el pelo teñido porque puede que saque un poco el color. 

Shampoo en seco con maicena

Para hacer shampoo en seco casero, mezclá 1/4 de taza de fécula de maíz o maicena y 2 cucharadas de bicarbonato de sodio en un contenedor que luego puedas tapar y guardar en un lugar seco y fresco. Espolvoreá esa mezcla en la cabeza y cepillá. Esta es una forma de deshacerse rápidamente del exceso de oleosidad en el cuero cabelludo sin necesidad de lavar el pelo. Sirve para salir del paso, ya que no limpia sino que solamente absorbe la grasitud.

Siguiente