Estos son los mejores shampoos hidratantes para cada tipo de pelo

Elegir el shampoo hidratante idóneo le brindará a tu melena el grado de humectación y nutrientes que en verdad requiere. ¡Descubre las mejores opciones!

Cuando se trata de lograr una melena perfecta, brindarle una hidratación profunda juega un papel muy importante. Así, el shampoo hidratante es el mejor aliado que puedes incluir en tu rutina diaria.

Contrario a lo que podrías pensar, este tipo de fórmula no es exclusiva para el cabello seco. De hecho, le va bien a todo tipo de melenas que buscan mantenerse sanas y equilibradas, volviéndose menos propensas al daño. ¡He ahí la razón para no descartarlo de tu arsenal de cuidado capilar!

Aunque todos los sistemas de lavado pudieran parecer iguales y pese a que la mayoría aportan cierto grado de hidratación, este posee características que lo diferencian del resto.

Para empezar, se trata de una fórmula adicionada con un coctel de vitaminas que equilibra el pH capilar. Este balance evita que la cutícula se debilite y se abra, haciendo que el cabello se vuelva poroso, áspero y quebradizo.

Por otro lado, algunos de ellos carecen de sulfatos —que, aunque son excelentes limpiadores, en exceso pueden remover los aceites naturales que protegen al cuero cabelludo— o bien, contienen sulfatos suaves que resultan mucho más gentiles con la piel cabelluda.

Mujer secando su lago cabello
Elegir el shampoo hidratante ideal es importante para mantener tu melena mucho más sana y brillante. Crédito: All Things Hair.

No todos los shampoos hidratantes son iguales, por ello, en All Things Hair te enlistamos nuestras opciones favoritas para cada necesidad.

Shampoo hidratante para cabello maltratado

Uno de los principales signos de deterioro es la deshidratación extrema. Mejora la condición de tu cabello con el shampoo Sedal Keratina con Antioxidantes. Es ideal para reparar, revitalizar, fortalecer y, desde luego, hidratar intensamente tu melena, dejándola suave y muy brillante.

Shampoo hidratante para cabello graso

Las cabelleras grasas también precisan de una hidratación correcta para mantenerse sanas. La mejor manera de brindársela es a través de un shampoo hidratante ligero que limpie el exceso de oleosidad y retenga la humedad sin dejar una sensación densa.

El shampoo Sedal by Karol Sevilla Purificación e Hidratación remueve las impurezas y elimina las toxinas del cabello, dejándolo naturalmente suave e hidratado todo el día. Contiene carbón activado —conocido por sus propiedades de desintoxicación y purificación— y aloe vera, que destaca por ser una excelente fuente de hidratación.

Shampoo hidratante contra la caspa

Si has descubierto que tu caspa se debe a que tu cuero cabelludo está reseco, debes hidratarlo con un tratamiento especializado como el shampoo 2 en 1 Folicuré Control Caspa Hidratación. Su fórmula con folisacáridos, pantenol y biotina controla la descamación y comezón.

Shampoo hidratante para cabello teñido

Restaura la hidratación natural de tu cabello y repara todo signo de daño ocasionado por las coloraciones con el shampoo TRESemmé Reparación y Protección 7 en 1. Su mezcla de biotina, aloe vera y extracto de almendra, penetra a profundidad la fibra capilar deteriorada para repararla desde adentro.

Shampoo hidratante para cabello seco

Si tu melena tiende a resecarse más de lo normal, el shampoo 2 en 1 Savilé Aguacate te encantará, pues crea una película protectora que recubre el pelo para sellar la humedad.

Shampoo hidratante para cabello fino

Si tienes el cabello delgado y te preocupa que luzca aplastado y sin volumen después de un lavado hidratante, el shampoo Sedal Care+ Agua Micelar + Provitamina B5 es ideal para ti. El agua micelar limpia delicadamente, ayudando a eliminar las impurezas sin resecar. La provitamina B5 hidrata profundamente el cabello, devolviéndole su vitalidad sin dejarlo pesado.

Si bien un shampoo para hidratar el cabello te ayudará a mantener en equilibrio sus niveles de humedad, también existen otras maneras de potenciar sus resultados. Aquí algunas de las más eficaces y que no debes olvidar:

  • Toma suficiente agua cada día y mantén una alimentación balanceada.
  • Evita abusar de las herramientas de calor y, en caso de utilizarlas, recuerda aplicar un protector térmico.
  • Presta atención a la temperatura del agua al momento de lavar tu melena. Lo más recomendable es que esté tibia o fría, para evitar resecar y debilitar la fibra capilar.
  • Aplica aceites en las puntas de tu pelo para mantenerlas sanas y evitar la orzuela. ¡Los de argán, almendra y coco son perfectos para ello!
  • Date masajes capilares con regularidad para activar la circulación sanguínea y estimular la producción de aceites naturales del cuero cabelludo.
  • Una vez a la semana, aplica una mascarilla hidratante natural o especializada.
  • No descartes el acondicionador, las cremas para peinar y los superhidratantes.

Siguiente

Mantente inspirado

Suscríbete al boletín y obtén exclusivos trucos y consejos para tu cabello.