Te contamos cómo hacer un masaje capilar en casa

Regálate un momento de relajación con un efectivo masaje capilar. ¡Será perfecto para liberar la tensión acumulada durante la semana!

Si crees que los masajes no se relacionan con el pelo, déjanos decirte que te estás perdiendo de uno de los mayores placeres. Aunque no lo creas, así como el resto del cuerpo, el cuero cabelludo también tiende a acumular tensiones ocasionadas por el estrés. Por eso, el masaje capilar ha cobrado una gran relevancia.

Y es que esta práctica no solo ofrece un momento de relajación genuina, también promueve la circulación sanguínea del cuero cabelludo, lo que se traduce en una mayor oxigenación y nutrientes para los folículos pilosos, mejorando notablemente la condición de tu melena. ¿Así o más motivos para darle una oportunidad?

Mujer morena dándose un masaje capilar
Los masajes capilares no solo son perfectos para obtener un momento de alivio, también mejoran la circulación sanguínea en el cuero cabelludo. Crédito: All Things Hair.

Antes de empezar

Comienza desenredando gentilmente tu melena con la ayuda de un cepillo adecuado y aplicando un producto nutritivo como la crema para peinar Sedal Keratina con Antioxidantes. Su fórmula es excelente para rejuvenecer, reparar, fortalecer e hidratar el cabello, por lo que será el complemento ideal de tu sesión de masaje.

¡Qué comience el momento relajante!

Ahora sí, para realizar el masaje capilar,  inclina la cabeza hacia abajo y después, coloca una mano de cada lado, separando bien los dedos. Con la yemas, realiza pequeños movimientos circulares —aplicando una ligera presión sobre el cuero cabelludo—, empezando por la nuca y subiendo lentamente hacia la coronilla. Continúa haciéndolo durante cinco minutos. Lo ideal es repetir este masaje dos o tres veces por semana para obtener mejores resultados.

Lo mejor es que podrás ponerlo en práctica tanto con el pelo seco como húmedo, ¡e incluso en la regadera!

Y si quieres darle un plus a tu cabello…

Aprovecha este momento de autoindulgencia para infusionar tu melena con algunos tratamientos nutritivos e hidratantes; deja que se absorban mientras realizas el masaje capilar. Ya sea que apliques mascarillas caseras (de miel, chocolate, tomate, sábila o aceite de argán, por mencionar algunas), o prefieras adquirir productos especializados, este paso te traerá el doble de beneficios.

Siguiente