¿Cómo decolorar el cabello en casa sin dañarlo?

Si necesitas refrescar tu apariencia y estás pensando en algo realmente radical, te decimos cómo decolorar el cabello tú misma como toda una experta.

No es un secreto que la cuarentena ha despertado nuestro lado más creativo. Pero además de tenernos probando mascarillas capilares caseras y preparando cafés espumosos, hay quien decidió ir un paso más allá y se ha puesto a investigar cómo decolorar el cabello en casa para salir del confinamiento con un nuevo look.

Al igual que en el caso de cortarte el cabello por tu cuenta, nuestra primera recomendación es que analices si es realmente necesaria una decoloración justo ahora. Y es que, a menos que seas una experta en la materia, es un proceso químico que podría causar daños irremediables en tu melena si cometes un error, por más mínimo que sea.

En fin, si ya has tomado una decisión, entonces sigue leyendo y descubre cómo decolorar el cabello en casa, causando el menor daño posible (porque una decoloración siempre va a maltratar el pelo, no importa si lo has teñido antes o no).

Se trata de un método a través del cual se extrae el pigmento natural del pelo para aclararlo. Esto se logra alterando la cutícula (la capa externa) de las fibras, para permitir que el producto decolorante pueda penetrarlas y extraer el color.

Dependiendo del tono natural del cabello y de la intensidad del peróxido o activador que utilices, el resultado podría ir desde un color anaranjado, hasta uno amarillo (este último se logra más fácil en cabellos naturalmente claros).

Considera que normalmente, un cabello decolorado requerirá de un tinte, un matizador o incluso una segunda o tercera sesión de decoloración para obtener el resultado deseado.

Mujer rubia con chongo alto y cabello decolorado
Decolora máximo dos tonos para reducir el daño en tu cabellera. Crédito: All Things Hair.

1. Prepara tu melena antes de decolorar

Dos semanas antes de someterte al proceso de decoloración, dale a tu pelo una dosis extra de humectación para evitar el daño extremo. Te recomendamos emplear mascarillas caseras —como esta de plátano—, aplicar de medios a puntas tu óleo esencial preferido y, desde luego, usar un sistema de lavado nutritivo e hidratante. ¡Todo suma!

Editor’s tip: Evita lavar tu cabello el día que lo vayas a decolorar, ya que los aceites naturales que produce tu cuero cabelludo lo mantendrán protegido (menos comezón y/o ardor) y —de paso— también reforzarán la fibra capilar.

2. Adquiere todo lo que necesitas para decolorar el cabello

Asegúrate de tener a la mano las fórmulas y herramientas necesarias para facilitar el proceso y lograr mejores acabados. Aquí los aliados que no pueden faltarte:

  • Una toalla o bata para proteger tu ropa, de preferencia de color blanco.
  • Peróxido o activador de 10 o 20 volúmenes.
  • Polvo decolorante.
  • Un recipiente para crear la mezcla.
  • Una brocha.
  • Guantes de látex.

Editor’s tip: Mientras más elevado sea el número de volúmenes del peróxido este es más agresivo y, por ende, más dañino. Si eres novata en el tema de la decoloración, es preferible que vayas haciéndolo de manera gradual con peróxidos de no más de 30 volúmenes. De lo contrario, podrías dañar tu pelo al grado de que se reseque o se debilite tanto que acabe cayéndose a mechones, literalmente.

3. ¡A decolorar el pelo sin dañarlo! Pasos para decolorar el cabello

Paso uno: Mezcla el polvo decolorante con el peróxido en un recipiente hasta obtener una textura parecida a la del yogurt.

Paso dos: Ponte los guantes de látex y aplica el decolorante, primero en puntas y medios, dejando la raíz para el final ya que esta zona suele decolorarse más rápido debido al calor corporal. Asegúrate de cubrir todo el cabello para obtener un acabado uniforme

Paso tres:  Deja actuar el decolorante no más de 25 o 30 minutos minutos. Puedes cubrir tu cabello con plástico transparente para que haga efecto mucho más rápido. Considera que es normal sentir comezón y un poco de ardor, pero si las molestias son insoportables, retira e inténtalo de nuevo después.

Paso cuatro: Enjuaga con abundante agua.

Editor’s tip: Si tu cabello es oscuro, es muy probable que necesites una o un par de sesiones más de decoloración para obtener el tono deseado. En tal caso, te recomendamos espaciar los tratamientos unas dos semanas para evitar los daños.

Sé realista con tus expectativas, es difícil que con solo una decoloración obtengas el tono que deseas.

Mujer rubia con chongo alto y cabello decolorado
Un cabello decolorado requiere de una mayor hidratación. Crédito: All Things Hair.

Por más cuidados que tengas, la decoloración es un proceso químico que va a dañar y resecar tu cabellera, por ello es imprescindible que pongas en práctica una rutina de cuidado meticulosa en cada momento.

Usa los productos adecuados

Empieza integrando un sistema de lavado hidratante a tu rutina de cuidados capilares. El shampoo y superhidratante diario Dove Crecimiento Regenerador fueron formulados especialmente para fortalecer el cabello deteriorado y frágil por el proceso decoloración y teñido, además de los malos hábitos a la hora del peinado.

Dale una pausa a las herramientas térmicas

Al ser mucho más frágil, el cabello decolorado tiende a dañarse fácilmente con el uso constante de herramientas térmicas. Lo mejor es darles una pausa prolongada o, si su uso es imprescindible, siempre proteger el pelo con un protector térmico.

Pon atención a la temperatura del agua

Evita las altas temperaturas, empleando agua fría o tibia para lavar tu melena. Te ayudará a prevenir la resequedad, el quiebre y la falta de brillo.

Aplica más mascarillas

Una vez por semana, aplica algunas mascarillas hidratantes y reconstructivas. El tratamiento capilar Nexxus Humectress es ideal para el cabello decolorado y teñido, pues hidrata profundamente gracias a su exclusiva infusión de proteínas con elastina y caviar verde, dejándolo suave y nutrido.

Ahora que has aprendido cómo decolorar el cabello, sabrás que es un proceso que lleva tiempo y, sinceramente, siempre es mejor que lo haga un profesional. Si aún así decides realizarlo por tu cuenta, solo podemos decir ¡buena suerte!

Siguiente