Qué es el cuero cabelludo reseco y cómo decirle adiós ¡para siempre!

Existen poderosos motivos por los que deberías prestar atención a tu cuero cabelludo reseco. Te los contamos y revelamos algunos consejos para remediarlo rápidamente.

Más allá de un asunto estético, el cuero cabelludo reseco es un tema de salud capilar. Y es que si bien puede ocasionar que tu melena luzca desaliñada y sin vida, también puede ser el origen de severas problemáticas como la caspa o hasta la pérdida del pelo.

Por fortuna, erradicarlo es más sencillo de lo que crees. Eso sí, requiere de un análisis meticuloso para descubrir la causa de la afección y las medidas correctivas que debes poner en práctica. ¿Estás lista para comenzar?

Son muchos los factores que pueden resecar el cuero cabelludo. Para identificarlos y erradicarlos fácilmente, los tricólogos los dividen en dos grupos: agentes internos y externos.

Causas internas

Por un lado, las causas internas son aquellas que si bien dependen de nosotros en cierta medida, no son fácilmente identificables pues se relacionan con el funcionamiento integral del cuerpo. Entre las más comunes están:

  • Estrés físico o emocional.
  • Edad.
  • Cambios hormonales.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Predisposición genética.
  • Dermatitis atópica y psoriasis.

Causas externas

Mientras que las problemáticas externas se refieren a factores que surgen al someter directamente el cuero cabelludo a condiciones adversas como:

  • Decoloración y teñido.
  • Uso excesivo de herramientas térmicas.
  • Contaminación ambiental.
  • Cambios bruscos de temperatura entre cada estación.
  • Uso de productos y accesorios inadecuados.
Mujer morena con cabello negro ondulado
Aunque no lo parezca, el cuero cabelludo reseco es un problema más común de lo que crees. Crédito: All Things Hair.

Manifiesta suma tensión

La piel de tu cuero cabelludo se siente acartonada, con tirantez y sin flexibilidad, tal como si se hubiera quemado bajo el sol.

Sientes comezón extrema

Constantemente tienes el impulso de rascarte —incluso cuando duermes—, pues sientes un ligero picor en toda la zona.

Presentas irritación

Tu cuero cabelludo luce enrojecido y arde cuando intentas peinarte o lavar tu cabello.

Notas una ligera descamación

Cada vez que te rascas o te peinas se desprenden pequeñas escamas blancas y secas o que lucen como un polvo fino.

Aunque es muy cierto que presentan síntomas parecidos e, incluso, que la caspa es una de las muchas consecuencias del cuero cabelludo reseco, sí existe una notoria diferencia entre ambas problemáticas.

Cuando hablamos de la resequedad capilar nos enfrentamos ante un problema severo de deshidratación derivado de múltiples factores ligados a la salud y estilo de vida. En cambio, la caspa es una condición a consecuencia de una reacción bacteriana y fúngica, que surge ante el exceso de oleosidad o falta de hidratación.

Espacia los lavados

El cuero cabelludo depende de los aceites naturales que produce para mantenerse sano e hidratado. Lavar tu melena con frecuencia tiende a eliminarlos, interfiriendo en el proceso natural de lubricación.

Por lo menos mientras enfrentas esta problemática, espacia los lavados tanto como tu pelo te lo permita.

Elige un sistema de lavado hidratante

Los productos que usas a diario pueden mejorar notablemente la condición de tu cuero cabelludo. Asegúrate de elegir fórmulas superhidratantes como el shampoo y acondicionador TRESemmé Hidratación Profunda. Ambos contribuyen a restaurar la hidratación y fuerza de tu cabello gracias su fórmula con vitamina E y omega 9.

Pero, si tu máxima preocupación es desarrollar caspa a consecuencia de la resequedad, el shampoo 2 en 1 Folicuré Control Caspa Hidratación te ayudará a prevenirlo. ¡Su fórmula con folisacáridos, pantenol y biotina es un excelente hidratante!

No abuses de la temperatura del agua

Lo más recomendable es lavar tu melena con agua templada o fría, para evitar que las altas temperaturas sigan resecando el cuero cabelludo.

Mejora tu rutina de styling

Olvídate de los peinados apretados, los cepillados agresivos y evita aplicar productos plagados de químicos.

Te recomendamos adquirir un cepillo con cerdas suaves y productos de styling elaborados con extractos de ingredientes naturales, como el gel Savilé Keratina. Su fórmula libre de alcohol es ideal para estilizar y fijar tu cabello, logrando una melena controlada y sin resequedad.

Cuida tu régimen alimenticio

Tu dieta puede ser la causante de tu cuero cabelludo reseco. Una alimentación balanceada aporta las vitaminas y los nutrientes indispensables para mantener tu cabello en óptimas condiciones.

Asegúrate de consumir vitamina E, D, omega 3 y biotina, así como de hidratarte adecuadamente.

Confía en las mascarillas naturales

Las mascarillas caseras son buenas opciones para hidratar el cuero cabelludo, siempre y cuando se acompañen de un tratamiento especializado y se tomen las medidas pertinentes.

Usa mezclas que combinen pulpa de aloe vera, plátano, aguacate, aceite de coco, árbol de té o ricino. ¡Son altamente humectantes!

Dale una pausa a las herramientas térmicas

¡Sobre todo a la secadora! Te ayudará a erradicar el cuero cabelludo reseco y  mantendrá mucho más sana la hebra capilar, alejándote de la porosidad, el quiebre y las puntas abiertas.

Siguiente