¿Cómo usar el aceite de ricino para conseguir una melena más larga?

Desde estimular el crecimiento del cabello hasta reparar el daño, el aceite de ricino para el pelo es todo lo que necesitas para que luzca radiante.

Quizá, en la búsqueda de hacer crecer tu melena, te has topado con el aceite de ricino para el pelo. Bueno, déjanos decirte que no es casualidad, pues se trata de uno de los ingredientes naturales más efectivos para conseguir una cabellera larga y saludable.

Aunque es cierto que, últimamente, ha cobrado un especial protagonismo, sus beneficios para estimular el cuero cabelludo se encuentran más que comprobados tras años de uso. ¡Una razón más para darle oportunidad dentro de tu rutina de cuidado capilar!

Descubre todo lo que hay detrás de este infalible aliado y dale tu voto de confianza. Créenos, ¡no te arrepentirás!

El aceite de ricino, también conocido como aceite de castor, es un ingrediente extraído de la de la planta ricinus communis, un arbusto originario de África y la India.

Gracias a su concentración de vitamina E, ácido ricinoleico y ácidos omega 3, 6 y 9 —que le brindan un gran poder hidratante, regenerador y curativo—, su uso se extiende desde el cuidado del cabello y la piel, hasta el terreno de la medicina alternativa.

Mujer sosteniendo botella con aceite de ricino para el pelo
Además de promover el crecimiento, el aceite de ricino para el pelo es beneficioso para reparar y proteger la hebra capilar. Crédito: All Things Hair.

Estimula el crecimiento

Debido a su alta concentración de vitaminas y ácidos grasos esenciales, fortalece y protege los folículos pilosos, estimulando el crecimiento y mitigando la caída.

Restaura el cabello dañado

Al ser una gran fuente de nutrición e hidratación, el aceite de ricino para el pelo mejora notablemente la condición de la hebra capilar, contribuyendo a evitar las puntas abiertas.

Previene la caspa

Esto, gracias a sus propiedades antisépticas e hidratantes, que evitan la acumulación de bacterias y la resequedad, previniendo la descamación del cuero cabelludo.

Mitiga el frizz

Siendo un poderoso hidratante, el aceite de ricino controla la porosidad del cabello, alejándolo del encrespamiento.

Existen múltiples maneras para utilizar el aceite de ricino: desde mascarillas, hasta productos especializados. No obstante, en la redacción hemos comprobado que su aplicación directa es una de las más efectivas. Aquí la mejor forma de aprovecharlo:

Paso uno: Empieza aplicando una pequeña cantidad del tamaño de una nuez sobre tus manos. Si tu cabello es muy grueso o abundante, puedes duplicar la dosis.

Paso dos: Frota el aceite durante algunos segundos para calentarlo y así facilitar su aplicación.

Paso tres: Úntalo sobre tu melena limpia y húmeda —empezando por la raíz—mientras realizas movimientos circulares. Después, extiéndelo hacia las puntas con delicadeza. Si lo deseas, puedes aplicar una dosis adicional en las zonas con mayor daño.

Paso cuatro: Recoge tu cabello en un chongo, cúbrelo con un gorro de baño y deja actuar el aceite durante 15 minutos.

Paso cinco: Lava tu melena con tu shampoo preferido y enjuaga con agua tibia. Asegúrate de limpiar perfectamente las raíces para evitar que el cuero cabelludo se torne grasoso.

Editor’s tip: Te recomendamos adquirir aceite de ricino orgánico de primera presión en frío, así garantizarás una calidad óptima. Utilízalo una vez a la semana y mantén la constancia por lo menos durante tres meses. ¡Notarás un cambio rotundo!

Mujer de cabello lacio y castaño
Aprovecha al máximo el aceite de ricino para el pelo incluyendo de múltiples maneras dentro de tu rutina de cuidado capilar. Crédito: All Things Hair.

Compleméntalo con tu sistema de lavado

Doblega los beneficios del aceite de ricino para el pelo, complementándolo con un sistema de lavado nutritivo. En la redacción recomendamos el shampoo y acondicionador TRESemmé Crecimiento Máximo. Su fórmula con cafeína y complejo de vitamina B, fortalece y protege las raíces débiles, estimulando el crecimiento del cabello.

Date un masaje capilar

No hay nada mejor para estimular el flujo sanguíneo del cuero cabelludo, que un masaje capilar. Aprovéchalo, incluyendo unas cuantas gotas de aceite de ricino para el cabello, así conseguirás el doble de beneficios.

Inclúyelo en una mascarilla natural

Adiciona tus mascarillas caseras con unas gotas aceite de ricino para hacerlas doblemente nutritivas. Puedes mezclarlo con miel, aloe vera o incluso, con tu acondicionador predilecto para facilitar su aplicación.

Siguiente