5 soluciones de los expertos contra el cabello poroso

Aunque no lo creas, la porosidad capilar es un problema del que puedes olvidarte más fácil de lo que imaginas. ¡Así que toma nota!

Una melena llena de frizz, quebradiza, áspera, reseca y totalmente incontrolable… ¿te suena? Si es así, es probable que tengas el cabello poroso. A grandes rasgos, la porosidad capilar se refiere a todas esas problemáticas que acabamos de mencionarte (y con las que seguramente te identificaste), que son el resultado de una cutícula frágil cuyos enlaces se encuentran tan debilitados que terminan por abrirse desde la raíz.

Terrible, ¿no crees? Pero aunque este pueda parecer un malestar difícil de tratar, es posible conseguir notables e impresionantes mejoras a lo largo de tres meses, con tan solo implementar un sistema de cuidado especialmente diseñado para erradicarlo. Para ello, consultamos a varios expertos, quienes nos dieron la clave para reparar y reconstruir el pelo, transformándolo por completo.

Créenos, después de que pongas en práctica los siguiente consejos, te aseguramos que le dirás adiós definitivamente a los estragos del cabello poroso. ¡Palabra de experto!

1. Corta por lo sano

El primer paso para comenzar la travesía de reparar tu melena en 90 días, es deshacerte de ella. Sí, ¡TODA! Reconocemos que se trata de una medida drástica y difícil de poner en práctica (sobre todo si la estás dejando crecer), sin embargo, es importante eliminar por completo el problema y así empezar a incentivar un crecimiento más sano y en mejores condiciones.

Entonces, no te resistas, confía en tu estilista y deja que corte todo el cabello poroso sin importar el largo final. Créenos, lo agradecerás cuando veas que tu pelo se encuentra recuperado por completo, además de que es un excelente pretexto para probar un nuevo look.

2. Invierte en un sistema de lavado hidratante sin alcohol

Al ser el cabello poroso el resultado de una cutícula frágil y deshidratada cuyos enlaces están completamente debilitados, los productos que peor le van son aquellos formulados con alcohol. La razón para evitarlos se debe a que es uno de los ingredientes que más resecan el pelo, pues impide que las hebras retengan el agua. 

Por ello es importante cambiar tu rutina de limpieza e invertir en shampoos para cabello seco que sean restaurativos, humectantes, libres de alcohol y penetren profundamente todas las capas del cuero cabelludo.

Por ejemplo, el shampoo Nexxus Theraphe, que restaura los nutrientes perdidos para una máxima y profunda hitradación. Su fórmula rica en proteínas —y libre de siliconas— fortalece la superficie de tu melena, ayudando a reparar las barreras naturales de protección y reponiendo las fibras para suavizar el pelo normal a seco durante 24 horas.

3. Confía en el poder de los óleos y las cremas para peinar

Sin duda, el cabello poroso necesita de una dosis extra de hidratación, por lo que aplicar óleos y cremas para peinar que complementen la rutina de cuidado capilar es un paso indispensable para recuperar rápidamente la salud de tu melena.

Lo más recomendable es untar dichas fórmulas de medios a puntas sobre el cabello húmedo, para así promover la retención de nutrientes esenciales y evitar que se siga resecando. Nuestra recomendación —que además funge como tratamiento— es la crema para peinar Savilé Antiesponjado Leche de Coco; rica en vitaminas y aceites naturales, se caracteriza por sus propiedades hidratantes que ayudan a reparar las hebras.

4. Aplica mascarillas hidratantes

La única forma de reparar la porosidad capilar es inyectándole un shot de hidratación a tu cabello. Para ello te recomendamos eligir una mezcla adicionada con vitamina B o E y que contenga ingredientes altos en proteínas como el coco y el aguacate. Por otro lado, si eres fanática de hacer tus propios tratamientos, también puedes preparar una mascarilla casera a base de plátano.

Recuerda que, sin importar que elijas una formulación empacada o una mixtura hecha en casa, lo importante es usarla dos o tres veces a la semana, por lo menos durante 20 minutos. ¡Notarás una diferencia radical!

5. Evita el uso de herramientas térmicas

Difícil… ¡pero no imposible! Lo cierto es que tu cabello poroso definitivamente necesita un descanso de las altas temperaturas de las herramientas de estilizado. Por ello, te recomendamos lucir tu melena al natural por algún tiempo y así promover una rápida regeneración capilar.

Ahora bien, si verdaderamente consideras imprescindible su uso, recuerda aplicar un protector capilar antes de estilizar tu cabello y así ayudar a que no sufra un daño directo. ¡Más vale prevenir que lamentar!

Siguiente