Cómo nutrir el pelo a profundidad y prevenir el quiebre

¿Quieres saber cómo nutrir el pelo en casa? Te decimos qué debe incluir tu dieta y qué productos utilizar. ¡Es el primer paso hacia una melena de tus sueños!

Según un estudio de Dove, ocho de cada 10 mujeres en el mundo declaran tener el cabello dañado. Sin embargo, el autodiagnóstico no siempre es acertado. Si has llegado aquí buscando cómo nutrir el pelo —como un término que a menudo se usa erróneamente cuando nos referimos a hidratarlo o repararlo—, permítenos empezar despejando una duda común: no es lo mismo tener el cabello maltratado que deshidratado o desnutrido.

Pensemos en el cabello como una extensión del cuerpo: cuando tenemos sed, bebemos, y cuando tenemos hambre, comemos. Así, la hidratación le proporciona agua al pelo, mientras que la nutrición le da nutrientes importantes. La reparación es, digamos, el cemento, imprescindible para que el cabello no se rompa si está dañado, ya que no conseguiremos nada nutriéndolo o hidratándolo.

Los expertos coinciden en que la hidratación capilar es más necesaria en cabelleras normales a secas, sin coloraciones ni otros procesos químicos.

La manera de identificar la deshidratación es el exceso de nudos en el cabello, la ausencia de brillo y la facilidad para esponjarse. Estas melenas tienen baja porosidad, es decir, la cutícula es tan compacta que se resisten a absorber el agua, por lo que solo precisan de una buena hidratación.

Editor’s tip: Pon dos o tres cabellos limpios en un vaso con agua. Pasados unos minutos, observa: si flotan, su porosidad es baja; si se quedan a la mitad, es media o normal; y si se hunden, es alta.

En cambio, debes pensar en cómo nutrir el pelo si este ha recibido tratamientos químicos, lavados excesivos, exposición al sol y al cloro o el uso de herramientas térmicas, y, como resultado, es débil y se rompe fácilmente. El cabello desnutrido tiene una porosidad media: la cutícula permite que el agua penetre en el pelo sin exceso, manteniendo una humectación adecuada.

Mujer con cabello negro y chino, aplicándose aceite
Una correcta nutrición capilar comienza con la dieta. Busca alimentos ricos en proteínas, lípidos y minerales. Crédito: All Things Hair.

Antes de necesitar un tratamiento reparador —o incluso uno hidratante—, lo mejor es que apuestes por cuidar siempre tu pelo y, para ello, la nutrición es esencial. Los principales componentes del cabello son el agua, la keratina (una proteína fibrosa), algunos lípidos (triglicéridos, ceras, fosfolípidos, colesterol, escualeno y ácidos grasos libres) y minerales (hierro, magnesio, zinc, cobre y plomo). Cuando estos se han perdido, debes establecer un plan de acción para recuperarlos.

El propósito de nutrir el cabello es fortalecerlo y restaurar su vitalidad. Este proceso deberá durar entre dos y tres meses para posteriormente seguir con la fase de hidratación.

El primer paso es mantener una dieta balanceada, rica en estos elementos. Bebe de ocho a 10 vasos de agua al día, consume alimentos proteicos (como las legumbres, los pescados y el huevo), altos en grasas “buenas” (como los frutos secos, el aguacate y aceite de oliva) y minerales (como los hongos, las verduras de hoja verde y el chocolate).

Mujer con cabello rubio fresa ondulado, aplicándose aceite
Los aceites y productos formulados con proteínas son estupendos para nutrir el pelo. Crédito: All Things Hair.

El segundo paso es incorporar a tu rutina productos que contribuyan a tu objetivo, como el shampoo y acondicionador Bioexpert Cacao Orgánico. Su fórmula, con más del 90% de ingredientes de origen natural, está libre de sal, parabenos, parafinas, alcohol y colorantes. En conjunto, suavizan la superficie del cabello y lo nutren desde el interior, devolviéndole su belleza innata. ¡Esta es tu dosis de minerales!

Otra opción son el shampoo y la crema hidratante diaria Dove Fuerza Antiquiebre, desarrollados para cuidar del cabello debilitado, dotándolo de los nutrientes necesarios para fortalecerlo, evitar el quiebre y las puntas abiertas.

Recuerda que la crema hidratante diaria combina los beneficios de cuidado de un acondicionador con los de estilizado de una crema para peinar. Puede utilizarse dentro y fuera de la regadera para:

  • Acondicionar: hidrata tu pelo después del shampoo.
  • Estilizar: facilita el peinado en húmedo.
  • Retocar: renueva tu peinado con el cabello seco a lo largo del día.

 

Por último, puedes incluir un producto de estilizado que también sea nutritivo. Nos gusta la crema para peinar Sedal Bomba Argán, que aporta brillo y controla el encrespamiento.

¿Tienes dudas sobre cómo nutrir el pelo correctamente? ¡Envíanos un mensaje! Nuestro buzón en Instagram (@allthingshairmex) está siempre abierto para ti.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Decoration image
Decoration image

Lo más actual