Mechas californianas: todo lo que necesitas saber sobre la coloración predilecta del verano

Atrévete a darle el sí a las mechas californianas, el clásico del verano que hará brillar tu melena al máximo.

Hay coloraciones que parecen nunca perder vigencia. Tal es el caso de las mechas californianas, una técnica con efecto playero que ya es un clásico inamovible del verano.

Famosas por imitar el sutil aclarado que el sol y el agua de mar producen en el pelo, es la apuesta perfecta para quienes buscan conseguir luminosidad y dimensión para hacer un cambio de look interesante.

Se trata de un método de coloración creado en los años 70, inspirado en las melenas claras y radiantes de las surfistas que solían frecuentar las playas de Los Ángeles, California. Consta en aclarar el cabello de medios a puntas, consiguiendo un efecto degradado con matices rubios y acabado luminoso.

Para realizarlas, tu colorista primero deberá decolorar las puntas, y después teñirlas con las tonalidades que mejor van con tu tono de piel y el color base de tu pelo. El proceso puede demorar entre una y tres horas, dependiendo de la condición de tu melena.

A diferencia del ombré —que también consigue un degradado de color que se distribuye paulatinamente casi sobre todo el cabello, exceptuando las raíces— las mechas californianas concentran toda la luminosidad e intensidad de color en las puntas.

Mujer con cabello largo y mechas californianas
Las mechas californianas son perfectas para atraer mayor luz a tu rostro y conseguir mayor dimensión para tu melena. Crédito: Andrew Morales/WWD/Shutterstock.

Elige el tono correcto

El efecto californiano se distingue por lograr una transición sutil hacia la gama de los rubios. No obstante, es posible hacer una selección de tonalidades de acuerdo a tu color de piel y cabello, para lograr un acabado natural.

Por un lado, para una tez morena, se recomienda elegir matices caramelo, rubio oscuro o castaño claro dorado. Mientras que, para las pieles claras, es posible elegir colores como el rubio dorado, miel y platino.

Toma en cuenta la proporción de tu rostro

Las coloraciones pueden ser tus mejores aliadas para contornear tus facciones, ya que aportan luz y sombra. Asegúrate de tomar en cuenta la forma de tu rostro, para definir la altura en la que debería empezar la transición de tus mechas californianas.

Por ejemplo, si buscas hacer lucir tus pómulos mucho más pronunciados, puedes empezar tus mechas a la altura de las mejillas. Si por el contrario, tu intención es minimizarlos, lo mejor es iniciar el aclarado a la altura de la mandíbula.

Visita a un profesional

Aunque en apariencia, hacerte unas californianas pueda resultar sencillo —al grado de querer intentarlo desde casa—, lo mejor es recurrir a un colorista profesional. Su expertise en la materia logrará conseguir un difuminado perfecto que en verdad emule el efecto del sol, dando un resultado natural.

Dale mantenimiento a tus mechas californianas

Aunque se trata de una coloración de bajo mantenimiento —ya que no toca la raíz—, es importante visitar a tu colorista una vez cada dos o tres meses. Así, reavivarás el color y brillo de tus mechas, manteniendo un acabado impecable.

Por otro lado, elegir un sistema de lavado especial para cabello teñido es fundamental. En la redacción confiamos en el shampoo y el acondicionador TRESemmé Blindaje Platinum. Su formulación reestructura la fibra capilar y la libera del daño derivado de las coloraciones —completas o reflejos— y el estilizado con calor.

Siguiente