Cómo quitar la grasa del cabello: la clave para decirle adiós ¡ya!

Hemos descubierto cómo quitar la grasa del cabello. El secreto está en una rutina adecuada, que combina hábitos positivos, productos especializados y remedios caseros.

Quienquiera que dijo que solo las melenas resecas sufren, es porque definitivamente nunca ha sufrido de oleosidad. En All Things Hair conocemos bien la problemática, por ello, queremos ayudarte a descifrar cómo quitar la grasa del cabello ¡de una vez por todas!

Desde la dificultad para mantener un look intacto, hasta los trastornos en el cuero cabelludo derivados de la sobreproducción de sebo —la caspa, por ejemplo—, todo forma parte de la serie de poderosas razones para empezar a buscar una solución. ¿Quieres saber por dónde empezar? Entonces te conviene seguir leyendo.

Cómo quitar la grasa del cabello
Crédito: All Things Hair México.

El deseo de erradicar esta condición va más allá del inconveniente estético. Sucede que cuando existe una oleosidad anormal, tu pelo no solo tiende a lucir sucio, sino que es más propenso a enfermarse. Debido a ello, saber cómo quitar la grasa del cabello es fundamental.

Resequedad, picazón, dermatitis seborreica, caspa y una falta de crecimiento continuo, son solo algunas de las muchas consecuencias una melena oleosa, mismas que puedes prevenir si decides estructurar una rutina especial.

Editor’s tip: Pese a que, en ocasiones, resulta un rasgo genético, también puede agravarse debido a factores como el estrés, una alimentación pobre y una limpieza inadecuada, entre otros. ¿Qué esperas para poner manos a la obra?

Siguiente

1. Lava gentilmente

La grasa proviene de las glándulas sebáceas, cuya labor es dotar a las hebras de aceites naturales para lubricarlas y protegerlas. En el caso de las cabelleras oleosas, las glándulas producen demasiada grasa, la cual se queda acumulada en forma de sebo en las fibras capilares.

Ahora bien, al frotar tu cuero cabelludo con mucha fuerza o repetidamente, lo único que logras es estimular la producción de grasa y empeorar la situación. La recomendación es frotar suavemente la cabeza con movimientos circulares.

2. Enjuaga con agua tibia o, mejor aún, fría

Asegúrate de eliminar por completo los restos de shampoo y acondicionador, así mantendrás las glándulas sebáceas despejadas. Toma en cuenta que el agua caliente fomenta la producción de sebo y favorece el encrespamiento. En cambio, el agua tibia o fría cierra la cutícula y, por ende, evita la acumulación de grasa.

3. Cepilla solo lo necesario y con la técnica adecuada

Así como debes reducir la fuerza con la que limpias tu melena, también se aconseja cepillar con menor frecuencia (máximo una vez al día), para evitar el contacto constante con el cabello. Hazlo de raíces a puntas usando un cepillo de cerdas naturales (las de jabalí son una excelente opción), que colaborará a absorber los aceites de tu pelo y distribuirlos uniformemente.

4. Apuesta por los remedios naturales

El ácido tánico, presente en el té negro, ayuda a regular la producción de grasa. Para aprovechar sus propiedades, prepara una infusión y, cuando esté fría, repártela sobre el cuero cabelludo masajeando suavemente. Finalmente, enjuaga y lava tu pelo como lo haces normalmente. Repite este proceso de dos a tres veces por semana para obtener mejores resultados.

5. Invierte en productos especiales para cabello graso

A largo plazo, no hay nada mejor que adquirir buenos hábitos para tu tipo de pelo. No es necesario sacrificar la humectación, mientras se haga con los productos adecuados y solo donde es necesario. Invierte en un acondicionador y shampoo para pelo graso ¡y obtén una melena de 10!