Extensiones de pelo: guía completa sobre tipos, cómo aplicarlas y cuidados

Las extensiones de pelo sirven para un cambio rápido de estilo, poniendo el foco en el largo y el volumen. Te introducimos en la materia con este manual.

Las extensiones de pelo natural agregan volumen, extienden el largo, ayudan a que el pelo fino gane cuerpo y permiten un cambio temporal en la apariencia de forma rápida y discreta. Así como conocer los diferentes tipos que hay, es importante que aprendas cómo lavar las extensiones de pelo y cómo aplicarlas bien.

¿Extensiones de pelo permanentes o temporales?

En el mercado hay, principalmente, dos tipos de extensiones: temporales y permanentes. Las temporales se sacan y se ponen a gusto, suelen tener sistemas muy fáciles de usar, por lo que no se necesita ayuda para aplicarlas. Tienen la función de agregar largo y volumen, y permiten un cambio de estilo inmediato.

Por otro lado, las permanentes suelen durar dos o tres meses antes de retocar su aplicación y adecuarlo al crecimiento del pelo. Hay de distintos tipos, todas requieren de mantenimiento y compromiso, ya que no se quitan tan fácil. Lo más habitual es recurrir a un especialista para que seleccione las extensiones de pelo, adecúe el color para que se entremezcle de forma sutil y pareja, y haga algún corte de ser necesario.

Backstage de peinado de mujer rubia, cabello largo con extensiones de pelo
Una forma de sumar centímetros. Crédito: Indigitalimages.com

Piezas enteras

Existen piezas de extensiones de pelo enteras, es decir, colas de caballo, trenzas o rodetes que se aplican directamente con el fin de crear peinados específicos. Generalmente, tienen clips para sujetarse al cabello a diferencia de otras más permanentes que se cosen o pegan.

Estas pueden ser tanto de cabello natural como sintético y su material depende de la utilidad que le queramos dar. Obviamente, las de cabello natural tienden a ser mucho más caras que las sintéticas.

Backstage de peinado, varias manos sostienen una melena lacia y morocha mientras se aplican extensiones de pelo
Una capa extra. Crédito: Indigitalimages.com

Cortinas de pelo

Otro tipo de extensiones de pelo son las cortinas. Se tratan de tiras de cabello unidas por una red y clips que se unen a la cabeza de forma horizontal con el fin de agregar largo y volumen.  Son usadas en desfiles para cambiar rápidamente de peinado y en ocasiones. Son también muy sencillas y rápidas de sacar y poner y podés utilizarlas tantas veces como quieras sin problemas.

Nuevamente, pueden ser de cabello natural o sintético. Las hay de todos los colores y tipos de cabello listas para colocar pero también pueden coserse a la cabeza y transformarse en extensiones permanentes.

Backstage del peinado de una melena larga con extensiones de pelo y rubia, el peluquero parece estar aplicando spray
Adheridas. Crédito: Indigitalimages.com

Tape -in

Las extensiones de pelo llamadas tape in o adhesivas son mechones que vienen con un sistema de pegado por delante y por atrás de la unión y se colocan como formando un sándwich entre nuestro pelo real y la extensión. Cuando quieras retirarlas, vas a necesitar un líquido removedor disolvente, especial para extensiones. Este líquido sirve para remover el adhesivo y no dejar ni rastro.

Backstage de mujer de melena rubia con broches y hebillas, se le ven las extensiones de pelo con grapas
De a mechones. Crédito: Shutterstock

Extensiones con grapas

Luego, quedan las que se colocan con grapas o anillas. El sistema funciona colocándolas en frío mediante piezas chiquitas de metal que se presionan sobre los mechones naturales para sostener la extensión. No se usa ni calor ni pegamento.

Para quitarlas hay que desarmar la grapa y listo. Este método se usa para agregar algunos mechones de colores, además de largo y volumen. Suelen casi siempre ser de pelo natural, por lo que se pueden tratar como nuestro cabello normal.

Kim Kardashian con extensiones de pelo trenzadas
Sujetas en la misma trenza. Crédito: Shutterstock

Trenzadas

Por último, tenemos las extensiones de pelo que se trenzan al cabello. Se usan mucho en las box braids y trenzas africanas. Los filamentos de cabello sintético vienen en paquetes y se van trenzando con el pelo natural para dar largo y volumen al peinado.

1

Prepará

Antes de aplicar las extensiones de pelo, es necesario preparar tu pelo. Lavar el pelo, secar y desenredar bien son los pasos previos para tener la base lista. Si querés un pelo nutrido pero que se sienta liviano, usá el Shampoo y Acondicionador Fuerza Vital de Dove. La fórmula ligera de este sistema de lavado contiene un shock de vitaminas que proporciona nutrición y volumen en la medida justa, sin dejar el pelo pesado. 

2

Seccioná

Ahora, trazá una raya horizontal de oreja a oreja. Esta va a marcar la línea donde luego vas a colocar las extensiones de pelo. Chequeá que quede recta. De lo contrario, te va a quedar el largo desparejo. Para trabajar más cómoda, apartá el resto del pelo con un clip. 

3

Disponé

Ahora, colocá las extensiones de pelo sobre la línea que trazaste. Medí bien la altura y chequeá que estén centradas, de modo que quede la misma longitud de un lado y del otro. Este tipo de extensiones vienen con tres clips. Empezá asegurando el clip central. 

4

Asegurá

Una vez que hayas sujetado las extensiones de pelo con el clip central, asegurá los clips de los lados. Tienen que quedar a la altura donde terminan las orejas. Si quedan más adelante, corrés el riesgo de que se noten. 

5

Chequeá

Si tenés otra cortina de extensiones de pelo como la anterior, repetí el mismo proceso, trazando otra raya horizontal más arriba. Eso sí, dejá una capa de tu pelo entre una cortina y la otra. Chequeá si estás contenta con el largo y con el volumen. La ventaja de este tipo de extensiones de pelo es que son muy fáciles de poner y sacar, con lo cual siempre se puede corregir. 

6

Estilizá

Si te gusta tal como quedó, perfecto. Pero tené en cuenta que algunas extensiones son resistentes al calor y que admiten el uso de herramientas de calor como el secador de pelo, la buclera o la planchita para darle la forma deseada. Antes de avanzar con el styling, chequeá bien esto para no arruinar tu extensión. 

7

¡Listo!

Y así de naturales pueden quedar tus extensiones de pelo. El styling ayuda mucho para que se entremezclen con tu propio pelo. Hay quienes también usan sprays de color para rociar en las raíces de las extensiones y que no haya un salto de tono evidente. A fin de cuentas, se trata de conseguir un look armónico. 

consejos para lavar extensiones de pelo
Pasos elementales. Crédito: All Things Hair

Cómo lavar extensiones de pelo natural

Las extensiones de pelo natural, al ser de cabello humano, se cuidan de la misma forma que tu pelo. Para mantenerlas en buen estado, lavalas con regularidad. Lo ideal es usar un sistema de lavado purificante para asegurarte de que no le queden restos de producto, sudor, suciedad, etcétera. Una buena recomendación sería el Shampoo y Acondicionador Detox Capilar de TRESemmé. Enjuagá con abundante agua. Usá una toalla para absorber el exceso de agua, ejerciendo presión sobre las extensiones de pelo. Luego, aplicá una crema para peinar como la Crema para Peinar Antifrizz de TRESemmé para sellar las puntas. Peiná suavemente y dejá que se sequen completamente antes de guardarlas. Para que no se arruinen, almacenalas estiradas en el envase en el que vinieron o envueltas en papel de seda, sujetadas desde un extremo para que no se enreden.

Cómo lavar extensiones de pelo sintético

Si bien la tecnología avanzó mucho y las extensiones de pelo sintético se asemejan bastante al pelo natural, requieren otros cuidados. También hay que lavarlas, pero solo cuando es realmente necesario. Para hacerlo, elegí un shampoo para pelo sintético o, bien, un shampoo suave sin o bajo en sulfatos como el Shampoo Bajo Poo + Nutrición de TRESemmé. Remojá las extensiones de pelo en agua durante 3 a 5 minutos. Luego, limpiá con el shampoo, sin frotar ni torcer las extensiones. Es recomendable aplicar también acondicionador para evitar enredos durante el proceso. Una vez enjuagadas, retirá el exceso de agua con una toalla, ejerciendo presión sobre las extensiones de pelo (¡es muy importante que no las frotes!). Estiradas, dejalas secar por completo antes de guardarlas.

Siguiente