Este gel de linaza casero es perfecto para hacer crecer el cabello y definir tus rizos

Descubre todos los beneficios que tiene el gel de linaza para tu melena y aprende cómo prepararlo fácilmente desde casa. ¡Te sorprenderán sus resultados!

Nuestro amor por los ingredientes naturales nos ha llevado a encontrar un nuevo aliado del cuidado capilar: el gel de linaza. Si bien es conocido como el héroe máximo de las cabelleras rizadas, también es idóneo para todo tipo de melenas que busquen mayor hidratación y un sano crecimiento.

Pese a su reciente popularidad, las semillas de linaza cuentan con un respaldo milenario. Fue desde hace siglos que en China y Egipto ya solían utilizarse en la medicina natural y dentro de las rutinas de belleza como un efectivo remedio casero y, desde entonces, no pierde infalibilidad.

Lo mejor del gel de linaza es que es muy fácil de preparar y de usar, así que no habrá pretexto para no incluirlo dentro de tu arsenal de cuidado capilar. ¡Descubre todo lo que debes saber sobre este increíble aliado y anímate a ponerlo a prueba!

Promueve el crecimiento y previene la caída

Su concentración de omega 3 y vitaminas B y E nutre y fortalece el folículo capilar, previniendo la pérdida excesiva de cabello y estimulando su crecimiento.

Mantiene la humectación

El gel de linaza es una excelente fuente de hidratación pues sella la humedad dentro de las fibras capilares, evitando la porosidad, el frizz y las puntas abiertas.

Regenera el cabello

Gracias a su alto contenido de vitamina E, es un poderoso antioxidante que revierte los daños ocasionados por el medio ambiente y las malas prácticas a la hora del peinado e, incluso, previene la aparición prematura de canas.

Define los rizos

Al ser un efectivo hidratante, el gel de linaza le brinda elasticidad a la fibra capilar y mitiga el frizz, consiguiendo rizos mucho más bonitos y definidos.

Combate el cabello graso

La linaza es excelente para equilibrar los niveles de pH del cuero cabelludo, factor que relaja las glándulas sebáceas, controlando la producción de aceites capilares.

Conseguir tu propio gel de linaza es más sencillo y rápido de lo que parece. Aquí el paso a paso:

Necesitas:

  • 1 taza de agua.
  • 2 cucharadas soperas de semillas de linaza.
  • 1 colador.
  • 1 recipiente pequeño.

Paso uno: En una olla pequeña, calienta agua a fuego alto y, un poco antes de que hierva, añade las semillas de linaza.

Paso dos: Una vez que la mezcla llegue a su punto de ebullición y se haga notar una espuma blanca, baja la flama y continúa calentándola dos minutos más mientras la revuelves. Notarás que el agua empieza a cobrar una textura mucho más densa y viscosa.

Paso tres: Retira la mezcla del fuego y, de inmediato, viértela en un recipiente limpio con la ayuda de un colador.

Paso cuatro: Permite que el gel de linaza enfríe un poco y, después, refrigéralo para sellar su textura y conservar sus propiedades.

Editor’s tip: Al tratarse de una fórmula casera sin conservadores, considera usar la mezcla inmediatamente y no guardarla más allá de siete días.

Aplica el gel de linaza sobre el cabello húmedo como si se tratara de una crema para peinar. ¡Obtendrás rizos perfectos cuando tu melena se haya secado! Crédito: All Things Hair.

Primero, lávate el pelo con el shampoo y acondicionador Savilé Linaza. Su fórmula natural supernutritiva, actúa sobre la superficie del cabello ayudándote a definir tus rizos, controlando el frizz y el volumen.

A continuación, aplica el gel de linaza sobre el cabello húmedo como si se tratara de una crema para peinar convencional. Cubre perfectamente cada mechón de raíz a puntas, dale forma con tus dedos y deja naturalmente. ¡Será de gran ayuda a la hora del peinado!

Editor’s tip: Esta preparación también funciona para elaborar tus mascarillas caseras. Combina el gel de linaza aceite de coco o pulpa de sábila y dale a tu melena una dosis poderosa de hidratación.

Siguiente