Cómo usar la arcilla de bentonita para purificar la piel y el cabello graso

La arcilla de bentonita purga los poros de la suciedad, el exceso de sebo y la contaminación, y elimina la acumulación de productos del pelo.

Antes de las cremas de peróxido de benzoilo y los limpiadores con ácido salicílico para eliminar las espinillas, existía la arcilla de bentonita, que data de millones de años atrás. Este polvo terroso —llamado así por Fort Benton, una ciudad en Wyoming, Estados Unidos, que cuenta con algunos de los depósitos más grandes del mundo de este material— destaca por su capacidad para deshacerse de las impurezas de la piel.

Aunque es relativamente fácil encontrarla en estado puro, también puede aparecer en productos para tratar el brillo de la zona T o la piel irritada por los brotes. La arcilla de bentonita purga los poros de la suciedad, el exceso de sebo y la contaminación. También es excelente para el cuero cabelludo y el pelo sucio que ha acumulado productos.

Pero, ¿cómo funciona? Investigamos este ingrediente y cómo incorporarlo en tu rutina de belleza para obtener mejores resultados.

Arcilla de bentonita en polvo y en pasta
La bentonita de calcio es la que se emplea en la cosmética, principalmente, para purificar la piel y el cabello. Crédito: Polina Kovaleva/Pexels.

La bentonita es una arcilla de grano muy fino del tipo de montmorillonita, formada a partir de ceniza volcánica. Consiste principalmente en minerales y es necesario activarla con agua para que adquiera una consistencia pastosa, como de barro.

Como ingrediente para el cuidado de la piel, es legendaria en las mascarillas faciales, pero también aparece en limpiadores y exfoliantes por una buena razón: la arcilla de bentonita es tan absorbente que se adhiere al aceite y la suciedad en la superficie de la piel. Esta arcilla tiene una carga eléctrica negativa que atrae las impurezas. Cuando entra en contacto con la piel, la arcilla sufre un cambio de textura. Se espesa y forma una matriz de gel para atrapar el aceite y los restos de maquillaje y otros productos, de manera que puedan lavarse fácilmente con agua.

Hay dos tipos de arcilla de bentonita: de calcio y de sodio. La primera se emplea en el cuidado de la piel porque es suave y rica en calcio mineral, lo que ayuda a mejorar la renovación celular, aumentar la retención de humedad y mantener una barrera cutánea intacta. En cambio, la de sodio se usa como sellador para evitar fugas en lagos y estanques. Si la vas a comprar en estado puro, ¡asegúrate de que sea la de calcio!

Editor’s tip: ¿Te urge una limpieza profunda? Prueba el shampoo y acondicionador TRESemmé Detox Anticontaminación, formulados con sábila y coco para purificar el cabello graso de la polución por smog. Además, su infusión de vitamina C deja las hebras suaves, nutridas y saludables. No contienen siliconas, parabenos ni colorantes.

La arcilla de bentonita ayuda a controlar la producción de sebo, crea un acabado mate y minimiza la apariencia de los poros prominentes. Sus minerales antioxidantes (conocidos como filosilicatos) y propiedades antiinflamatorias calman los brotes y cierran temporalmente los poros. Es una buena opción para las pieles grasas o propensas al acné.

De igual manera, exfolia y limpia profundamente el cuero cabelludo. Sus propiedades antiinflamatorias pueden ayudar con algunas dermatitis y descamación del cuero cabelludo. Además, su alto contenido de minerales acondiciona la piel del cuero cabelludo y los folículos pilosos.

También se puede usar como sustituto del shampoo purificante para eliminar los residuos y la acumulación de productos. Asimismo, es excelente para agregar textura y fijación al cabello.

Editor’s tip: La arcilla de bentonita no es desintoxicante, como algunos dicen. Si bien tiene propiedades absorbentes y puede ayudar a eliminar las impurezas, la suciedad y las partículas que se acumulan en la piel durante el día, no tiene la capacidad de filtrar las toxinas (aplicada de forma tópica). ¡Solo tu hígado y tus pulmones pueden hacer eso!

Combina arcilla, agua y vinagre de sidra de manzana para hacer una mascarilla para la piel y el cabello. Crédito: Polina Kovaleva/Pexels.

Haz una mascarilla combinando una parte de arcilla de bentonita en polvo con una parte de agua o vinagre de sidra de manzana para crear una pasta. La arcilla tiene un pH alcalino; el vinagre neutraliza la alcalinidad para que la mezcla sea más suave. También mantiene el pH de la piel en un nivel normal de 5.5.

Puedes aplicar la mascarilla de arcilla de bentonita en la cara o el cuero cabelludo, llevándola hasta las puntas del cabello.

También puedes confiar en las fórmulas ya elaboradas, que resultan más consistentes y ofrecen resultados más confiables. Muchos están enriquecidos con ingredientes como aloe vera y glicerina, que reponen la hidratación, o arcilla de caolín, para una exfoliación suave.

Importante: no permitas que la mascarilla se endurezca en tu piel o pelo. Mientras está húmeda, la arcilla calma y absorbe el exceso de grasa, pero, a medida que se seca, puede provocar deshidratación o irritación. Déjala por 10 a 20 minutos, enjuaga y aplica un limpiador suave.

Si usas este ingrediente como parte de un régimen contra el acné, puedes aplicarlo dos o tres veces por semana. Si tienes la piel sensible, úsalo una vez a la semana y aumenta gradualmente, en caso de no presentar irritación.

Un último truco es agregar una pequeña cantidad de arcilla en polvo a tu crema para peinar (o algún producto similar) para darle textura y fijación a tu melena.

La arcilla de bentonita está disponible en forma de polvo en las boticas, tiendas de productos de belleza o de alimentos saludables. Sin embargo, te sugerimos comprarla de marcas reconocidas, ya que algunas pueden contener metales pesados ​​tóxicos como el plomo. También considera que contiene aluminio.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Decoration image
Decoration image