Vitamina E para el cabello seco: manual de uso para principiantes

La vitamina E para el cabello seco y debilitado es una maravilla. Te decimos cómo incorporarla en tu dieta, tus productos capilares y a modo de mascarilla.

El uso de la vitamina E para el cabello no es nuevo. Hemos visto a nuestras madres aplicar religiosamente una cápsula de este compuesto después del shampoo y presumir con sus amigas de una melena saludable y bonita gracias a ello.

Pero el hecho de que no sea novedad no le resta mérito, sino todo lo contrario. Demuestra que ha pasado la prueba del tiempo.

Conoce las propiedades de la vitamina E para el cabello, así como tres maneras sencillas de integrarla en tu rutina.

A la vitamina E se le conoce popularmente como la de la juventud, por su alto contenido de antioxidantes, las moléculas capaces de retardar la oxidación —léase, el envejecimiento— de otras moléculas. La vitamina E no solo es eficaz para mantener una buena salud interna, sino también para el cuidado de la piel y del cabello.

  • Estimula la producción de sebo, asegurando una correcta hidratación de tu melena.
  • Incentiva el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo, optimizando la absorción de los nutrientes. Esto se traduce en un cabello más sano.
  • Debido a sus efectos antioxidantes, protege al pelo del daño solar y los agentes contaminantes.
  • Ayuda a prevenir y a detener la pérdida capilar.
  • Por su contenido de aceites esenciales, repara las puntas secas y abiertas, evitando que se quiebre el pelo.
  • Combate la sequedad de manera natural, obteniendo como resultado una cabellera suave y sedosa.
Cápsulas de vitamina E
Perfora una cápsula de vitamina E y aplica el líquido directamente en tu melena, mediante un masaje. Crédito: Hurst Photo/Shutterstock.

Incorpórala en tu dieta

Tu alimentación impacta directamente en la salud y apariencia de tu melena. Asegúrate de obtener tu requerimiento diario de vitamina E (15 miligramos para los adultos) consumiendo aceites vegetales de germen de trigo, coco, girasol, cártamo, maíz y soya; nueces, como las almendras, los cacahuates y las avellanas; semillas, como las de girasol; y hortalizas de hoja verde, como las espinacas y las acelgas; frutas y vegetales, como el aguacate, los espárragos y el brócoli; y pescados, como la angula, el salmón y la sardina.

Busca productos enriquecidos

Una buena forma de incorporar la vitamina E para el cabello en tu plan de cuidado capilar es mediante los productos que utilizas cotidianamente. El shampoo y acondicionador Savilé Almendra están adicionados con vitamina E —además de que las almendras son una fuente por sí mismas. En conjunto, reparan las hebras dañadas, dejándolas fortalecidas y luminosas. La crema para peinar Savilé Antiesponjado Almendra también contiene tratamiento, por lo que será una gran incorporación a tu rutina.

Otra alternativa que nos encanta —porque, además de vitamina E, contiene omega 9—, es el shampoo 2 en 1 TRESemmé Hidratación Profunda, desarrollado especialmente para el cabello seco y deteriorado.

Adquiere cápsulas de vitamina E para el cabello

Finalmente, puedes usar de manera directa el líquido de las cápsulas de vitamina E, disponibles en tiendas naturistas o especializadas.

La mejor opción es emplearlo a modo de mascarilla tras cada lavado. Sobre el cabello húmedo, aplica el aceite de vitamina E de medios y puntas, haciendo especial énfasis en estas últimas. Si quieres, puedes mezclarlo con aceite de coco. Permite que actúe durante 20 minutos y enjuaga con abundante agua.

Siguiente