Todo lo que tienes que saber sobre el famoso alisado japonés

Olvídate de batallar a diario con la plancha para el cabello y mejor dale una oportunidad al alisado japonés. ¡Te contamos todo respecto!

Si estás buscando una melena lacia impecable, seguramente ya te habrá pasado por la mente el alisado japonés, una de las técnicas más efectivas para modificar la estructura capilar de manera definitiva.

Atrás han quedado los días de batallar con la plancha para el cabello, en aras de un alaciado impoluto. Sin embargo, antes de someterte a este popular tratamiento alisador, existe un par de cosas que debes saber.

Mujer con cabello lacio y mechas rubias.
El alisado japonés te ahorrará tiempo de peinado cada mañana y te librará del molesto ‘frizz’. Crédito: Aurora Rose/Shutterstock

El alisado japonés, también conocido como alisado Yuko, es una técnica de alaciado permanente —creada en los años 90 por la estilista Yuko Yamashita—, que relaja al máximo la fibra capilar y cierra la cutícula, haciendo lucir el cabello totalmente liso y brillante.

El método consiste en romper las conexiones que dan forma al cabello a través de un proceso químico radical y, después, reconstruirlas para crear una nueva estructura capilar.

Para llevarlo a cabo, primero se aplica una solución química —constituida por agua y moléculas de oro— que reestructura el cabello y lo prepara para ser alisado. Después de enjuagar la mezcla y secar el cabello, se alacia meticulosamente cada mechón. Finalmente, se fija y sella la nueva estructura, aplicando un neutralizador y dando una última pasada con una plancha de placas de cerámica.

Eso sí, aunque el alisado japonés es aparentemente sencillo, la duración del proceso puede llegar a oscilar entre dos y seis horas, dependiendo de tu tipo de cabello.

Desde luego, es fundamental confiarle la tarea a un profesional para evitar causar daños irreparables en tu cabello.

El alisado Yuko es un método permanente e irreversible. Esto significa que solo podrás deshacerte de su efecto cortando tu melena y dejándola crecer de nuevo, ¡una ventaja si es que planeas olvidarte del estilizado diario!

Desde luego, el alisado japonés requiere de cuidados meticulosos previos y posteriores para evitar maltratar tu cabello. Crédito: Indigital.

Aunque es un método bastante beneficioso, el alisado japonés también puede resultar un tanto agresivo —debido a la naturaleza de la técnica—, especialmente para las melenas débiles o que ya han sido tratadas químicamente.

Por ello, el alisado japonés resulta más recomendable para el pelo sano y que no haya sido decolorado o teñido recientemente. Después de someterte a este proceso, considera adoptar la siguiente rutina con el propósito de mantener la salud de tu cabello y garantizar que el efecto sea duradero:

Evita lavarte el pelo los primeros días

Los expertos sugieren dejar de lavar tu cabello por lo menos los primeros tres días posteriores al tratamiento, con la finalidad de que el neutralizador termine de actuar sobre el pelo.

No recojas tu melena

Por lo menos, durante los primeros días después de haberte sometido al alisado japonés. De lo contrario, podrían formarse marcas indeseadas.

Usa productos suaves

Puesto que reconstruye completamente la estructura capilar, el alisado japonés puede debilitar el cabello. Sin embargo, es posible fortalecerlo nuevamente, dándole los cuidados pertinentes y usando los productos adecuados.

En la redacción nos encanta el shampoo y acondicionador Bioexpert Células Madre Vegetales. Sus propiedades regeneradoras los hacen aliados poderosos contra el daño. Por otro lado, su fórmula con ingredientes de origen natural —sin sal, parabenos, colorantes, alcohol ni parafinas— limpia delicadamente el cabello, sin resecarlo.

Hidrata al máximo

El superacondicionador TRESemmé Liso 1 Minuto posee una tecnología única que conjunta los agentes acondicionadores más poderosos para proporcionarle a tu cabello la nutrición diaria que requiere. Contiene siliconas que forman una fina película protectora sobre las hebras, sin dejarlo pesado. En apenas 60 segundos, los mechones quedan profundamente hidratados y libres de encrespamiento, ¡como de salón! Además, favorece el alisado japonés y previene el daño provocado por el uso de herramientas térmicas.

Siguiente