Los 5 tipos de planchas para el cabello que definirán tu próxima compra

Conocer a profundidad los tipos de planchas para el cabello —sus atributos más deseados y las posibilidades que ofrecen— es indispensable para obtener el lacio perfecto. ¡Toma nota!

Gran parte de un peinado bien logrado se debe a tu talento para dominar tu melena o, en su defecto, el de tu peluquero. Obtener esas ondas divinas no es tan sencillo como parece y, al contrario, alisarlas también tiene su truco. Pero no todo queda en la pericia, los productos y las herramientas que emplees también son clave para conseguir un resultado satisfactorio. Por eso conocer a profundidad los tipos de planchas para el cabello —sus atributos más deseados y las posibilidades que ofrecen— es primordial.

Ni todas están fabricadas con cerámica ni funcionan como secadoras. Ahora bien, a menudo, los fabricantes suelen combinar tecnologías y materiales —por ejemplo, cerámica con iones o turmalina—, por lo que los tipos de planchas para el cabello terminan siendo híbridos.

El criterio para seleccionar la adecuada depende de tu tipo de melena, el efecto que quieras lograr y, claro está, tu presupuesto. Eso sí, más importante aún es que el producto que escojas sea respetuoso con tu cabellera. Finalmente se trata de una fuente de calor y su diseño debe minimizar el daño.

Sin más preámbulo, es momento de repasar la amplia oferta en materia de stylers, que se concentra en cinco grupos. Uno de ellos transformará tu cabellera, palabra de expertos.

Tipos de planchas para cabello
Cada pelo es un mundo y hay una amplísima oferta en lo referente a ‘stylers’. Pero hoy estás de suerte. Nunca volverás a comprar la plancha equivocada. Crédito: All Things Hair.

De cerámica

Las placas están elaboradas con este componente que permite distribuir el calor de manera uniforme. Una característica deseable hasta que el paso del tiempo provoca que comience a descarapelarse, lo cual termina por disminuir su poder suavizante.

Las planchas de cerámica funcionan mejor en melenas onduladas o moderadamente rizadas. Si la tuya es más bien crespa, una herramienta como esta logrará alisarla, pero es probable que no la deje tan tersa como otras podrían. En caso de que su uso sea ocasional o no busques un acabado profesional, por su relación costo-beneficio, esta es la opción ideal para ti.

Con iones

La tecnología iónica, similar a la investigación de la NASA sobre nanomateriales, captura la humedad de las hebras para hacerlas lucir más brillantes y sedosas. Las planchas iónicas logran domar incluso las melenas rebeldes —secas, crespas, gruesas, onduladas o rizadas—, pero también pueden utilizarse en aquellas finas, con la condición de hacerlo a temperatura baja.

Siguiente

De turmalina

El polvo de turmalina reacciona al calor generando los iones negativos necesarios para contrarrestar los positivos encontrados en los mechones resecos y deteriorados. El resultado es una cabellera suave y resistente al encrespamiento. Además, sella el folículo piloso, protegiéndolo de la exposición repetida a la temperatura elevada.

Una última nota: las placas adicionadas con este mineral son excepcionalmente suaves, por lo que generan menos tensión a medida que transitan por las hebras. Esto se traduce en que tu pelo es menos susceptible a romperse durante el uso de esta herramienta.

De titanio

Este metal, que se encuentra en las rocas ígneas, es reconocido por su resistencia, durabilidad, bajo peso y muy buena conductividad térmica. Las planchas de titanio permiten la transferencia de calor de forma veloz, lo que significa que los resultados son aún más inmediatos y superiores, sin importar la condición del cabello.

Al igual que su pariente, la turmalina, este elemento se basa en el calor infrarrojo y la tecnología de iones negativos para mejorar la salud del pelo y su brillo.

Las planchas de este tipo suelen ser la elección obvia de los estilistas —y la más costosa también—, pero debes tener precaución cuando las uses en casa, pues sus placas pueden alcanzar temperaturas extremadamente altas. Si decides adquirir una, verifica que esté controlada por un microchip para proporcionar un calor constante, parejo y controlable.

Wet-to-dry

Estos tipos de planchas para el cabello están configurados con sistemas de ventilación que hacen posible utilizarlos tanto en el pelo húmedo —mojado, incluso— como seco. Así, el secado y alaciado quedan condensados en un solo paso. Más práctico, imposible. Funcionan especialmente bien en las cabelleras onduladas y poco ásperas; no obstante, si la tuya es un tanto más china o difícil de domar, el resultado no será óptimo.

Editor’s tip: Independientemente de tu elección, es imprescindible preparar tu pelo con un protector de calor previo al alaciado. Confesamos, no sin un poco de vergüenza, que en la redacción solíamos hacer caso omiso de esta regla hasta que descubrimos el shampoo y acondicionador TRESemmé Protección y Reparación 7 en 1, cuya fórmula protege —¡desde la regadera!— contra el daño térmico, la decoloración, los tintes y los rayos UV; además, aporta hidratación, brillo y suavidad. No contiene parabenos ni colorantes, ¿se puede pedir más?

Ahora que conoces los tipos de planchas para el cabello que existen, ¿cuál vas a escoger? Comparte tu opinión en Instagram (@allthingshairmex), donde encontrarás una comunidad de devotas del cuidado capilar, ¡como tú!