Qué es el co wash, el método de lavado sin shampoo

Extendido entre la comunidad ruluda, no se limita a esta. Te contamos quiénes pueden beneficiarse de este método, cómo seguirlo y cómo hacer la transición.

El término co wash viene del inglés “lavado solo acondicionador”. Significa omitir el shampoo tradicional y depender únicamente del acondicionador, sin importar cuantas veces a la semana nos lavemos el pelo. Se trata, además, de una tendencia en alza que busca construir una rutina de cuidado del pelo alrededor de productos menos agresivos y más naturales.

¿Parece algo muy loco? Tenés que probarlo por vos misma. Seguí leyendo y enterate si este método es el indicado para vos.

mujer de espaldas en la ducha aplicando acondicionador sobre las raíces siguiendo el método co wash
El masaje durante el lavado es fundamental para una mejor limpieza. Crédito: Rupert Laycock

Qué es el co wash

El co wash (del inglés conditioner washing) es un método de lavado que depende exclusivamente del acondicionador. Con la idea de prescindir de los sulfatos, parabenos, petrolatos o siliconas que podrían arrastrar los aceites naturales que produce el cuero cabelludo, se basa en una limpieza cosmética y mecánica.

Es un tipo lavado gentil muy extendido entre las personas que siguen el método Curly Girl, puesto que favorece unos rulos más hidratados y, por ende, mejor definidos. En muchos casos, se alterna con el método low poo, es decir, lavado con shampoo bajo en sulfatos. Pero lo cierto es que todos los patrones pueden adoptarlo.

El lavado co wash suele realizarse con dos acondicionadores distintos, aunque también podría usarse el mismo en la raíz para el lavado y luego en las puntas para acondicionar. Sí es importante decir que no todos los acondicionadores son aptos y que la frecuencia de lavado dependerá de factores como: tipo de pelo, porosidad, estilo de vida y en qué momento de la transición uno se encuentre.

Primer acondicionador

Para limpiar el cuero cabelludo, se recomienda optar por un acondicionador liviano, de consistencia líquida con ingredientes hidratantes como frutas, flores, hierbas y plantas. Con el pelo ya humedecido, se aplica una cantidad considerable de este acondicionador sobre la palma para distribuirlo por todo el cuero cabelludo. Solo en las raíces. Se puede ir agregando agua o, bien, rebajar previamente el acondicionador. Ahora, el rol del masaje capilar es fundamental. Al no depender de detergentes para la limpieza, el masaje es el encargado de arrastrar todo sebo, resto de producto o impureza a través de la fricción. De ahí que se trate de un método de lavado mecánico. Para eso, el masaje debe hacerse con las yemas de los dedos (¡no las uñas!) durante 2 o 3 minutos aproximadamente. Luego, es necesario enjuagar con abundante agua y ayudar con otro masaje. La temperatura del agua también importa: evitá el agua caliente porque reseca el pelo y es justamente lo contrario a lo que buscamos.

Segundo acondicionador

Este segundo paso es equivalente al del lavado convencional. El objetivo es acondicionar las hebras. Para ello, es conveniente elegir un acondicionador más espeso con ingredientes nutritivos como la palta o el aceite de Argán. Aunque esta elección también va a depender de tu porosidad. Si tenés porosidad baja, elegí un acondicionador hidratante en vez de nutritivo. El producto se aplica de medios a puntas (evitando la raíz) y luego se enjuaga.

Nuestro tip: Si tenés porosidad alta o media, te recomendamos usar el Acondicionador Bajo Poo + Nutrición de TRESemmé como segundo acondicionador. Gracias a su fórmula con ingredientes de origen natural como el agua de coco y el aceite de coco, ofrece una nutrición revitalizante.

pelo largo grueso ombré jopo al costado co wash
Para pelo seco y pelo teñido también funciona. Crédito: Indigitalimages.com

Co wash para pelo lacio y otros tipos de pelo

Este sistema está especialmente recomendado para las mujeres con cabello grueso, áspero, seco o rizado. Dado que mantiene el cuero cabelludo hidratado, funciona también para aquellas personas con pelo lacio y seco o deshidratado. En este caso, y según el grado de resequedad, se recomienda intercalar uno o más lavados con shampoo sin sulfatos para garantizar una limpieza más profunda y gentil.

De igual forma, las personas con el pelo teñido pueden beneficiarse del co wash. Cabe recordar que la decoloración y coloración son tratamientos químicos que dañan y secan el cabello. Entonces, al lavar con acondicionador, evitan que el pelo se seque aún más y que el color no se lave tan rápido. Como resultado, el pelo va a estar más brilloso y con apariencia saludable.

Con la misma lógica que lo anterior, a este listado de beneficiarios sumamos a aquellas personas que optaron por un alisado permanente. El co wash va a impedir que el pelo se reseque y se caiga luego de este proceso químico.

Si bien es un método efectivo para determinados tipos de pelo, sobre todo las melenas con rulos, no resulta beneficioso para otros tantos. Por ejemplo, si tu cabello es delgado y fino, el co wash no le agregará textura, sino que seguirá igual de plano. En cambio, si es delgado pero abundante, podrías probar primero una rutina alternando lavado con shampoo y co wash. Tampoco resulta efectivo para pelo graso, ya que este tipo de pelo necesita del shampoo para retirar el exceso de sebo. Y, desde ya, si tenés caspa o sufrís alguna otra condición del cuero cabelludo, lo mejor es consultar antes con un médico especialista.

Aclaración importante: si usás productos de styling, lo mejor es lavar ocasionalmente con shampoo para evitar la acumulación de producto en el cuero cabelludo, lo que puede desencadenar distintas afecciones.

mujer morena con pelo corto con rulos color negro peinada con raya al costado, co wash
Es clave saber qué porosidad tenés. Crédito: Shutterstock

Día 1: limpieza profunda y test de porosidad

Antes de despedirte definitivamente del método tradicional de lavado, hacé un lavado para una limpieza profunda. Para esto elegí un shampoo con sulfatos. Aplicá sobre las raíces, masajeá y enjuagá bien.

Probá: el Shampoo Carbón Activado + Peonías de Sedal, cuya fórmula con carbón activado elimina las impurezas (exceso de grasa, toxinas, bacterias y los agentes contaminantes que se adhieren al cuero cabelludo a lo largo del día).

Después de enjuagar el shampoo, sacá dos o tres pelos de la parte superior de la cabeza y apartalos para que se sequen. Los vas a necesitar para hacer el test de porosidad. Mientras se secan, completá el lavado: aplicá un acondicionador nutritivo como el Bajo Poo + Nutrición de TRESemmé de medios a puntas, sin tocar las raíces y enjuagá.

Cuando los pelos ya estén secos, poné uno en un vaso con agua y rompé la tensión superficial del agua con el dedo. Si el pelo queda flotando, sos porosidad baja. Si queda en el medio, sos porosidad media. Y si queda en el fondo, sos porosidad alta. Repetí este proceso con otro pelo para confirmar el resultado.

Día 2: Solo agua o acondicionador

Este día vas a saltear el lavado. Es decir, no vas a aplicar producto en las raíces. Si lo necesitaras, podés simplemente humedecer el pelo con un rociador solo con agua o con agua y un poquito de acondicionador nutritivo. O, en su defecto, lavar con agua y luego aplicar acondicionador de medio a puntas, y enjuagar.

Día 3: primer lavado co wash

Como explicamos anteriormente, ahora vas a reemplazar el shampoo por un acondicionador hidratante para limpiar el cuero cabelludo. Usá abundante cantidad, distribuí sobre las raíces, masajeá bien durante 3 minutos y enjuagá con abundante agua para asegurarte de que no quede producto. Ahora, de acuerdo al resultado de tu test de porosidad, elegí un acondicionador hidratante (ligero) o nutritivo (pesado) para aplicar de medios a puntas.

Día 4: Solo agua o acondicionador

El día siguiente al lavado quizás no sientas tu pelo en su mejor versión. Paciencia. Tené en cuenta que el método co wash, como otros, llevan cierta adaptación. Este cuarto día no vas a lavar las raíces. Al igual que en el segundo día, podés rociar tu pelo solo con agua o mezclar agua con un poco de tu segundo acondicionador. Otra opción sería lavar la cabeza solo con agua y luego aplicar tu segundo acondicionador de medios a puntas y enjuagar.

Día 5: lavado co wash

Hoy sí vas a limpiar el cuero cabelludo. Repetí la rutina del día 3 y continuá lavando las raíces con el método co wash día por medio.

Siguiente

Test de Pelo