Low poo: aprendé todo sobre uno de los métodos de lavado ideales para rulos

La premisa: minimizar el resecamiento y maximizar la hidratación.

La técnica low poo es ideal para las melenas con rulos. Este tipo de lavado consiste en usar productos sin sulfatos, alcohol, siliconas ni parabenos, con bases más naturales y menos químicos.

El popular Método Curly Girl, desarrollado por la estilista Lorraine Massey en su libro Curly Girl-The Handbook, tiene al lavado low poo entre sus claves. El objetivo principal: limpiar todo tipo de residuo de los rulos y mantenerlos hidratados para que puedan recuperar su hermosa forma natural y luzcan saludables.

Te contamos cómo adoptar la técnica low poo para que sientas tus rulos naturales de la mejor manera.

mujer morena con media melena morocha con rulos, low poo
Este tipo de lavado es uno de los ejes del método Curly Girl. Crédito: Shutterstock

Qué es low poo

El término low poo está formado por las palabras low –“bajo”, en inglés– y poo, que viene de shampoo:  significa “bajo shampoo”. Esta técnica busca lavar el cabello con productos menos abrasivos y más gentiles. Es decir, evita los productos con sulfatos, principalmente, siliconas y petrolatos. El shampoo low poo cumple la función de limpiar el cuero cabelludo, pero recurre a otros tensioactivos que no resecan las hebras ni barren con los aceites naturales del cuero cabelludo. Por eso, este método se recomienda para personas con cuero cabelludo sensible o pelo seco.

La única forma de identificar un shampoo low poo es leyendo sus ingredientes.

El Método Curly Girl abraza al low poo

La imposición del pelo lacio como sinónimo de perfección empieza a quedar atrás. Superadas las construcciones sociales y basado en la aceptación del pelo natural, muchas chicas encontraron en el Método Curly Girl, diseñado por Lorraine Massey, el modo de cuidar sus rulos para lucirlos de la mejor manera.

Este método propone como primer paso hacer una limpieza profunda, usando un shampoo con sulfatos. Luego, se realiza un test de porosidad para determinar si se tiene un pelo de porosidad alta, media o baja. El resultado no solo permite conocer mejor el pelo y sus necesidades, sino construir un cronograma capilar acorde e identificar qué productos e ingredientes resultan más beneficiosos.

Nuestro tip: Para esta limpieza profunda, te recomendamos usar un sistema de lavado purificante como el compuesto por el Shampoo y Acondicionador Carbón Activado + Peonías de Sedal.

Después de esta etapa inicial, el método Curly Girl ofrece dos alternativas de lavado: co-wash y low poo. Muchas personas que adoptan el co-wash como método principal, realizan un lavado con shampoo low poo de tanto en tanto para garantizar una limpieza más efectiva. La frecuencia de esta alternancia dependerá mucho del tipo de pelo, porosidad, cuero cabelludo y del propio estilo de vida. Cada vez que el pelo se sienta pesado, las raíces se engrasen más rápido de lo habitual y las ondas o rulos pierdan su forma, entonces es hora de recurrir al método low poo. Para algunas personas es una vez por semana, para otras cada 15 días o una vez al mes.

¿Cuál es la diferencia entre co-wash y low poo?

Se trata de dos métodos de lavado distintos. El co-wash depende únicamente del acondicionador. Se utiliza un acondicionador hidratante y liviano para limpiar el cuero cabelludo y otro más nutritivo para acondicionar. El low poo, en cambio, recurre a un shampoo sin sulfatos, siliconas ni petrolatos para limpiar el cuero cabelludo. Luego, se completa el lavado aplicando acondicionador de medio a puntas.

mujer de espaldas de pelo corto teñido reseco, low poo
También para pelo teñido o dañado. Crédito: Shutterstock

¿Para quién sirve el low poo?

Si bien se popularizó entre las mujeres con rulos, el low poo sirve también para otras texturas de cabello que presentan signos de sequedad, quiebre o daño producido, por ejemplo, por la decoloración y la tintura. De hecho, los shampoo con sulfatos lavan más rápido el color. Así que un shampoo low poo va a hacer que el color dure más. Si sentís que tu pelo necesita un respiro, ir por una ruta más natural puede ser la respuesta correcta.

¿Cómo se usa el shampoo low poo?

Tal como harías con el lavado tradicional, humedecé primero el pelo. Tomá un poco de shampoo low poo, el equivalente al tamaño de una nuez, sobre la palma de tu mano. Aplicá el shampoo low poo o shampoo apto sobre el cuero cabelludo y masajeá con la yema de los dedos para una limpieza más efectiva. Te va a llamar la atención, pero el hecho de que no produzca espuma no afecta la limpieza del pelo.

Luego, enjuagá el shampoo con abundante agua tibia a fría y aplicá un acondicionador hidratante de medio a puntas. Volvé a enjuagar bien.

Puede que los primeros días sientas el pelo raro. Eso es porque tu melena necesita unos días de adaptación como con cualquier tratamiento. Una vez que se acostumbre a la “comida” nueva, estará perfecto.

Al salir de la ducha, podés continuar con una mascarilla hidratante y luego finalizar para garantizar unas ondas o rulos bien definidos e hidratados.

 

Test de Pelo