Acondicionador antes que el shampoo: el orden, ¿altera el producto?

Juliana | 30 octubre 2017

Algo estás haciendo mal.

¿Alguna vez te preguntaste cómo lavar el cabello? A todos nos enseñan desde chicos que los pasos a seguir para lavarnos el pelo empiezan con el shampoo y terminan con el acondicionador. Ahora, ¿qué pasa si te digo que es mejor de la otra forma? Resulta que estuvimos lavándonos el cabello mal todos estos años. Sí, estamos igual de sorprendidas. Teníamos nuestras dudas, pero seguí leyendo y enterate por qué el lavado invertido es mejor para vos.

Mientras tanto, andá eligiendo tu sistema de lavado. Ya sea que inviertas los pasos tradicionales o no, conviene elegir siempre un shampoo y un acondicionador de la misma línea, ya que funcionan de forma complementaria. A nosotras nos encanta la dupla del Shampoo y Acondicionador Bomba de Nutrición de Sedal.

Sedal Acondicionador Bomba de Nutrición

En busca de una respuesta a cómo lavar correctamente el cabello, muchas marcas de belleza encontraron eficaz alternar el orden de los productos que usamos en la ducha, y con razón. Según los especialistas, acondicionar el cabello antes de aplicar el shampoo nutre el pelo fino sin dejarlo muy pesado, lo prepara para la limpieza y ayuda a que el producto se distribuya mejor en toda la cabeza. Un bonus track: hace que el secado con brushing (si es que lo hacemos) dure por más tiempo. Increíble. Además, los pelos teñidos son mucho más propensos a enredarse luego del shampoo, así que este truco es una gran idea. Lo mismo sucede con los cabellos que tienden a ser grasos. Los que lo probaron aseguran que sienten su melena más voluminosa y liviana.

Este método se conoce como “lavado inverso” y todo indica que este es el secreto para tener la melena suave, brillante y saludable. Pero, cuidado, no funciona para todos. Si decidís empezar a usar esta técnica, hay cosas que tenés que tener en cuenta. Para las que tienen cabello grueso y abundante, lo mejor es acondicionar, lavar y volver a acondicionar. Esto se explica porque, al tener mucha cantidad, los efectos del acondicionador como primer paso no llegan a trasladarse a toda la cabeza. Igualmente, el segundo aplique solo debe hacerse en largos y puntas. Esto es a prueba y error; encontrar los productos que sean ideales para tu tipo de pelo lleva su tiempo y la mejor táctica para lavarlo, también. Por un lado, podés aplicar el acondicionador en toda la cabeza y masajearlo como hacemos con el shampoo o saltear las raíces y hacelo en el largo, hay que probar, cada melena es diferente.

usá el secador para más volumen

¿Hay algún producto especial?

TRESemmé lanzó una línea diseñada para este sistema llamada “Beauty-full volume”, que cuenta con un acondicionador y un shampo. Si bien aún no se encuentra disponible en el mercado argentino, recomendamos la marca para este procedimiento.

Algunos consejos

Es muy importante mojar completamente el pelo antes de aplicar el acondicionador para que se distribuya de la mejor forma posible.

Nunca enjuagues el acondicionador ni bien lo aplicás, siempre tiene que estar tres o cuatro minutos para que penetre en los folículos y haga efecto.

Ahora viene lo raro, aplicá el shampoo sobre el cabello acondicionado, no lo enjuagues. El shampoo tiene la capacidad para limpiar el excedente sin quitarle la nutrición que estamos buscando. También podés quitar el acondicionador y luego lavarlo. Como dijimos antes, la práctica hace al maestro.

Entonces, ¿qué hacemos? ¡Probar! Ya ves, no hay una único modo de lavar correctamente el pelo. De una u otra forma, el cabello se beneficia y no te preocupes que no le va a hacer mal. Lo único que nos queda es comprobarlo por nosotras mismas.

¿Te animás a probarlo?