Shampoo natural: cómo preparar el tuyo (o reconocer uno en el supermercado)

Un shampoo natural se caracteriza por la pureza de sus componentes. Te decimos en qué debes fijarte cuando compres uno y cómo elaborar uno propio en casa.

Cada vez más, los consumidores somos conscientes de las etiquetas en nuestros productos de belleza y la importancia de analizar el listado de ingredientes. El shampoo natural es respetuoso con la fibra capilar y no contiene elementos sintéticos que perjudiquen su equilibrio. El adjetivo natural se usa para describir la pureza de sus ingredientes, que pueden ser de origen animal o vegetal.

Ahora bien, etiquetar un producto como natural, legalmente, no significa nada. Es un término no regulado. En consecuencia, una marca puede usar un porcentaje mínimo de ingredientes naturales en su formulación y hacerse llamar natural, cuando no lo es. Si notas que los ingredientes naturales están al final de la lista, esto significa que el producto no es natural.

¿Qué hacer entonces? Opta por marcas con un alto porcentaje de componentes naturales o bien, ¡haz tu propia fórmula! En cualquier caso, aquí te decimos por dónde empezar.

La marca Bioexpert se distingue por ser honesta con sus formulaciones, ¡por ello siempre la recomendamos! 91% de los ingredientes de sus shampoos son extractos de origen natural, mientras que el porcentaje se eleva a 96% en los acondicionadores. Además, sus productos están libres de sal, parabenos, colorantes, alcohol y parafinas.

Editor’s tip: El shampoo Bioexpert Cacao Orgánico suaviza la superficie del cabello y lo nutre desde el interior para recuperar su belleza innata. Provee una limpieza gentil pero eficiente que no satura el cabello con el paso del tiempo.

Son muchas las recetas que podemos seguir para hacer un shampoo natural, casero y ecológico. Para comenzar, debes reunir los materiales necesarios, evitando materiales como la sosa (carbonato de sodio) o la glicerina, que son poco amigables con el medio ambiente.

Estas son algunas de nuestras combinaciones favoritas:

Shampoo natural con bicarbonato

Necesitas:

  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio.
  • 1 cucharada de lavanda fresca.
  • 2 tazas de agua.
  • 2 cucharadas de saponaria (jabonera) en polvo.

Procedimiento:

  1. En un cazo, hierve el agua y añade la saponaria. Remueve bien hasta integrarla.
  2. Sin dejar de mover, añade el bicarbonato de sodio y la lavanda.
  3. Deja hervir durante 15 minutos a fuego lento. Retira la mezcla del fuego y cuélala.
  4. Permite que se enfríe en un lugar fresco y seco. Podrás utilizarla tras 12 horas de reposo.

Shampoo natural con aloe vera

Necesitas:

  • 1 hoja de aloe vera.
  • 1/2 taza de agua mineral.
  • 2 cucharadas de aceite de almendras dulces.
  • 1 hoja de romero fresco.
  • 15 nueces de lavado (nueces secas de jabón).
  • 2 cucharadas de jugo de limón.
  • 1 hoja de romero fresco.

Procedimiento:

  1. Corta la hoja de aloe vera y retira el gel. Colócalo en un recipiente.
  2. Abre las nueces de lavado para quitarles las semillas.
  3. Vierte el agua en una olla junto con las semillas de las nueces, el aloe vera y el romero. Deja que hierva a fuego lento, removiendo de vez en cuando.
  4. Transcurridos 15 minutos, cuela la mezcla y añade el jugo de limón y el aceite de almendras dulces.
  5. Vuelve a remover para que todo quede bien integrado y guárdalo en un recipiente.
  6. Finalmente, puedes añadir más agua si crees que ha quedado muy espeso. Recuerda agitar siempre el envase antes de usarlo.

Editor’s tip: Reutiliza una botella vacía de shampoo comercial para almacenar tu shampoo natural hecho en casa.

Siguiente