Este tratamiento con Maizena será tu mejor aliado contra el cabello dañado

Si te preocupa el deterioro capilar, un tratamiento con Maizena ® se convertirá en tu mejor aliado. ¡Descubre sus beneficios y despídete del pelo seco y opaco!

Los ingredientes que encontramos en la cocina pueden ser grandes aliados en materia de cuidado capilar. Entre nuestros últimos hallazgos, el tratamiento con Maizena es uno de nuestros preferidos contra las melenas dañadas y rebeldes.

La efectividad de esta harina fina —también conocida como fécula de maíz— se debe a su alta concentración de fibras, minerales y antioxidantes, que la convierten en una bomba de nutrición capilar.

Desde darle brillo y suavidad al cabello, hasta definir su textura natural, son muchos los beneficios de la Maizena. ¿No nos crees? ¡Anímate a ponerlos a prueba!

Mujer rubia con cabello rizado definido
El tratamiento de maicena no solo repara las fibras dañadas, también define la textura natural del cabello. Crédito: All Things Hair.

Elimina el exceso de oleosidad 

Gracias a sus propiedades absorbentes, elimina el exceso de grasa del cuero cabelludo, funcionando como un efectivo shampoo en seco natural. Espolvorea el producto sobre las raíces, déjalo actuar unos minutos y cepilla hasta que desaparezca. ¡Notarás una rotunda diferencia!

Potencia la hidratación capilar

El tratamiento con Maizena colabora a mantener intacta la hidratación capilar. Eso sí, puesto que no penetra profundamente las hebras capilares, se limita a sellar y prolongar la humectación que proveen otros aliados.

Editor’s tip: Complementa los beneficios de la fécula de maíz, usando el superacondicionador Sedal Hidratación Máxima 1 Minuto. Su fórmula nutre y humecta profundamente los mechones, dejándolos suaves y flexibles.

Facilita el alaciado

Pese a la creencia popular, la Maizena no alacia el cabello por sí misma, pero sí disminuye la aspereza y el encrespamiento, por lo que peinarlo con la plancha o secadora será más sencillo.

Previene las puntas abiertas y controla el frizz

El tratamiento con Maizena cierra, alisa, sella y protege la cutícula capilar, mitigando el frizz y previniendo la orzuela.

Define y controla las ondas y rizos

Esto debido a su propiedades acondicionantes que aportan brillo, suavidad y flexibilidad.

Necesitas:

Paso uno: Combina perfectamente la Maizena con el agua, evitando que se formen pequeños grumos.

Paso dos: Vierte la mezcla en una olla pequeña. Calienta a fuego lento y revuelve hasta que espese.

Paso tres: Retira del fuego y, una vez que esté fría, añade la miel y el acondicionador. Mezcla hasta incorporar todos los ingredientes.

Mujer rubia con rizos masajeando su cabeza
La constancia es clave para que el tratamiento de maicena repare eficazmente el cabello dañado. Crédito: All Things Hair.

Sobre el cabello limpio, aplica el tratamiento con Maizena de raíces a puntas, cubriendo perfectamente cada mechón. Recoge tu melena con una pinza y permite que la mezcla actúe entre 30 y 45 minutos. Lava con abundante agua tibia y tu shampoo favorito.

Puedes aplicar este tratamiento de dos a cuatro veces por semana, dependiendo del estado de tu cabellera.

Editor’s tip: Complementa el tratamiento con el shampoo y el acondicionador Bioexpert Células Madre Vegetales. Su formulación con ingredientes de origen natural —libre de sal, parabenos, colorantes, alcohol y parafinas—, regenera las hebras capilares a través de una limpieza profunda pero gentil.

¿Qué opinas del tratamiento con Maizena? ¿Lo has preparado? ¿Conoces otros tratamientos caseros que deberíamos probar? Únete a la conversación en Instagram (@allthingshairmex), donde encontrarás una comunidad de devotas del cuidado capilar, ¡como tú!

Siguiente