En primera persona: el arte de tener el pelo gris

Juliana | 31 octubre 2017

Amor por lo monocromático.

Fue en mayo de 2015 cuando quise unirme al equipo de #GrannyHair. La tendencia del pelo gris venía pisando fuerte entre las bloggers e influencers (aunque las japonesas lo usaban hace más tiempo, siempre a la vanguardia ellas) y estaba enamorada.

Lo más importante: la decoloración

Mi pelo en ese momento era completamente azul, por lo que conseguir el plateado no iba a ser nada fácil. Se hicieron tres decoloraciones para llegar al rubio clarito que se necesita. La primera fue para quitar el azul (al principio me quedó verde y casi me da un ataque al corazón), los otros dos fueron para terminar de retirar el color y aclararlo lo más  posible, ya que tener una base clara es fundamental para lograr el pelo gris. Cada decoloración se hizo con una semana de diferencia para que el cabello descanse en el medio y no me quede pelada en el proceso.

Como mi pelo ya estaba tratado con tonos fantasía, las decoloraciones que me hicieron fueron mayores a las que harían en caso de un pelo con colores naturales o virgen. Igualmente recomiendo hacer esto en una peluquería, porque yo intenté decolorarme en mi casa, me hice un desastre y arreglarlo fue muy caro y complicado.

Foto: @intravenous_sugar

La fórmula perfecta

Me acuerdo que las coloristas mezclaron un tonalizador azul, rubio ceniza para aplacar el amarillo y otras cosas hasta lograr la fórmula deseada. Luego, lo mantuve por muchos meses mezclando crema de enjuague con un poquito de tintura negra azulada. Vale aclarar que en ese momento, dos años atrás, aún no existían tinturas grises en el mercado argentino, así que había que trabajar con lo que teníamos a mano. Mejor dejarlo a los que saben. Ahora, por suerte, existen tintes grises que se pueden comprar en cualquier casa de peluquería, así que el mantenimiento es mucho más fácil.

El mantenimiento

Mantener el pelo gris no es lo más fácil del mundo. Se usan productos especiales que pueden ser un poquito caros, así que deben tener todo esto en cuenta si quieren unirse al team monocromático. Es más fácil usar colores básicos como el azul o el rojo, porque no hay que mezclarlos con nada y si la base es la correcta, siempre queda parejo. Por otro lado, el gris es un color medio rebelde. Yo uso shampoo y acondicionador violeta para el lavado, son especiales para pelos con canas o grises porque aplacan los tonos amarillos y los tiran más al lado de los tonos fríos que es lo que queremos. También sirven para los rubios ceniza si buscan el mismo efecto.

Uso este shampoo en todos los lavados en lugar de un shampoo común y lo dejo actuar unos tres minutos antes de enjuagar. Al acondicionador lo dejo más tiempo fuera de la ducha, no menos de media hora, una vez por semana y como acondicionador común mezclado con una crema de enjuague nutritiva en el resto de los lavados.

Tampoco lo lavo todos los días porque es mejor para mantener cualquier color fantasía, de dos a tres veces por semana es lo ideal. Recurro al shampoo seco el resto de los días si es necesario.

Foto: @intravenous_sugar

La nutrición

Como llevo muchas decoloraciones y muchos colores (tuve que cortarlo en el medio para ayudarlo a crecer y empezar de nuevo), la nutrición es fundamental. Me aplico tratamientos de acondicionamiento profundo una vez por semana y una vez al mes máscaras de aceite de coco o de Argán para contribuir a su recuperación. Esto lo recomiendo no solo en cabellos teñidos sino en todos, van a ver que la diferencia con el uso es muy grande. Podés probar la Crema de Tratamiento Óleo Nutrición de Dove.

Dove Crema de Tratamiento Óleo Nutrición

Algunos consejitos

  • Es mejor si van a una peluquería especializada en colores fantasía para esto, al ser un color relativamente nuevo en el mercado, muchas peluquerías no están preparadas.
  • Tené paciencia, conseguir colores así (lo mismo pasa con todos los pasteles) lleva tiempo y esfuerzo.
  • Si decidís hacer el color desde la raíz, no te dejes estar. La raíz no puede crecer mucho, si pasan muchos meses sin retocar el color va a ser muy difícil conseguir un color parejo sin que el pelo se queme. Lo mejor es hacerlo luego de uno o, como mucho, dos meses.