Cómo cuidar la permanente: la guía completa que resolverá todas tus dudas

Descubre cómo cuidar la permanente, y luce una melena perfecta por más tiempo. ¡Te compartimos algunos 'tips'!

Acabas de hacerte un perm y… ¿ahora qué? Bueno, déjanos decirte que aprender cómo cuidar la permanente es el siguiente paso a seguir pues, en definitiva, se trata de la clave para prolongar el efecto de tu nueva melena rizada.

Desde el lavado hasta el styling, todo influye desde los primeros instantes en los que sales de salón. Y es que, al tratarse de una técnica tan compleja, los cuidados que la acompañan deben ser igual de meticulosos.

¡Pero, tranquila!, cuidar de la permanente es más fácil de lo que parece. Eso sí, no negaremos que requerirá de disciplina y mucha constancia. ¿Estás lista para empezar?

Mujer rubia con permanente rizada
Aprender cómo cuidar la permanente será tu secreto para mantener tu melena definida por más tiempo. Crédito: All Things Hair.

Espera antes de dar el primer lavado

Uno de los más grandes errores que puedes cometer es apresurarte a lavar tu melena. Espera por lo menos entre 48 y 72 horas antes de dar el primer lavado, para evitar que el agua y tu sistema de lavado impidan que los químicos de la permanente fijen la nueva estructura de tu cabello.

Evita tocar tu cabello

Durante las primeras horas, abstente de tocar y manipular demasiado tu melena. Te ayudará a mantener su nueva forma intacta y a evitar que el cabello se quiebre con facilidad.

Mientras, puedes recurrir a una mascada de seda para mantener tu pelo alejado de la cara y así evitar la tentación de jugar con tus nuevos rizos.

Utiliza productos reconstructivos suaves

Al ser un proceso químico que afecta la estructura capilar, la permanente tiende a deteriorar y debilitar el cabello, propiciando que se vuelva poroso, seco y quebradizo. Devuélvele vitalidad aplicando fórmulas reconstructivas, suaves y gentiles en cada etapa de tu rutina de cuidado.

Te recomendamos el shampoo y acondicionador Bioexpert Células Madre Vegetales. Su formulación sin sal, parabenos, colorantes, alcohol, ni parafinas; hidrata, nutre y regenera la hebra capilar, convirtiéndose en un poderoso aliado contra el daño para las melenas tratadas.

Hidrata a profundidad

Por lo menos tres veces a la semana, incluye en tu rutina de cuidado algunas fórmulas altamente humectantes. En la redacción confiamos en el superhidratante diario Dove Reconstrucción Completa. Gracias a su potente mezcla de nutrientes activos, equilibra la hidratación capilar y revitaliza el pelo deteriorado, reparando los daños derivados del proceso de la permanente.

Adopta una nueva rutina

Ahora que gracias a la permanente posees una nueva melena rizada, es esencial tratarla como tal. No temas poner a prueba nuevos productos, herramientas y técnicas de peinado especiales para chinos. Te ayudarán a moldear y mantener en perfecto estado la nueva estructura capilar.

En ese sentido, una espuma o crema para peinar para pelo rizado es esencial para activarlo. De hecho, es posible que, con el paso del tiempo, tus bucles no se noten, a menos que utilices este producto. Nos gusta la crema para peinar TRESemmé Rizos Definidos + Hidratación, con flor de jamaica y karité, que deja el cabello brillante y manejable todo el día.

Peina correctamente

Dale la bienvenida a los cepillos de dientes anchos elaborados con materiales naturales. Son perfectos para desenredar el pelo sin romper los rizos y evitar el frizz.

Por otro lado, considera adquirir un difusor para tu secadora y así evitar el flujo de aire caliente directo. Te ayudará a moldear tu melena sin resecarla o quemarla.

Confía en métodos de cuidado para pelo rizado

Atrévete a probar algunos métodos de cuidado pensados especialmente para el cabello rizado, como el famoso el Curly Girl Method. Propiciarán que tu melena permanezca mucho más sana y definida, prologando el efecto de tu permanente.

Dale una pausa a las herramientas térmicas

Las altas temperaturas de las herramientas térmicas, son doblemente perjudiciales para el cabello tratado. Evita utilizarlas en medida de lo posible y, en dado caso de requerirlas, siempre aplica protector térmico.

Ahora que ya sabes cómo cuidar la permanente, ¿qué look piensas probar primero con tus nuevos rizos?

Siguiente