Resolvemos todas tus dudas sobre la keratina para el cabello

El tratamiento de keratina para el cabello es tan popular como incomprendido. Te decimos qué es, cómo actúa, cuánto dura, quiénes pueden hacérselo y cómo mantenerlo impecable.

Salir de la regadera y que nuestra melena quede perfectamente peinada es un deseo que todas hemos repetido una y otra vez. Por fortuna, nada que un buen tratamiento de keratina para el cabello no pueda lograr.

La keratina es una proteína con estructura fibrosa, muy rica en azufre, que constituye el componente principal de la capa más externa del cabello: la cutícula, responsable de proteger el interior del cabello, a la vez que influye en su brillo y color.

Los factores mecánicos (como un mal cepillado), las condiciones medioambientales (como la contaminación) y los trabajos químicos (como la decoloración) provocan que la cutícula se hinche y abra, modificando la estructura del pelo, volviéndolo seco, frágil, poroso y hasta quebradizo.

Ahora bien, se cree que los tratamientos con keratina se utilizan para alaciar el cabello. Y, aunque en cierta parte sí ayuda a que luzca un poco más lacio, su función principal es reparar la fibra capilar, eliminar el encrespamiento y aportar brillo y vitalidad. Todo esto hace que el cabello se vea hidratado y uniforme.

¿Qué es la keratina para el cabello y para qué sirve?

Se trata de un proceso químico que suaviza y abrillanta el cabello encrespado. Su función es rellenar las áreas de la fibra capilar que han perdido keratina, reestructurando y reparando a profundidad el pelo dañado. En consecuencia, el cabello se ve y se siente más saludable. Los resultados pueden durar hasta seis meses.

Ten en cuenta que existen múltiples versiones del tratamiento, con nombres distintos, y es posible que tu estilista personalice una combinación de la fórmula para satisfacer tus necesidades.

¿Cómo se aplica la keratina para el cabello?

El tiempo que tarde tu estilista en realizar el tratamiento depende de su técnica y la fórmula que emplee, así como de la textura de tu pelo y su cantidad. En promedio, es posible que tu visita al salón de belleza dure de dos a cuatro horas.

Al llegar, te lavará el cabello. Luego, aplicará el tratamiento sobre el cabello húmedo o seco y dejará este sature cada mechón durante media hora, aproximadamente.

Finalmente, te planchará el cabello a una temperatura baja a media, con el propósito de sellar el tratamiento, especialmente en las zonas más porosas.

¿La keratina funciona igual en todos los tipos de pelo?

Todos los cabellos pueden optar por este tratamiento. Sin embargo, considera que las fórmulas que contienen formaldehído alacian el cabello y las que no, simplemente lo suavizan, sin modificar su textura.

Esto significa que conservarás tus rizos u ondas cuando seques tu melena naturalmente, pero que también podrás alaciarla fácil y rápidamente con la plancha o secadora.

Bella Hadid con cabello rizado en una cola de caballo
Un tratamiento con keratina, sin formol, permite suavizar el cabello sin sacrificar los rizos. En la imagen, Bella Hadid. Crédito: Simone Comi/Cannes/IPA/Shutterstock.

¿La keratina actúa igual que un relajante químico?

No. Mientras que el efecto de la keratina es temporal, el del relajante químico es permanente. También tienen componentes distintos; los relajantes químicos utilizan hidróxido de sodio, hidróxido de litio, hidróxido de potasio o hidróxido de guanidina para romper y reestructurar los enlaces del cabello rizado y hacerlo más lacio. En cambio, la keratina para el cabello se limita a rellenar los partes porosas.

¿Funcionan los tratamientos de keratina caseros?

Sí, pero el resultado no será igual al del salón ni durará tanto, sino que desaparecerá tras unas cuantas lavadas. Si estás decidida a hacerlo tú misma, observa la lista de ingredientes: ¿realmente es la keratina el componente principal o son siliconas?

Después, fíjate en las instrucciones de uso; si el producto no detalla la manera en que debes lavarte y secarte el pelo antes, durante y después de su aplicación, probablemente no es un tratamiento de keratina para el cabello.

¿La keratina daña el cabello?

No necesariamente, pero sí es importante realizar un diagnóstico correcto de la textura y movimiento del pelo, y jamás aplicar el tratamiento sobre las hebras muertas (quemadas o decoloradas), pues el efecto puede ser contraproducente.

Los mechones también tienden a romperse si el estilista usa la plancha a una temperatura muy elevada, pues esto provoca que el cabello se seque antes de lo debido y lo debilita.

Finalmente, considera que todo exceso es malo: no deberías realizarte un tratamiento de keratina para el cabello más de cuatro veces año.

¿Es seguro aplicarse keratina para el cabello?

Ten cuidado con los tratamientos de keratina que contienen formaldehído, un gas químico que ha sido clasificado como cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La exposición a esta sustancia también puede causar otros efectos secundarios, como dolor de garganta, sangrado nasal y picazón en los ojos.

Busca que tu tratamiento contenga un porcentaje seguro de formaldehído (hasta 0.002%) o bien, opta por un alisado sin formol, especialmente si estás embarazada.

Después de un tratamiento con keratina para el cabello, ¿qué mantenimiento debo darle?

Lávate el pelo una o dos veces por semana, solo cuando sea necesario.  Además del tratamiento al que te sometas en tu peluquería, los productos que llevan keratina entre sus ingredientes (combinada con otros activos nutritivos como ácido hialurónico y los aceites) te ayudan a prolongar el brillo, la fuerza, la suavidad y el control del encrespamiento.

Elige un shampoo con pH neutro (para mantener la cutícula cerrada) y sin sal, pues, de lo contrario, arrastrará tu tratamiento. Prueba el shampoo 2 en 1 Bioxpert Keratina y el acondicionador Nexxus Keraphix; ambos limpian suavemente y potencian el efecto reparador.

Atenta a los efectos del sol: no te olvides de aplicar un protector solar cada vez que estés expuesta. La crema para peinar Sedal Restauración Instantánea, también con keratina,  borra las señales visibles del daño en solo un minuto y continúa actuando durante 24 horas. Además, contiene filtro UV.

Asimismo, considera que el tratamiento durará menos si tu cabello entra en contacto con el cloro y la sal; si no puedes evitarlo, es recomendable enjuagar con agua dulce y fría en cuanto sea posible.

Por último, asegúrate de llevar una dieta rica en zinc, presente en la carne roja, el pescado, el huevo, los quesos y los mariscos. Este es uno de los minerales que más se depositan en el pelo y contribuyen a la producción de keratina.

Siguiente