#AmoMiPelo: conversamos con tres mujeres audaces sobre el poder del cabello

Que somos frágiles, que nuestra belleza tiene fecha de expiración, que no somos tan capaces como los hombres. ¿Qué otros mitos asociados con nuestro sexo conoces? Estas tres mujeres los están derrumbando.

El cabello, como la mujer, ha estado sometido a los estigmas sociales en el transcurso de la historia. Por ello, su evolución ha ido de la mano del empoderamiento femenino.

Mediante una serie de entrevistas a mujeres excepcionales, exploramos el concepto del cabello como manifestación de poder. Porque es nuestra raíz y a través de él podemos reconocer de dónde venimos y quiénes son nuestros ancestros. Porque nos conecta con el cosmos y la energía espiritual. Porque es a través de él que, aun desnudas, somos capaces de reflejar nuestra verdadera esencia. Porque si lo cortamos, simbólicamente estamos reescribiendo nuestras memorias, estamos comenzando de nuevo. Porque es una herramienta para manifestar nuestra oposición a lo socialmente establecido.

Son demasiados los siglos de no conocernos, lo que nos ha llevado a uniformarnos, a querer vernos todas de la misma manera, a tener terror a ser diferentes. Son demasiados los años de esquemas que han moldeado nuestra mente para que pensemos y actuemos de cierta manera. Son demasiadas las generaciones con legados de miedo, dolor, vergüenza, resignación, sumisión y dependencia.

Ahora está en nuestras manos tejer una visión consciente de la feminidad, poder criar generaciones de mujeres sanas y libres. Una hebra a la vez.

Elena Suárez, artista de suspensión capilar

La acróbata de suspensión capilar Elena Suárez
La suspensión capilar requiere de un despliegue de fuerza y sensibilidad artística. En la imagen, Elena Suárez. Fotógrafo: Instagram.com/philbelan. Asistentes: Instagram.com/marielee.guilbert, Instagram.com/jeffreywhaley.

All Things Hair: ¿Cómo fue que te iniciaste en el arte de la suspensión capilar?

Elena Suárez (@elenita_suarez): Como bailarina profesional, llegar al Cirque du Soleil me inspiró muchísimo. Entré como la bailarina original del show VOLTA, haciendo el dúo de ballet y BMX Flatland. Estando allí tuve la oportunidad de descubrir nuevas disciplinas, que hasta entonces no conocía, y aprender muchísimo como persona y artista.

Me enamoré perdidamente del circo y de su magia, y fue así como empecé a trabajar muy duro para hacer la transición de bailarina a acróbata aérea. Lo tenía claro en mi mente y me dejé la piel por ello. Lo hago cada día y lo seguiré haciendo siempre, porque siempre se puede crecer y aprender más.

Nunca fui a una escuela de circo como tal, pero usé mi ansia de aprender y mi danza para volar. Hice mucho trabajo del que no se ve: gimnasio todos los días para coger fuerza, sobre todo en mi tren superior que en la danza apenas lo había trabajado… Y, por supuesto, intenté aprender todo lo que pude de mis compañeros, que son los mejores.

Pasé por diferentes aparatos aéreos hasta que descubrí lo que más me hace sentir que puedo ser yo misma. La suspensión capilar, para mí, es otra manera de bailar en el aire: mezclo mis nociones de ballet con las acrobacias aéreas y por eso es algo muy especial, porque siento que soy yo misma en ese instante. Pura, libre y empoderada, llevando la danza que sale de mi corazón al aire.

Yo soy muy bajita, y eso ha sido, es y será, un problema en el mundo de la danza, porque muchas veces no encajo en los estándares que piden y soy rechazada sin siquiera ver mi talento o mi trabajo. Hacer suspensión capilar fue mi forma de decir bien alto: “No me vais a parar, encuentro la forma de seguir danzando como sea”.

Si le dijera a mi yo de hace cuatro años todo lo que crecería artísticamente y lo fuerte que me haría mentalmente, sería difícil de creer, pero a base de mucho esfuerzo, perseverancia, paciencia y determinación, se puede conseguir todo lo que una sueña.

ATH: Tu pelo tiene la capacidad de sostener tu cuerpo en su totalidad. ¿Cómo haces para mantenerlo fuerte y sano?

ES: Efectivamente, le debo mucho a mi pelo, así que lo trato con cariño. Intento no dañarlo con productos químicos, sino al contrario, lo dejo lo más natural posible. También la alimentación es muy importante, llevo una dieta equilibrada rica en proteínas, vitaminas y aminoácidos. Es muy importante que la sangre que llega a la base del pelo contenga los nutrientes que este necesita para crecer sano y fuerte.

Editor’s tip: Si tú también quieres tener una melena larga y resistente, suma a tu rutina un producto como la crema para peinar TRESemmé +LARGO, cuya fórmula, con cafeína y complejo de vitamina B, facilita el peinado mientras fortalece las fibras capilares y evita su quiebre.

ATH: ¿Consideras que tu cabello es un factor importante en la construcción de tu identidad?

ES: Mi pelo es parte importante de mi identidad sin duda, y más ahora, que gracias a él puedo expresarme y compartir lo que siento de una manera muy especial y bella. El cabello es algo que nos hace diferenciarnos del resto, nos identifica. Cada cabello tiene su propia personalidad y belleza y eso es increíble. Además, ¡permite crear tantas versiones de una misma! Según cómo te sientas, un peinado u otro, un color u otro, un corte u otro, puede darte un carácter más dulce o fuerte, sofisticado o sencillo, elegante o natural… Puedes reinventarte y jugar con tu pelo según el momento.

ATH: ¿De qué manera te empodera tu cabello?

ES: Mi cabello saca la parte más real, poderosa, fuerte y pura de mí misma. Cuando estoy en el aire, suspendida solamente por mi pelo, me siento una mujer fuerte, pero no solo por estar colgada de él, sino por las decisiones que me han llevado hasta ahí y me han hecho ser quien soy. Mi pelo es mi herramienta de trabajo ahora, es mi vehículo para seguir expresando sin palabras lo que me sale del alma, a través de mi danza, y no hay nada que me empodere más que eso: encontrar siempre una forma de seguir haciendo lo que amo.

Mi pelo es mi herramienta de trabajo, mi vehículo para seguir expresando sin palabras lo que me sale del alma, y no hay nada que me empodere más que eso.

Diana Sepúlveda, emprendedora y creadora de contenido

Mujer con canas y cabello largo Diana Sepúlveda
En una sociedad que premia la búsqueda de la eterna juventud, dejarse las canas es un acto de rebeldía. En la imagen, Diana Sepúlveda. Crédito: cortesía de Diana Sepúlveda.

All Things Hair: Vivimos en una sociedad que parece forzar a las mujeres hacia la eterna juventud. ¿Cómo fue el proceso de decidir lucir tus canas en vez de ocultarlas?

Diana Sepúlveda (@dianasepulveda.e): Al principio no fue fácil, ya que por lo general las personas ligan las canas con la vejez. Da un poco de miedo, ya que las miradas son muy duras. A veces no necesitan decir nada y una siente cómo la ven con desagrado.

Decidí dejarlas porque tenía muchas ganas de ver cómo era mi cabello realmente, quería descubrir lo que había detrás. Aunado a eso, estaba perdiendo cabello por tanto químico, hasta que decidí no volverlo a teñir.

Sí hubo días de no querer verme al espejo, pero tenía dos opciones: aceptar mi realidad felizmente o volverme a teñir. Por supuesto, la última era la más segura, pero, para mi fortuna, nació en mí una nueva yo.

Por mi genética, sabía que podría estar canosa desde joven. ¡Mis abuelas tenían cabellos hermosos! Y luego mi papá y mi mamá… Así que, bueno, aquí estoy para seguir la herencia y el gusto por el cabello platinado.

ATH: El autocuidado es un acto de amor propio. ¿Cómo te cuidas el pelo?

DS: El amor propio es fundamental. Verme al espejo a diario me da la seguridad de ser única e irrepetible y me enamoro nuevamente de mi cabello. Lo cuido mucho. He aprendido mucho al respecto y eso me ha dado la oportunidad de compartir tips con otras mujeres para mantener sus melenas bellas y radiantes.

Las canas tienen otra textura y son mas rebeldes. Además, tienden hacerse amarillas fácilmente. Descubrí que ciertos productos las opacan, y no quiere decir que el producto sea malo, simplemente su pigmento las va tornando amarillentas. Utilizo un shampoo matizador cada vez que las lavo. En caso de usar plancha o tenaza, el cabello debe estar 100% seco; de no ser así, el calor las quema y las hace amarillas, ¡y ahí si es difícil sacarlo! Por eso, decidí crear una alternativa para hacer ondas sin calor y está genial.

ATH: ¿De qué manera te empodera tu cabello?

DS: ¡Me encanta cómo se ve! Es parte de mi personalidad. Me ha dado la oportunidad de sentirme única, elegante, original y fuerte, como decimos en México.

Parto plaza por donde camino, y esas miradas que —cuando comencé mi transición— eran de desagrado y me hacían sentir incomoda, hoy en día son de asombro. ¡Me llenan de preguntas! La mas común es si mi cabello es real y  hasta me preguntan qué tinte uso. Es la respuesta que más orgullo me da decir: son mis canas.

Hubo días de no querer verme al espejo, pero tenía dos opciones: aceptar mi realidad felizmente o volverme a teñir. Para mi fortuna, nació en mí una nueva yo.

María José Rodríguez, piloto profesional de autos de carrera y tractocamiones

La piloto de autos de carrera y tractocamiones Majo Rodríguez
Majo Rodríguez es una mujer exitosa en un mundo de hombres. Crédito: cortesía de Majo Rodríguez.

All Things Hair: ¿Quién es Majo Rodríguez? ¿Cómo te defines? ¿Qué te inspira a diario, tanto en la vida cotidiana como en tu profesión?

María José Rodríguez (@majo.rgo): Soy una piloto profesional internacional de carreras y tractocamiones con ya casi 10 años de trayectoria profesional. Soy estudiante de sexto semestre de la carrera de Ingeniería Industrial. Soy hija de una familia de cuatro integrantes: mis papás, mi hermana y yo.

Me defino como una mujer responsable, disciplinada, perseverante, optimista y muy humilde. Me inspira poder ser un ejemplo a seguir. Ser una motivación para quienes me rodean, dejando mi granito [de arena] en aquellas niñas y mujeres —e, incluso, hombres— que me conocen y me escuchan.

Me inspira poder hacer historia en la vida. Que en un futuro pueda ser conocida a nivel internacional como una gran piloto y persona. Sobre aquellas figuras que siempre tengo presentes, me inspira mi familia, otras mujeres pilotos que he visto en el automovilismo y Ayrton Senna, un gran piloto en la pista, alguien muy humilde y con los pies en la tierra. Me identifico mucho con él.

ATH: ¿Cómo y cuándo iniciaste en el mundo del automovilismo?

MJR: Desde muy pequeña me llamaba la atención este deporte. Muchas personas dicen que lo heredé, ya que mis abuelos corrían y mi papá también, por un tiempo. Siento que ya traigo la velocidad y la adrenalina en la sangre. Desde muy pequeña estuve en los autódromos, muy involucrada apoyando a mi papá, o como aficionada. Desde los cuatro o cinco años me encantaba estar viendo las carreras, escuchar los motores, el olor a gasolina y llanta quemada.

De vez en cuando me subía a los karts de renta que había en las plazas. Me sentía muy realizada, me gustaba y lo disfrutaba. Muchos amigos de mi papá,
que eran pilotos, me empezaron a ver y notaban mi entusiasmo y ganas de estar en el automovilismo.

Un día le dije a mi papá que quería ser piloto, entonces me invitaron a una convocatoria de karts cuando tenía doce años. Éramos 125 pilotos de toda la República Mexicana y solo dos mujeres. Ahí empezó mi carrera como piloto profesional en los karts y, ese mismo año, debuté con mi papá en las carreras de resistencia. A partir de ese momento, gracias a Dios, fui escalando categorías. Hasta la fecha sigo en los autos tipo turismo.

A los 17 años me hablaron para correr en las carreras de los Tractocamiones Freightliner y acepté. También debuté en NASCAR, un sueño que yo tenía desde chiquita, ¡y lo logré!

ATH: El cabello es una parte importante en la construcción de la identidad. Para las mujeres, incluso se ha convertido en un arma para adaptarse, rebelarse y abrirse camino en ambientes que solían ser meramente masculinos o, por el contrario, destacar su género y empoderarlo a través de las diferencias. ¿Qué representa para ti tu cabello? ¿Llevarlo largo te hace sentir empoderada dentro de tu profesión o en tu día a día?

MJR: Mi cabello representa una parte importante de mí, va junto con mi esencia. Me gusta mucho su forma, su color, su olor. No siento que tener el cabello largo o corto haga diferencia alguna para convertirlo en un signo de empoderamiento. En mi caso, me hace sentir fuerte por el hecho de demostrar que estoy en un deporte o ámbito de hombres. Cuando me quito el casco y la gente ve mi cabello, sabe que soy mujer y se siente padre.

El cabello ayuda a alzar la voz y llamar la atención. Si te lo pintas rosa o te lo cortas… eso hace que la gente voltee a ver con un significado. Entonces yo creo que sí es una parte importante de la identidad de la persona. Y eso va ad hoc a como es cada quien. Lo importante es usar lo que te hace sentir cómoda.

ATH: Ahondando en el tema capilar, ¿cuidas tu cabello de alguna manera especial cuando utilizas el casco? ¿Crees que tu trabajo cambia la forma en la que debes cuidarlo?

MJR: En las carreras se maltrata mucho el cabello porque estamos bastante tiempo bajo el sol y además con el casco —al llevar el pelo amarrado— sí se deteriora.

La verdad no lo cuido de alguna forma específica. De vez en cuando me hago algunos tratamientos para fortalecerlo, aportar brillo y hacerlo resistente a esta profesión, ya que reseca muchísimo y se opaca. Me gustaría tener una disciplina para saber cómo tratarlo y que no se maltrate.

Editor’s tip: ¿También te expones constantemente a los rayos UV? Usa la crema para peinar Sedal Restauración Instantánea. Actúa como una pantalla solar y borra las señales visibles de daño capilar en solo un minuto.

ATH: ¿Qué mensaje les darías a otras mujeres, tanto a quienes tienen claro lo que quieren, como a las que empiezan a atreverse a romper esquemas?

MJR: Me encantaría decirles que no tengan miedo de seguir sus sueños, por difíciles que parezcan y aunque la gente les diga que es una actividad que no está hecha para mujeres y que van a fracasar. Tengan muy fijas sus metas y piensen en positivo.

Algo que a mí me ha funcionado muchísimo y que me gustaría compartir es la autoconfianza. Estén seguras de lo que quieren hacer y confíen en sí mismas, en sus capacidades y habilidades. ¡Aviéntense a intentarlo! No importa si fallan, no lo dejen de intentar hasta que cumplan su sueño.

Cuando me quito el casco y la gente ve mi cabello, sabe que soy mujer y se siente padre.
Artículo anterior
Artículo siguiente

Mantente inspirado

Suscríbete al boletín y obtén exclusivos trucos y consejos para tu cabello.