Mariana Figueiredo sobre la feminidad y el pelo corto

Las mujeres con pelo corto desafían las ideas preconcebidas en torno a la feminidad, como la sumisión, pasividad y complacencia. También se enfrentan a un sinnúmero de prejuicios con la cabeza en alto. Mariana Figueiredo (@marfilu) expresa su punto de vista al respecto.

En plena cuarta ola del feminismo y pese a la constante búsqueda de equidad, las mujeres aún dudan de cortarse el pelo, principalmente, por temor a no parecer atractivas ante el sexo opuesto.

En muchas culturas, una melena larga representa juventud y feminidad. El cabello funge como un diferenciador de género y tal parece que, cuando las mujeres deciden alterar este orden social, se convierten en una amenaza.

Este acto subversivo no es distinto de otras transgresiones de género del pasado, como resistirse a usar sostén o preferir llevar pantalones, aunque sí es uno de los pocos que perduran.

La visión de que solo el cabello largo es femenino se ha impreso en nosotros desde la infancia, cuando las princesas de los cuentos —con rizos que se balanceaban graciosamente con el viento— eran el epítome de belleza.

El pelo corto para mujeres se plantea como lo opuesto a la feminidad y, en Occidente, se ha reservado históricamente para las deshonradas y desviadas.

Mientras que el pelo largo connota la feminidad con sus asociaciones de pasividad, deseo de agradar y sumisión —pues permite que otro, generalmente un hombre, controle el cuerpo de la mujer a través de la fuerza física—, el cabello corto sugiere independencia, así como la voluntad y capacidad de competir con el género masculino, tanto en el terreno laboral como sexual.

Como mujeres, aprendimos que despojarnos de nuestra melena equivale a mutilar nuestra feminidad, pero, por el contrario, rechazar la expectativa cultural puede resultar liberador.

Si bien el pelo es una herramienta para expresar la personalidad, de ninguna manera configura el ser mujer. Ya lo dijo la escritora feminista Simone de Beauvoir, “la mujer no nace, se hace”. Entonces, ¡es momento de forjar nuestras propias reglas!

Siguiente

Con el propósito de promover la reflexión sobre este tema, conversamos con Mariana Figueiredo (@marfilu), modelo y fotógrafa, sobre su experiencia personal, su concepción de la feminidad, así como las ventajas y retos de llevar el pelo corto en un país sexista como México.

Mariana Figueiredo con un corte de cabello pixie
¿Quién dijo que la feminidad y el pelo corto son incompatibles? Mariana Figueiredo prueba lo contrario. Crédito: Instagram.com/marfilu.

All Things Hair: ¿Cuándo te cortaste el pelo por primera vez?

Mariana Figueiredo: Durante varios años de mi vida, tuve el pelo largo y lo máximo que me lo cortaba era justo por encima de los hombros. En el verano de 2018 recuerdo que veía a muchas chavas y actrices rapadas y pensaba “¡wow, qué bien se ven!, se me antoja raparme”.

ATH: ¿Qué te llevó a tomar esa decisión?

MF: Realmente nada en especial. Ya tenía la idea rondando por mi cabeza y un día que estaba de vacaciones y aburrida, le hablé a uno de mis mejores amigos y le dije: “Oye, ¿y si voy a tu casa y me rapas con tu máquina?” [se ríe]. Fue muy espontáneo todo, ni si quiera lo pensé.

Mariana Figueiredo con el cabello rapado
Para Mariana no hubo mucho qué pensar: decidió rapar su melena larga en una noche. Crédito: Instagram.com/marfilu.

ATH: ¿Cómo te hace sentir tener el pelo corto?

MF: Se siente increíble. Tenerlo totalmente rapado es de lo más cómodo, solo que a mí me gustaba tenerlo muy cortito, así que iba cada dos semanas a raparme a una barbería barata en la Escandón [una colonia popular de la Ciudad de México]. Aun así, pidiéndolo solo con máquina, el peluquero me cobraba 15 pesos más porque era “un corte de dama”. Lo hice por seis meses hasta que decidí dejarlo crecer. El proceso de cómo ha ido creciendo este último año ha sido superinteresante y también conforme crece he adoptado nuevos looks.

ATH: ¿Crees que es complejo llevar el pelo corto para mujeres en México?

MF: Complejo para quien lo lleva, no, pero sí puedes llegar a toparte con opiniones o ideas de otras personas que te van a chocar. Comentarios de estereotipos estúpidos como: “Ay, las mujeres con pelo corto son lesbianas”, “ahora te ves machorra” o “lástima, tan bonito que era tu pelo largo”.

Mariana Figueiredo con el cabello corto
La belleza no radica en la longitud del pelo. Crédito: Instagram.com/marfilu.

ATH: ¿Cuáles son los prejuicios a los que te has enfrentado por llevar el pelo corto?

MF: Agradezco mucho que mi círculo social cercano lo tomó de buena manera. Nunca me han importado las opiniones de los demás, pero fue muy chido que la gente que quiero lo aceptara tan bien y haya recibido comentarios positivos. Lo que más me costó fue [lidiar] con la gente que no conocía, como los meseros que llegaron a llamarme “joven”; los hombres en la calle gritándome que parecía “puto”, pretendiendo insultarme por parecer un hombre afeminado; o, la mejor, la duda de varios de mis seguidores [en redes sociales] que juraban que yo era transexual y estaba en proceso de ser mujer. ¡Este tipo de dudas jamás surgían cuando tenía el pelo largo!

ATH: ¿Crees que la longitud del cabello es un factor importante en tu feminidad?

MF: Para nada, puedes explorar un nuevo tipo de feminidad que rompe estereotipos y te hace sentir más tú. Esto va más allá de un corte de pelo.

Mariana Figueiredo con el cabello rapado y una boina
Mariana Figueiredo adora llevar sombreros y boinas con el pelo corto. Crédito: Instagram.com/marfilu.