Claves para una rutina de belleza sustentable x el equipo de ATH

Pequeños cambios de gran impacto.

Cualquier cambio de hábito, por más mínimo que parezca, genera un impacto positivo. Y ese pequeño cambio, quizás produce otro y otro, y así. Con la misión de cuidar el medio ambiente, el equipo de All Things Hair comparte su camino hacia una rutina de belleza sustentable.

rutina de belleza sustentable aceite de coco
Elegí productos multifunción. Crédito: Shutterstock

Mariana, editora senior

“Hace unos meses empecé a apostar por productos multifunción para reducir mi consumo de plásticos. El aceite de coco es ideal porque sirve como desmaquillante, hidratante (tanto para la piel como para el pelo) y como tratamiento de acondicionamiento profundo para el cabello. Y, lo mejor, se vende en envase de vidrio y dura mucho. Un secreto: también lo uso para `maquillarme´, aplico un poco en los párpados para un brillo natural que suaviza la mirada.

Por otro lado, cambié los pads de algodón por unos reutilizables, lavables. Este fue, quizás, uno de los cambios más fáciles de hacer junto con el de los peines y cepillos (incluso el de dientes): ¡sí a los de madera o bambú! (Mi dentista no estuvo tan contento con esto, pero estoy segura de que ya vamos a llegar a un acuerdo).

También empecé a crear mis propios exfoliantes con aceite de coco y azúcar: lo uso en el cuerpo, en la cara con menos frecuencia y en los labios. Por supuesto, hay otras combinaciones de ingredientes naturales para exfoliar el cuero cabelludo.

Mi trabajo en All Things Hair me ayudó a explorar universos como el de las tinturas naturales, una forma de teñir el pelo en casa sin dañarlo y sin la presión de un cambio que no tiene marcha atrás.

Aún me quedan muchos hábitos por cambiar y mucho por aprender. La clave es informarse, dejarse influenciar por aquellas personas que ya tienen un camino recorrido y, no menor, romper con los prejuicios”.

rutina de belleza sustentable
Plástico por bambú o tejidos naturales. Crédito: Shutterstock

Juliana, editora digital

“Mi rutina de belleza se hizo más sustentable el día que cambié los algodones por los pads reutilizables de tela y el cepillo de dientes de bambú. Trato de que los productos que compro no sean testeados en animales y estén hechos con plástico verde, pero siempre busco reciclar los envases o usarlos para otra cosa. A la hora de ir a los locales, siempre tengo una bolsa de tela en la cartera o la mochila para evitar llevar bolsas plásticas.

Al usar el agua para lavarme los dientes o el rostro no la dejo correr sino que apago la canilla y solo uso el agua que necesito. Además, en mi pelo casi no uso herramientas de calor y, de ser posible, extiendo el tiempo entre lavados.

Mi consejo es: siempre que esté la opción de usar materiales orgánicos sobre plástico o volver a utilizar algún envase, hacerlo. Ser conscientes de nuestra rutina y nuestros hábitos en lugar de naturalizarlos y tomarlos como normales, es la clave para poder cambiarlos”.

rutina de belleza sustentable envases de shampoo reciclados
Así podés transformar los envases vacíos. Crédito: Bianca Dodds

Angela, redactora

“Hace un año me mudé con mi familia de la ciudad al campo. El cambio no solo fue de casa, sino apostando por un estilo de vida en modo slow y en conexión con la naturaleza. La vorágine que se vive en la ciudad empezó a quedar atrás y me topé con situaciones que me fueron conduciendo a adoptar ciertas rutinas que hoy puedo titular como sustentables.

Por ejemplo, el agua en nuestra zona es un recurso preciado. Por lo tanto, la ducha es corta, eficaz y a temperatura tibia. Con esto último saco provecho de la temperatura de agua correcta para lavar mi pelo: ya que con agua demasiado caliente me reseca el cuero cabelludo, y con agua muy fría mi pelo se achata.

Asimismo, nos volcamos a consumir hortalizas de estación, cultivadas por proveedores locales. Nuestros vecinos crían abejas productoras de miel, la cual utilizo no solo con fines culinarios sino para hacer mascarillas para el pelo con miel. ¿Mi preferida? La mascarilla preparada con miel y aceite de oliva para las puntas secas. 

Luego de ver tutoriales, me animé hacer mi propio compost con los desechos orgánicos para utilizarlo como abono del jardín. Ni hablar de la separación de los residuos: reciclo las botellas de shampoo y acondicionador y las convierto en comedores para las aves y organizadores de escritorio, entre otros posibles usos.

Optar por estas rutinas es un camino de ida. Una vez que las conocés y entendés el impacto positivo que tienen, no las vas querer soltar”.

Buscá en las etiquetas los sellos que certifican los productos orgánicos, cruelty-free y si los materiales del envase son reciclables. De hecho, vas a poder encontrar la identificación de qué tipo de plástico se trata según el número que figure dentro del símbolo de reciclaje.

Los productos de Dove, por ejemplo, cuentan con la certificación PETA Cruelty-Free que acredita que son libres de maltrato animal.

Probá: el Shampoo y Acondicionador Ritual Detox de Dove, cuya fórmula está enriquecida con matcha y leche de arroz. Estos dos ingredientes tiene un gran poder purificante, por lo que este sistema está recomendado para personas con pelo graso.

Siguiente