6 mitos sobre el acondicionador de los que deberías despedirte

“No lo uso porque me engrasa el pelo": si has pronunciado (o pensado) en alguna ocasión esta frase deberías leer con atención este artículo. ¿El motivo? Es uno de los tantos mitos del acondicionador.

Aceptémoslo: para varias de nosotras, los mitos del acondicionador fueron (o son) el principal motivo por el que llevamos una relación de amor-odio con este producto, e incluso nos hemos resistido a incluirlo dentro de nuestra rutina capilar.

No obstante, si algo podemos afirmar con absoluta certeza, es que no hay mejor producto que el acondicionador para obtener un brillo resplandeciente y una hidratación profunda diaria. ¡No por nada últimamente ha cobrado singular protagonismo dentro de rutinas como el Curly Girl Method y el co-washing!

¿Todavía no estás convencida? Te contamos sobre los mitos del acondicionador que deberías ignorar.

Engrasa el cabello

La única forma de que esto suceda es porque estás cometiendo tres errores comunes: empleas una enorme cantidad de acondicionador, no lo estás aplicando o enjuagando de manera correcta, o simplemente has seleccionado el producto inadecuado para tu tipo de cabello.

Recuerda que, así como con el shampoo —o cualquier otro producto de belleza—, el acondicionador debe adaptarse a tus necesidades específicas. La longitud, textura y grosor de tu melena son factores que han de guiar tu elección y la dosis de producto que aplicas.

Deja tu melena pesada y sin volumen

Hace mucho tiempo nos deshicimos de las fórmulas pesadas que, aunque eran sumamente humectantes, solían restarle volumen al pelo debido a su densidad. Ahora bien, el modo de uso no es negociable: una aplicación de medios a puntas es, siempre, la forma indicada.

Si aún te preocupa este tema, te recomendamos usar el acondicionador Sedal Hidratación Ligera. Su fórmula liviana, libre de sal y adicionada con agua de coco, humecta tu cabello sin sumarle peso.

mujer de cabello ondulado color castaño claro con wet look
Contrario a lo que has creído todo este tiempo, el acondicionador no deja tu cabello grasoso, aplastado o pesado. Crédito: RemotePhotoPress/Shutterstock.

El pelo graso debería prescindir del acondicionador

¡Este es otro de los mitos del acondicionador con los que deberías romper! Considera que el sebo no equivale a la humectación, por lo que tu melena grasa no está exenta de deshidratarse.

Eso sí, es importante emplear el producto correcto. Nuestra recomendación es el acondicionador Nexxus Hydralight. Su formulación ligera, enriquecida con minerales marinos, es ideal para este tipo de cabello.

No debería usarse todos los días

¡Falso, falso, falso! El acondicionador es una excelente fuente de nutrientes para tu cabello, por lo que su frecuencia de uso puede —y debe— ser la misma que la de tu shampoo. Aplicarlo frecuentemente colabora a reparar la fibra capilar y a prevenir futuros daños.

Solo es útil para el pelo deteriorado

El acondicionador es beneficioso para todo tipo de melenas, sin importar su condición. Si bien es cierto que tiene el poder de reestructurar el pelo seco y dañado, aplicarlo diariamente en las melenas sanas e hidratadas cumplirá una función preventiva.

Estimula la pérdida capilar

Cuando surge el efecto desenredante del acondicionador, se cae el cabello muerto que estaba en los nudos, mismo que ya se había desprendido de su folículo. El acondicionador no hace más que mantener tu cabello hidratado, aportar suavidad y brillo, facilitar el peinado, ayudar a tratar las puntas abiertas e incluso prevenir la ruptura del cabello.

No obstante, si te preocupa la caída excesiva, puedes usar una fórmula que nutra y fortalezca el cabello como el condicionador Folicuré Humectación Profunda. Su fórmula con biotina, pantenol y folisacáridos, reduce el quiebre y la caída además de promover un crecimiento visiblemente más saludable.

Siguiente