Las extensiones de cabello para hombre te darán la melena abundante que siempre quisiste

Las extensiones de cabello para hombre aportan densidad, volumen y, si así lo quieres, longitud. Te decimos qué tipo te conviene más y cómo debes cuidarlas.

Las extensiones de cabello para hombre son mechones o cortinas de pelo que se añaden a la propia melena y le aportan profundidad, volumen, densidad y, si así lo quieres, longitud. Si tu virtud no es la paciencia para dejarte crecer el cabello o deseas una melena más frondosa y con cuerpo, las extensiones naturales o sintéticas —más económicas pero menos recomendables— pueden ser una solución temporal. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

Modelo con extensiones de cabello para hombre
La elección del tipo de extensiones de cabello para hombre depende, principalmente, de las características de tu melena. Crédito: Anna Shvets/Pexels.

En primer lugar, cabe recordar que encontraremos extensiones de cabello sintético y natural, con evidentes diferencias de precio. Pero la primera decisión que tendrás que tomar es si quieres unas extensiones fijas o unas temporales. Dependiendo de ello, puedes encontrar extensiones de clip, semipermanentes o permanentes. Estos son los tipos más comunes:

Extensiones de clip

Son extensiones de cabello temporales, que suelen utilizarse para mejorar los peinados y conseguir que alcancen el volumen necesario. Permiten ganar longitud y densidad en momentos puntuales y de manera instantánea. Son una especie de cortinas de cabello que incluyen pinzas u broches para su colocación. Es muy fácil ponerlas y no necesitas ayuda profesional.

Extensiones adhesivas

También conocidas como de tape, son un tipo de extensiones semipermanentes y adhesivas cuya colocación es bastante sencilla. Se componen por secciones horizontales y finas de cabello. Duran hasta tres meses y pueden reutilizarse hasta tres veces.

La cinta adhesiva con la que se fijan es muy cómoda y permite que las secciones se integren a la perfección. Asimismo, son muy fáciles de colocar, incluso por manos no profesionales. Eso sí, a la hora de retirarlas es necesario aplicar un líquido disolvente especial que deshaga el pegamento.

Extensiones con grapa

Estas extensiones de cabello para hombre se colocan con unas pequeñas piezas metálicas que sujetan cada mechón. Las grapas se fijan y retiran del cabello con la ayuda de unos alicates especiales. También hay técnicas como las micro ring o micro loop que se colocan sobre el mechón de pelo con ayuda de un lazo de plástico que permite “enhebrar” el cabello.

La ventaja de este tipo de extensiones es que no necesitan la aplicación de ningún tipo de adhesivo sobre el cabello, aunque tendrás que retocarlas cada mes para subirlas al ritmo que crece el pelo natural. Otra desventaja es que las grapas pueden resultar incómodas y menos discretas que los otros métodos.

Extensiones cosidas

Se colocan en la melena mediante una trenza horizontal que se elabora con el propio cabello natural y funciona como soporte, formando una especie de cortinilla que queda integrada en tu melena. Deben retocarse cada 15 días, aproximadamente.

Extensiones de keratina

Para colocar las extensiones de keratina se utiliza una pistola de calor que funde el adhesivo de cada mechón postizo sobre el de cabello natural. Por eso se pueden añadir tantos mechones como sea necesario hasta conseguir el volumen deseado. Es esencial que las coloque un profesional experimentado.

Se trata de extensiones fijas, que pueden permanecer en el cabello hasta cuatro meses, siempre y cuando el mantenimiento sea el adecuado.

Editor’s tip: No confundas las extensiones de cabello para hombre con las prótesis capilares. Estas son piezas conformadas por una base de malla con fibras de cabello (sintéticas o naturales) que se adhiere al cuero cabelludo para cubrir las áreas en las que se ha perdido el cabello o no tiene tanta densidad. Pueden ser prótesis totales, que cubren el total de la cabeza; o parciales o de aplique, que cubren un área determinada.

Las extensiones de cabello natural son la mejor opción para el uso a largo plazo. Puesto que tienen la misma composición que el propio cabello, ofrecen un resultado natural, siendo prácticamente imposible diferenciarlas. Además, permiten el uso de herramientas térmicas sin temor de que se estropeen.

Ahora bien, si es la primera vez que vas a utilizar extensiones de cabello para hombre, las de clip son una buena idea. Una vez que decidas si te gustan, puedes optar por unas más duraderas —pero cómodas y fáciles de poner— como las extensiones adhesivas. Ahora que si buscas unas de mayor calidad, lo mejor será recurrir a las de keratina.

Modelo con extensiones de cabello para hombre
Las extensiones de cabello no tienen género. Crédito: Anna Shvets/Pexels.

Aunque depende mucho de la calidad de las extensiones y la mano del profesional, por lo general, las extensiones que menos riesgos implican son las de clip y las adhesivas. En general, las extensiones son aptas para todo tipo de cabello, excepto para los casos con problemas de pérdida capilar, pero ahí debe entrar la valoración del experto en función del tipo de pelo y las condiciones en las que se encuentre.

Se recomienda que los hombres con cabello fino opten por extensiones de keratina o adhesivas. Si tu cabello es grueso, prefiere las micro ring o cosidas.

En caso de que las extensiones se coloquen mal o en un cabello que resulta inadecuado para la técnica utilizada, es probable que estas dañen y debiliten la raíz del cabello, provocando su caída. Igualmente, un mantenimiento deficiente de las extensiones puede impactar negativamente la salud capilar.

Si tienes extensiones semipermanentes o permanentes, debes visitar el salón de belleza cada dos meses, por lo menos, para verificar su estado y realizar el mantenimiento necesario.

Cada tipo de extensión requiere de cuidados distintos, pero, en general, se recomienda cepillar el cabello dos veces al día y mantener las raíces limpias.

La técnica de cepillado es de abajo hacia arriba —primero las puntas, luego los medios y después la raíz— con un cepillo suave, que no rompa el cabello ni las uniones.

Desenreda las extensiones antes de lavarte el cabello. Sobre todo si son de keratina, lo ideal es usar un shampoo especial para extensiones (sin parabenos ni sulfatos) y masajear el cabello de arriba a abajo, nunca al revés. Finaliza con una mascarilla sin enjuague sobre el cabello húmedo y limpio y espera a que se seque para desenredarlo.

Editor’s tip: La crema hidratante diaria Dove Hidratación Antinudos facilita el peinado y aporta mayor suavidad y control. Aplícala sobre el cabello húmedo y limpio. También puedes usarla sobre el cabello seco para renovar tu peinado en el transcurso del día.

A la hora de dormir, se recomienda hacerlo con el cabello recogido en una coleta o trenza no muy apretadas y nunca con el pelo mojado.

Si quieres peinarte con herramientas térmicas, asegúrate de que tus extensiones sean de cabello natural.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Mantente inspirado

Suscríbete al boletín y obtén exclusivos trucos y consejos para tu cabello. Suscríbete