Cómo reparar el pelo dañado por el calor de las herramientas

Cabello saludable de por vida.

El pelo dañado por el calor es un problema muy común y se debe al uso excesivo de las herramientas calientes.

Afortunadamente, hay maneras de solucionar la condición, siguiendo los consejos de nuestros expertos.

Por ejemplo, considera un corte para cortar el cabello dañado.

Opta por usar un sistema de lavado nutritivo, un acondicionador sin enjuague y una mascarilla nutritiva.

Por supuesto que no debes dejar de usar un protector térmico.

Sigue leyendo para que aprendas sobre estos puntos en detalle y otros.

corte lob picado modelo
Un corte lob picado es perfecto para lucir un cabello saludable. Crédito de foto: indigitalimages.com.

Considera un corte

Las herramientas del cabello tienden a resecar y quemar las delicadas hebras.

El resultado es un cabello poroso, rebelde, lleno de frizz y quebradizo.

La mejor manera de eliminar el daño es cortando el cabello.

Opta por un corte lob mediano los cuales están muy de moda esta temporada.

Estos cortes favorecen casi todas las texturas de cabello y formas de cara.

Protege tu cabello antes de usar las herramientas calientes

Para prevenir daños futuro por culpa del calor intenso de las herramientas calientes debes usar productos de protección.

Existen muchos productos en el mercado, pero nos encanta Copyright by TIGI Custom Create Heat Protection Spray.

Formulado con aceite de coco orgánico, glicerina y benzofenona-4 (absorbente de rayos UV) este producto hidrata y protege.

Fue diseñado para resistir 230C/446F grados de calor y crea resiste la humedad ambiental.

También controla el frizz y  protege de los rayos UV.

pelo dañado por el calor herramientas calientes
Nunca coloques las herramientas calientes en la temperatura más alta.

Controla la temperatura de las herramientas para prevenir un pelo dañado por el calor

Seamos honestas, no podemos vivir sin el uso de las herramientas calientes.

Por supuesto que es no significa que debemos abusar de ellas, usándolas todos los días y en la temperatura más alta.

Idealmente, se deben usar una a dos veces por semana y a dos o tres grados del límite de calor.

Los secadores y las planchas modernas vienen con tecnologías avanzadas diseñadas para proteger el cabello.

Vale la pena comprar unas nuevas si las tuyas son más viejas de cinco años.

Te recomendamos comprar planchas con placas de turmalina de cerámica, ya que son mejores para el cabello.

En cuanto al secador se refiere, opta por uno con tecnología iónica, y de cerámica o turmalina.

Por último, usa cepillos y peines iónicos para acelerar y facilitar el secado del cabello.

Invierte en un sistema de lavado, acondicionador sin enjuage y mascarilla nutritiva

La mejor manera de prevenir el daño del cabello es colmarlo de humectación.

Es por eso que debes de invertir en productos de cuidado nutritivos e hidratantes que se queden en el cabello.

Compra un acondicionador sin enjuague reparador como The Good Stuff Complete Repair Balm.

Este producto súper absorbente fue diseñado para reparar el cabello dañado, gracias a sus ingredientes nutritivos.

Otro producto que no puede faltar es una mascarilla hidratante.

Particularmente nos encanta el efecto de Suave Coconut Milk Infusion Deep Conditioning Mask.

Infundida con aceite de coco, esta mascarilla controla el frizz, la estática y cubre las hebras de humectación.

Para resumir, después de lavar el cabello, aplica la mascarilla y enjuaga en un par de minutos.

Después, seca el cabello con una toalla absorbente, coloca el acondicionador sin enjuague y peina el cabello.

Por último, rocía el protector térmico en todo el pelo, procede a usar el secador y después la plancha.

Aplica los mismos consejos antes de usar los cepillos y los rolos calientes.

¿Cómo reparas tu pelo dañado por el calor?