Colores de cabello: guía para obtener exactamente el tono que quieres

Repasamos la gama de colores de cabello disponible en el mercado y te damos la clave para descifrar la numeración en los tintes. ¡Obtendrás justo el tono que deseas!

¿Te has sentido perdida en el pasillo de tintes del supermercado, abrumada por la cantidad de colores de cabello disponibles y el código imposible de descifrar por las mortales? Nosotras también.

Por ello, en este artículo nos hemos dado a la tarea de presentarte las tonalidades existentes en el mercado, así como una guía completa para comprender la numeración de los tintes y acertar en tu próxima compra.

Por lo general, los tintes que encontramos en el mercado contienen un código numérico que consta de una a tres cifras. Se usa para señalar el tono base de la fórmula, así como los reflejos primarios y secundarios que esta adquiere sobre el pelo.

Interpretar la nomenclatura es más sencillo de lo que parece. Te ayudará a no errar en la elección de los colores de cabello y obtener precisamente el tono que deseas, especialmente si vas a realizar la coloración por tu cuenta. ¡Te damos la clave!

El primer dígito es el tono base

Este corresponde a la coloración principal, es decir, el tono base. La escala internacional de color establece 10 niveles, siendo el primero el más oscuro y el décimo el más claro:

  1. Negro.
  2. Castaño muy oscuro.
  3. Castaño oscuro.
  4. Castaño.
  5. Castaño claro.
  6. Rubio oscuro.
  7. Rubio medio.
  8. Rubio claro.
  9. Rubio extraclaro.
  10. Rubio platino.

El segundo dígito es el reflejo primario

Algunos tintes tienen un punto después del primer número, seguido de dos cifras más. Estas representan los matices hacia los que cambiará el color, es decir, los reflejos que se harán visibles cuando la luz incida sobre el cabello.

El segundo número, el que aparece inmediatamente después del punto, indica el reflejo principal del tinte. Si es cero, significa que no tiene matices y el color es puro. En adelante, esto es lo que representa cada uno:

Colores de cabello que finalizan en .1

Contienen reflejos ceniza, lo que quiere decir que aportan un matiz azul o grisáceo. Este tipo de reflejo evita que aparezcan tonos anaranjados o amarillentos tras la coloración (en colorimetría, el azul es el opuesto del naranja y lo contrarresta).

Colores de cabello que finalizan en .2

Contienen reflejos irisados, nacarados o perlados. Los dos primeros aportan un matiz lila o violeta, mientras que los terceros llevan una base azul. Funcionan de manera similar a los anteriores, aunque estos son mejores como matizadores en los tonos rubios, con el propósito de evitar que aparezcan reflejos amarillos muy intensos que dejan una coloración rubia poco natural.

Colores de cabello que finalizan en .3

Contienen reflejos dorados con componentes de amarillo intenso o anaranjado suave. Debes evitarlos si tu cabello tiende a volverse naranja, pero son muy útiles cuando, por acción del cobre en los químicos de las albercas, el cabello rubio se torna verdoso.

Colores de cabello que finalizan en .4

Contienen reflejos cobrizos con componentes de anaranjado intenso o rojo suave. Estos tintes son duros de eliminar y se contrarrestan con matices ceniza o verdes.

Colores de cabello que finalizan en .5

Contienen reflejos caoba con tonos rojos y matices morados.

Colores de cabello que finalizan en .6

Contienen reflejos rojos, por lo general, muy intensos. Al igual que los cobrizos son muy difíciles de eliminar y solo es posible matizarlos con corrector verde (el opuesto del rojo); aun así, es posible que los reflejos permanezcan.

Colores de cabello que finalizan en .7

Contienen reflejos marrones en tonos cálidos.

Colores de cabello que finalizan en .8

Contienen reflejos cenizas o azulados. Son ideales para matizar los reflejos anaranjados.

Colores de cabello que finalizan en .9

Contienen reflejos marrones y violetas.

El tercer dígito es el reflejo secundario

El código de este último número es el mismo que el del tono base; si ambos números coinciden, significa que el reflejo es muy intenso (algunas marcas usan el término profundo). No todos los tintes incluyen un tercer dígito.

Con base en lo anterior, un tinte con la numeración 6.34, por ejemplo, equivale a un rubio oscuro dorado cobrizo. Y un 5.23 es un castaño claro violáceo con reflejos sutiles anaranjados, algo así como un castaño rosé.

Modelo con cabello castaño rosé en Dior SS 2020
Este es un ejemplo de un color de cabello complejo, un castaño ‘rosé’, que equivale a un tinte 5.23. En la imagen, una modelo en el desfile de Dior SS 2020. Crédito: Indigital.

Editor’s tip: Te compartimos una infografía que hemos creado con el propósito de que la lectura de tu tinte sea aún más sencilla. ¿Necesitas un estímulo visual? Navega por la galería de imágenes que hemos preparado para ti con los colores de cabello base. Además de educativa, ¡es inspiración pura para tu próximo cambio de look!

Infografía sobre los códigos de los colores de cabello en los tintes
El código numérico de los tintes se usa para señalar el tono base de la fórmula, así como los reflejos primarios y secundarios que esta adquiere sobre el pelo. Crédito: All Things Hair.

Algunas marcas de tintes sustituyen los números por letras en sus códigos para indicar los matices. El sistema de lectura es el mismo que vimos anteriormente, donde el primer número representa la base, pero delante o detrás lleva una letra que marca los reflejos. De esta manera, un tinte 3/RV sería un castaño muy oscuro con matices rojos violáceos.

  • A. Ash o ceniza.
  • B. Blue o azul.
  • BV. Blue-Violet o azul-violeta.
  • C. Cool o frío.
  • G. Gold o dorado.
  • M. Mahogany o caoba.
  • N. Neutral o neutro.
  • NA. Neutral Ash o ceniza neutro.
  • NB. Neutral Brown o marrón neutro.
  • NN. Natural/Neutral o natural/neutro (sin exceso de calidez).
  • O. Orange o anaranjado.
  • OR. Orange-Red o naranja-rojo.
  • P. Platinum/Purple o platino/morado.
  • R. Red o rojo.
  • RR. Really Red o rojo verdadero (rojo sin marrón).
  • RB. Red-Brown o rojo-marrón.
  • RC. Red-Copper o rojo-cobre.
  • RO. Red-Orange o rojo-naranja.
  • RV. Red-Violet o rojo-violeta.
  • V. Violet o violeta.
  • VR. Violet-Red o violeta-rojo.
  • W. Warm o cálido.

El proceso de teñido daña el cabello

Para modificar los colores de cabello, los tintes químicos deben alcanzar y fijarse a la capa intermedia del mismo, donde se localizan las moléculas o pigmentos (melanina) que proporcionan el color natural. Esta acción altera la estructura capilar y disminuye el contenido acuoso del cabello. En consecuencia, su porosidad aumenta y el pelo se debilita, deshidrata y reseca.

Por ello, es importante que emplees un tinte de buena calidad y que este sea aplicado de acuerdo con las instrucciones indicadas por el fabricante. La coloración capilar debe hacerse sobre un cabello en óptimo estado de salud, para no agravar la situación.

Editor’s tip: Prepara tu melena para la coloración con un régimen de lavado nutritivo y reparador, como el shampoo y acondicionador Nexxus Keraphix. Su lujosa mezcla de keratina (una proteína) y arroz negro se concentra en las áreas severamente dañadas de tu pelo, dándole mayor fuerza.

Al principio, el color es más oscuro

A la hora de escoger el tinte, es necesario tener en cuenta que, por norma general, el color siempre quedará un tono un poco más oscuro que el elegido. Con los lavados irá perdiendo intensidad y tenderá a aclararse, pero al principio el tono siempre será más intenso.

Ningún tinte aclara a otro

Si tu cabello se encuentra teñido y quieres cambiar tu tono por uno más claro que el que tienes actualmente, no podrás hacerlo aplicando un nuevo tinte.

Por ejemplo, si tu cabello tiene un color chocolate, lo quieres rojizo y aplicas un tinte rojo, no obtendrás ningún resultado. Únicamente podrás ver el nuevo color en la raíz porque el cabello que va creciendo ya no tiene tinte.

En este caso, debes acudir con tu colorista para que realice una extracción de color. Solo entonces podrás aplicar el tinte que deseas, pero ojo, también debes considerar el siguiente punto para elegir tu nuevo tono.

Los rubios muy claros y platinados podrían ser difíciles de lograr

La modelo Cajsa Wessberg con el cabello rapado y rubio platinado
El rubio casi blanco —como el de la modelo Cajsa Wessberg— es objeto de deseo, pero no es apto para todas. Consulta a tu colorista sobre tus opciones para aclarar tu melena. Crédito: Instagram.com/cajsawessberg.

No hay duda de que los tonos claros son los más deseados. Cuando el cabello es virgen, el proceso no es tan complicado: solo se necesita una decoloración adecuada para después poder aplicar el tono.

Pero si tu melena ha sido teñida previamente, la historia es muy distinta. En resumen, no podrás obtener los tonos más claros si tu melena está teñida de negro (es el más complejo de extraer) o rojo (es muy difícil de neutralizar).

Un tinte no puede aclarar más de dos tonos

Los tintes comerciales incluyen una crema reveladora (peróxido) de 20 volúmenes. Esta te permite aclarar hasta dos tonos. Por lo tanto, si tu cabello es castaño claro, podrás alcanzar un rubio oscuro o, incluso, un rubio medio, pero no un rubio claro (consulta la guía que te compartimos arriba).

A veces, es necesario decolorar previamente

La decoloración es un requisito si tu cabello cumple con los siguientes requisitos: ya está teñido y quieres aplicar un tinte más claro que el actual; es virgen y quieres aplicar un tinte mucho más claro que tu color natural (cuatro niveles o más); o bien, para hacer mechas y otros efectos de color.

Siguiente