Rubio oscuro, el tono de transición que cobró protagonismo

Juliana | 28 junio 2018

Suave y sutil.

Últimamente, las técnicas de coloración como el balayage y el ombré son tendencia. Pero el nuevo color de transición que tomó protagonismo es nada más y nada menos que el rubio oscuro.

Para las chicas que quieren tener ese efecto y tienen el cabello naturalmente claro, el rubio oscuro es un gran color para dejar en las raíces y luego aclarar las puntas. Va resultar mucho más fácil de mantener que una coloración completa y queda genial.



Formas de adoptar el rubio oscuro



 

 

Crédito: REX by Shutterstock

Aclararse el cabello conlleva un trabajo arduo y difícil si no lo tenemos naturalmente claro. Para las chicas que son rubias, agregar reflejos, mechas o decolorarse las puntas puede cambiar por completo la forma de llevar el pelo.

El rubio oscuro se convirtió en un tono de transición para llevar el largo a colores más claros, conservar las raíces oscuras y fáciles de mantener. Además, no es tan duro como el castaño o el negro y hace la continuación de tonos mucho más sutil y suave.

TRESemmé Shampoo Detox Capilar

Nuestro tip: Para mantener el color intacto y el cabello radiante, es importante seguir una rutina de lavado completa y profunda. Por eso, te recomendamos usar el  Shampoo y Acondicionador Detox Capilar de TRESemmé que limpia a fondo el pelo sin resecarlo y lo deja brillante y suave.

Crédito: REX by Shutterstock

Rubio oscuro en raíces

Una forma de llevar el rubio oscuro es en las raíces, ya sean naturales o aclaradas con químicos, da una transicionalidad mucho más progresiva si queremos mantener el resto del cabello claro.

Si tenés planeado aclararte el cabello, te recomendamos que incorpores un acondicionamiento profundo una vez a la semana como puede ser la Crema de Tratamiento Óleo Nutrición de Dove. El cabello dañado tiende a resecarse, por eso es importante hidratarlo.

Crédito: REX by Shutterstock

Rubio oscuro en balayage

El balayage es una tendencia de coloración muy fuerte que tomó protagonismo en el último tiempo. Se trata de pintar a mano mechas de distintos tonos para agregar luces y sombras.

Con el rubio oscuro como tono de transición lo que sucede es que podemos teñir de colores por debajo de eso (color miel, rubio platinado, oro, etcétera) y por arriba (caramelo, castaño claro) para conseguir dimensión y profundidad en una melena que, de lo contrario, sería bastante plana.