Cómo cuidar la permanente: guía completa para resolver todas las dudas

Descubrí qué es la permanente, para quién se recomienda y cómo prolongar su efecto a través de los cuidados diarios.

El éxito para que una permanente rizada dure depende de los cuidados diarios. Desde las primeras 48 horas -y en adelante-, la permanente requiere atención. Por eso, consultamos a la especialista de All Things Hair, Elena Díaz, que se encarga de resolver este tipo de dudas. 

Nuestra experta comparte en esta nota todo lo que necesitás saber -desde el lavado hasta el styling- para cuidar la permanente. Ella nos recomienda, además, cuáles son los mejores productos para estas melenas .

mujer con pelo castaño rizado, la permanente
La permanente dura entre 3 y 4 meses. Crédito: All Things Hair

La permanente es una técnica que permite alterar la estructura del cabello mediante reactivos que penetran en la cutícula. Se utiliza para ondular o rizar melenas lacias o, bien, definir los rulos de cabelleras naturalmente rizadas. El resultado va a varias de acuerdo a la cantidad de producto que se aplique y el calibre de los ruleros que se usen, como así también de la textura y el estado general del pelo.

Es importante que este procedimiento se lleve a cabo por un profesional, puesto que involucra el uso de químicos que, mal utilizados, pueden dañar la fibra capilar.

El primer paso será distribuir el producto químico por todo el pelo o la porción que se desee tratar. Luego, se colocan los ruleros. Para unas ondas amplias o rulos más abiertos, se utilizan ruleros grandes. En cambio, para unos rulos más apretados, se utilizan ruleros pequeños. El tiempo que se deje actuar va a depender del resultado que se quiera lograr. Una vez transcurrido ese tiempo, se enjuaga para después neutralizar con otro producto que fija los rizos. Se deja actuar y se vuelve a enjuagar.

Más allá de su nombre, la permanente suele durar entre 3 y 4 meses. Los cuidados que se le proporcionen podrán extender su vida útil o no. Por otro lado, a medida que crece el pelo, el efecto se pierde.

Se recomienda especialmente para cabellos naturales, que no estén tratados previamente con químicos ni teñidos. Si tenés el pelo frágil o debilitado, mejor abstenerse, ya que el mayor riesgo de la permanente es que se reseque el pelo o se sensibilice la fibra capilar.

mujer de perfil con pelo con rulos corto y flequillo, la permanente
Crédito: Agatha Zambronelli

Cualquiera que sea tu tipo de pelo, extensión y textura, es importante contar con una rutina que acomode bien los rulos recién hechos. ¿El primer paso? Hablá con tu estilista. Asegurate de resolver todas las inquietudes que se te ocurran sobre tu pelo con permanente rizada. El estilista que se encarga de tu melena seguramente conoce a fondo la textura y la condición de tu pelo antes y después del tratamiento; esta persona será la mejor guía para que te cuente cómo cuidarlo y estilizarlo.

1. Esperá antes de dar el primer lavado

Uno de los grandes errores que podés cometer es lavar el pelo inmediatamente después de hacer la permanente rizada.”Siempre preguntale a tu peluquero”, señala Elena. “Es usual que luego de realizarse una permanente se espere 48 horas como mínimo antes de lavarse el pelo”, agrega. De esta forma, se evita que el agua y el sistema de lavado impidan que los químicos de la permanente fijen la nueva estructura del pelo.

2. Evitá tocar el pelo

Durante las primeras horas, evitá tocar y manipular demasiado tu pelo. Esto te va a ayudar a mantener su nueva forma intacta y a evitar que el pelo se quiebre con facilidad. Mientras, podés recurrir a un pañuelo de seda para mantener tu pelo alejado de la cara y así evitar la tentación de jugar con tus nuevos rizos.

3. Utilizá productos reconstructivos suaves

Al ser un proceso químico que afecta la estructura capilar, la permanente tiende a deteriorar y debilitar el pelo, propiciando que se vuelva poroso, seco y quebradizo. Dale vitalidad aplicando fórmulas reconstructivas, suaves y gentiles en cada etapa de tu rutina de cuidado.

Probá: la Máscara 1 Minuto Factor de Nutrición 80 de Dove, un concentrado regenerador formulado para pelo extremadamente dañado. Aplicala al menos una vez por semana, luego de lavar el pelo con el Shampoo y Acondicionador Regeneración Extrema de Dove.

4. Hidratá en profundidad

Por lo menos tres veces a la semana, incluí en tu rutina de cuidado algunas fórmulas altamente humectantes. En la redacción confiamos en el Super Acondicionador 1 Minuto Factor de Nutrición 60 de Dove. Gracias a su potente mezcla de nutrientes activos, equilibra la hidratación capilar y revitaliza el pelo deteriorado, reparando los daños derivados del proceso de la permanente, como así también de otros tratamientos químicos.

5. Adoptá una nueva rutina

Ahora que gracias a la permanente tenés una nueva melena rizada, es esencial tratarla como tal. No dudes en poner a prueba nuevos productos, herramientas y técnicas de peinado especiales para rulos. Te van a ayudar a moldear y mantener en perfecto estado la nueva estructura capilar. Elena Díaz destaca: “Se debe tratar al pelo con permanente rizada de la misma forma en que tratás una melena con ondas naturales: usando productos y técnicas de estilo adecuadas para rizos”.

Probá: la Crema para Peinar Rizos Definidos de Sedal, que ayuda a definir los rulos y mantener el frizz bajo control. Aplicala sobre el pelo húmedo, evitando las raíces, y peiná o modelá como de costumbre. No necesita enjuague.

6. Peiná correctamente

Dale la bienvenida a los cepillos de dientes anchos elaborados con materiales naturales. Son perfectos para desenredar el pelo sin romper los rizos y evitar el frizz.

Por otro lado, considerá adquirir un difusor para tu secador de pelo y así evitar el flujo de aire caliente directo. Este accesorio te va a ayudar a moldear tu melena sin resecarla o quemarla.

7. Confía en métodos de cuidado para pelo con rulos

Animate a probar algunos métodos de cuidado pensados especialmente para el pelo con rulos, como el co-wash o la técnica de secado hair plopping. Estos cambios en tu rutina van a propiciar una melena mucho más sana y definida, prologando el efecto de la permanente.

8. Dale un respiro a las herramientas de calor

Las altas temperaturas de las herramientas térmicas son doblemente perjudiciales para el pelo tratado. Evitá usarlas en medida de lo posible y, en caso de utilizarlas, aplicá antes un protector térmico.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Decoration image
Decoration image
Test de Pelo