¿Por qué el corte ‘bob’ es un manifiesto feminista?

El corte 'bob' representa la libertad femenina desde hace décadas. Descubre la fascinante historia de este estilo que irradia fuerza y valor.

Podrá ser una fuerte tendencia actual, pero el corte bob tiene una larga historia detrás que, además de identificarlo como un estilo clásico, también lo ha convertido en un ícono del feminismo.

El bob, desde su versión más corta —que llega justo debajo de las orejas—, hasta el bob largo—ese que se acerca a la altura de los hombros—, ha sido asociado como un corte de cabello que desafía las reglas desde principios del siglo XX e incluso antes, siendo Juana de Arco una de las primeras mujeres en usarlo como estandarte de libertad.

Y aunque los tiempos han cambiado y quizás haya pasado más de un siglo desde que surgió este sofisticado estilo, el pelo largo sigue considerándose el estándar de belleza en pleno siglo XXI.

No es coincidencia que mujeres que han dejado su huella en la historia de la moda, como Clara Bow, Gabrielle Chanel y Anna Wintour, hayan apostado por el mismo corte de cabello. Y es que este no solo irradia confianza, elegancia e individualidad, también demuestra la disposición de una mujer a romper con las tradiciones y ser fiel a su propio estilo.

A continuación, repasaremos algunos de los momentos más importantes del corte bob en la historia del feminismo.

El corte bob en los 1920s

Clara Bow corte bob
La bailarina Clara Bow era una ‘flapper’. Crédito: Moviestore/Shutterstock.

Al terminar la Primera Guerra Mundial, llegó un periodo de liberalismo social en el que el papel de la mujer cambió radicalmente.

Fue en esta época cuando surgieron las flappers, un grupo de mujeres que no solo se liberaron de la opresión machista, también de los corsés, la ropa ajustada y el cabello largo, adoptando el bob como su corte de pelo por excelencia.

Clara Bow y Louise Brooks fueron pioneras en apropiarse de este look. En aquel entonces, era tan poco convencional, que las mujeres tenían que acudir con peluqueros especializados en cortes masculinos, ya que los que se dedicaban a cortar melenas femeninas, no tenían las herramientas ni los conocimientos para hacerlo.

En esta década, el bob era deseado por las liberales de todas las edades y clases sociales, pero también era mal visto por la sociedad conservadora, que lo consideraba un estilo propio de aquellas rebeldes que bebían alcohol, usaban maquillaje y llevaban faldas cortas.

El corte bob causó tanta controversia en aquella época, que fue prohibido en las escuelas, satanizado por la iglesia e incluso había quien aseguraba que una mujer que se cortaba el cabello, era más propensa a tener problemas de salud. ¿Te imaginas?

El corte bob en los 1960s

Twiggy corte bob
Aunque el ‘pixie’ fue el corte que definió el estilo de Twiggy, antes llevó un ‘bob’. Crédito. Moviestore/Shutterstock.

Los años pasaron y, con ellos, el bob fue perdiendo popularidad. No fue sino hasta la década de los sesenta que volvió como un estilo revolucionario nuevamente.

La modelo Twiggy y la creadora de la minifalda, Mary Quant, fueron dos de las responsables de volver a imponer este corte de pelo, el cual cobró una silueta mucho más angular y voluminosa.

El triunfo del bob en los 60 también se debe al trabajo del peluquero de Hollywood, Vidal Sasoon, quien creó el swinging bob, una especie de bob asimétrico y lacio, con o sin fleco, que todas las celebridades querían llevar en aquellos años.

El corte bob en los 1970s

Kate Jackson corte bob
El ‘look’ de Kate Jackson era muy copiado en los 70. Crédito: Moviestore/Shutterstock.

La década de los 70 fue un parteaguas para este estilo, ya que dejó de ser considerado un corte poco convencional, para convertirse en un clásico muy común entre mujeres de todas las edades.

En aquel entonces, el bob se fusionó con otros estilos para modernizarse. Entre sus versiones más populares está el pageboy, un bob con ángulos redondeados y fleco —regularmente corto y recto—, que ya no era exclusivo de las melenas lacias, sino que también se llevaba con rizos y ondas amplias.

Un ejemplo claro de esta tendencia es Kate Jackson, quien diera vida a Sabrina Duncan en la aclamada serie Los Ángeles de Charlie.

Siguiente

El corte bob en los 1980s

Amber Valetta corte bob
La modelo Amber Valetta llevaba un ‘bob’ en los 80 y 90. Crédito: Ken Towner/ANL/Shutterstock.

Después de los 70, el bob tuvo un fuerte resurgimiento en la década siguiente gracias a supermodelos como Linda Evangelista y Amber Valleta.

En 1988, la periodista Jody Shields publicó un artículo titulado Call me garçon (Llámame chico) en la revista Vogue, en el que explora la historia del bob como un símbolo del feminismo. Según la teoría de Shields, este corte de cabello vuelve cada vez que hay un cambio radical en la moda.

Según la teoría de Shields, este corte de cabello vuelve cada vez que hay un cambio radical en la moda.

El corte bob en los 1990s

Mia Wallace corte bob
Uma Thurman como Mia Wallace. Crédito: Miramax/Buena Vista/Kobal/Shutterstock.

Los grandes íconos de moda de los 90 como Drew Barrymore, Jennifer Aniston y Winona Ryder, tenían una cosa en común: llevaban el corte bob, sin importar que su cabellera fuera lacia o rizada.

Pero probablemente uno de los momentos más representativos del bob en la era del grunge, fue cuando Uma Thurman interpretó a Mia Wallace en el legendario filme de Quentin Tarantino, Pulp Fiction. Otro ejemplo de que, un simple corte de pelo, es capaz de darle fuerza al aspecto de una mujer.

El corte bob en los 2000s

Rihanna con corte bob cóncavo en 2007
Rihanna fue la embajadora de este ‘bob’ dramático. Crédito: Jeff Christensen/AP/Shutterstock.

En la segunda mitad de la década, el bob volvió más dramático que nunca. Se llevaba muy angular, con una pronunciada raya al lado y cóncavo, con los extremos delanteros significativamente más largos que el resto del cabello. La imagen de Rihanna cantando Umbrella con este corte permanecerá por siempre grabada en la historia del pop. Victoria Beckham fue otra de sus fieles devotas y, hasta la fecha, es el estilo con el que más se le recuerda.

El corte bob en los 2010s

Kaia Gerber corte bob
Crédito: WWD/Shutterstock.

En los últimos años, el bob se ha reinventado una infinidad de veces. Y, aunque las melenas largas siguen triunfando, el corte bob sigue considerándose una herramienta de empoderamiento para las mujeres más disruptivas.

Hoy en día, el bob se lleva en un sinfín de texturas diferentes, aunque una de las favoritas es aquella que conocemos como effortless cool; básicamente, consiste en que parezca un poco despeinado, pese a que te haya costado horas conseguir ese efecto.

Así que, la próxima vez que vayas al salón de belleza y le pidas un corte bob a tu estilista, piensa en todas esas mujeres que tuvieron que romper las reglas y desafiar a la sociedad para hacer lo mismo.