Esta es la verdadera diferencia entre ‘balayage’ y ‘ombré’

¿Todavía no sabes cuál es la diferencia entre balayage y ombré? ¡Nosotras te la explicamos! La próxima vez que vayas al salón, todo tendrá mucha más claridad.

Si añoras aquellos tiempos en los que todo era más simple en el salón de belleza, ¡este artículo es para ti! Sucede que antes te sentabas en la silla, tu colorista te preguntaba qué color de tinte querías probar y él se encargaba del resto. Hoy en día, esa interrogante se responde con otra: “¿Qué técnica de tintura prefieres?”. Entonces es cuando entramos en conflicto, pues existen tantos términos que es casi imposible seguir el ritmo a los profesionales. Con ello en mente, queremos hacerte la vida más fácil resolviendo una de las incógnitas más recurrentes: la diferencia entre balayage y ombré.

Toma nota, pues solo así podrás visitar a tu estilista con la certeza de que sabes perfectamente lo que deseas.

Los efectos de luz y sombra, degradados y reflejos son los que determinan cada método y los que marcan la diferencia entre balayage y ombré.

Ombré

Margot Robbie con ombré
Margot Robbie luce un ‘ombré’, una técnica de coloración que degrada el color de forma que se funda con el cabello. Crédito: Broadimage/Shutterstock.

Cuando esta técnica de color se puso de moda hace varios años, fue todo un escándalo porque desafió creencias viejísimas sobre las tinturas. Por décadas, las mujeres corrían al salón a teñirse cuando notaban un centímetro de raíz, porque el crecimiento solía ser sinónimo de descuido. Cuando el contraste entre la base oscura y las puntas claras se puso de moda, las mujeres optaron por dejar crecer sus melenas para hacer notar la variación de color. Creían que en eso consistía el ombré, pero en realidad es más complejo y requiere del trabajo de un profesional.

Consiste en generar una degradación de color mezclando dos o tres tonos que complementen el natural. La misión de tu colorista es recomendarte la gama ideal para conseguir el efecto deseado. Y sí, tal como lo sospechabas, la decoloración es necesaria de medios a puntas, porque la idea es terminar con un tono claro al final.

Balayage

Sarah Jessica Parker lleva un balayage con diadema
El ‘balayage’, como el de Sarah Jessica Parker, es perfecto si deseas un cambio sutil que aporte luz al rostro. Crédito: https: Instagram.com/sarahjessicaparker.

Un estilo más relajado que implica añadirle luz natural al cabello en diferentes secciones. Así es el balayage, cuya aplicación hace honor a su nombre que significa “pincelada“ en francés. Para realizarlo, en lugar de usar papel de aluminio como en el ombré,  tu colorista pintará los mechones con una brocha a mano alzada con el objetivo de lograr reflejos que únicamente se noten cuando la luz haga un contraste en tu melena. Esta metodología es cero invasiva y queda muy bien en las bases claras.

Lo mejor del balayage es que hay mucho espacio para los retoques y siempre lucirá muy natural; además de que puede manipularse de tal manera que ilumine los ángulos de rostro que más lo necesitan.

Después de la tintura, no hay diferencia entre balayage y ombré. Cualquiera que sea la técnica de coloración por la que optes, llevar un cuidado especial para el cabello químicamente tratado es clave para revertir el daño. Todo comienza en la regadera: prueba el shampoo y acondicionador TRESemmé Blindaje Platinum, que reparan y protegen las hebras maltratadas.

Ahora que ya sabes la diferencia entre balayage y ombré, ¿cuál de las dos técnicas es tu favorita? Únete a la conversación en Instagram (@allthingshairmex), donde encontrarás una comunidad de devotas de la belleza capilar, ¡como tú!

Siguiente