Todo lo que tenés que saber antes de hacerte flequillo

Juliana | 26 abril 2018

Despejamos todas tus dudas. 

El flequillo es una de las tendencias más fuertes del año y, como sabemos, la popularidad aumenta en el inverno. Y acá viene el tema: ¿cuál elegir? Los hay rectos, mini (los baby bangs están de onda), desmechados, flequillos largos, irregulares, de costado y entre otros.

Pero antes de dar con el indicado suele aparecer otra pregunta: “¿Me corto o no me corto el flequillo?”. Y sobre esta pregunta queremos ahondar en esta nota. Porque hay varios factores que deberías considerar. Así que, antes de hacer cualquier cosa, leé esta guía de expertos con todo lo que tenés que saber antes de hacerte flequillo.



Respondemos las típicas dudas sobre el flequillo



Crédito: Indigitalimages.com

1) ¿Debería cortar mi propio flequillo?

Nunca. Dejá las tijeras. La regla número uno para obtener un buen flequillo es no cortarlo vos misma. Los flequillos son muy difíciles de hacer y para que quede bien hay que tener en cuenta muchas cosas como, por ejemplo, el tipo de cabello. Es mejor dejarlo en manos de profesionales.

Sedal Spray para Peinar Liso Perfecto

Nuestro tip: El flequillo es propenso a tener puntas abiertas, roturas y daños por el calor y la grasitud de la frente, por lo que vale la pena invertir en productos que nutran y protejan tu pelo. Una buena opción es el Spray para Peinar Liso Perfecto de Sedal, que va a ayudarte a peinar el flequillo de una manera mucho más fácil y prepararlo para el secador o la planchita.

2) Tené en cuenta la forma de cara

Hay que tener en cuenta siempre la forma de la cara. Obvio que podés hacerte lo que quieras, pero hay flequillos que van mejor con algunos tipos de rostro que otros.

Si tenés una cara redonda, un fleco de lado es tu mejor opción, y si deséas alargar tu rostro, pedile a tu estilista que lo deje un poco más en los bordes para que quede justo debajo del pómulo. Los flecos tipo cortina que abren de ambos lados también funcionan para alargar las caras redondas. Las mujeres con caras alargadas y delgadas pueden usar flequillos más tupidos y rectos para ayudar a proporcionar las facciones.

En el caso de las de forma de corazón, un flequillo a lo Brigitte Bardot es uno de los cortes más halagadores, pero podés salirte con la tuya con casi todos los estilos, incluyendo flecos mucho más pesados y más voluminosos.

Si, en cambio, tenés cara cuadrada, los estilos de flecos suaves y en capas complementan las facciones más angulosas.

Crédito: Indigitalimages.com

3) ¿Puedo usar flequillo si tengo rulos?

Obvio, las chicas de pelo con rulos no se quedan atrás. Hay varias opciones que podés elegir, pero es preferible trabajar con alguien que sepa de rizos cuando lo cortes, ya que su comportamiento difiere bastante del cabello lacio. Recomendamos también que utilices productos especialmente diseñados para este tipo de pelo. Lavalo con el Shampoo y Acondicionador Rizos Definidos de Sedal, por ejemplo. Luego, para peinar, usá la Crema para Peinar Rizos Definidos de Sedal, es decir, de la misma línea. Este combo te va a garantizar reducir el frizz, mantener los rulos hidratados y definidos.

4) ¿Qué pasa si tengo el cabello fino?

Si tenés un cabello superfino que se vuelve aceitoso rápidamente, es posible que quieras volver a considerar esos flequillos desmechados y separados, en lugar de los enteros. Igualmente, es importante que busques productos para tratar de darle textura. El Óleo Nutritivo de Dove es una buena opción para darle un poco más de estructura a tu cabello fino.

5) ¿Cómo debo cuidar un flequillo?

Los flequillos rectos requieren mantenimiento. De lo contrario, se ven feos desprolijos. Y, no menor, llega un punto en el que dejamos de ver. Para que el flequillo se vea bien hay que recortarlo cada tres semanas o un mes.

Crédito: Indigitalimages.com

6) Quiero probar un microflequillo

Los baby bangs o microflequillos son la última tendencia en pelo. El mantenimiento es, otra vez, muy importante. Recordá que, con un flequillo corto, el truco es no cortar demasiado, solo lo suficiente. Esto no solo evitará que tu flequillo parezca demasiado pesado sino que también facilitará el proceso para cuando lo quieras dejar crecer en el futuro.

Si te arrepentís, en tres o cuatro meses creció y… solucionado el problema.