Ideas para chicas de piel morena que quieren probar un pelo rubio

Angela | 30 agosto 2018
×

Animate a pasar al bando de las blondas. 

Pasarse al pelo rubio puede generar alguna inquietud en las mujeres de piel morena que quieren cambiar el tono de su cabellera. Sabemos que una vez se decolora, el proceso para transformar el color desgasta mucho la fibra y debilita al pelo. Por eso es mejor tomar la decisión con convencimiento que hacer prueba-error.



Hay muchas maneras de pasar al pelo rubio



Para empezar, tené en cuenta de proveerle a tu melena una protección o blindaje a tu melena con una máscara que lo repare de daños y proteja de las coloraciones futuras.

Tip de redactora: La Máscara de Tratamiento Blindaje Platinum de TRESemmé que ayuda a reparar hasta 2 años* de daños y protege contra daños futuros.

TRESemmé Máscara de Tratamiento Blindaje Platinum

Ombré

Es la mejor forma de probar un pelo rubio sobre un morocho sin “tirarse a la pileta”. El ombré es una técnica que convierte la melena de tonalidad oscura a una clara con un juego de luces y sombras fabuloso. Se aclaran puntualmente las puntas del cabello o desde las orejas hacia abajo, para que la transición quede delicada.

Crédito: Indigitalimages.com

Flamboyage

Cuando buscás una transición lo más natural posible probá el flamboyage. Consiste en una técnica que mezcla el ombré con iluminaciones en balayage para conseguir una apariencia supernatural de pelo rubio. El resultado es una baño de sol dorado sobre tu melena oscura que cumple con la armonía natural de tu piel morena.

Crédito: Indigitalimages.com

Rubio miel

Esta es una idea más jugada, claro. Lo que pretendemos rescatar –pese a ser una melena rapada– es que no hubo transición para pasar del negro al pelo rubio y directamente se transformó en un castaño miel. Las cejas, detalle no menor, también fueron aclaradas casi a una tonalidad platino.

Crédito: Indigitalimages.com

Rubio cenizo

Esquivando la transición que nos ofrecen las técnicas como el ombré, sombré, balayage o flamboyage, esta mujer de piel morena y de melena oscura se pasó al bando rubio cenizo sin escalas. Las raíces oscuras se dejan al descubierto, mientas que todo el cabello lo frisó. El cambio le sienta bien, ya que el rubio cenizo es opaco, nada llamativo y contrasta bien con la piel.

Crédito: Indigitalimages.com