Ni rubio ni rosa: 15 maneras de llevar el cabello ‘rose gold’ que todas queremos

A medio camino entre el dorado y el rosado, el cabello 'rose gold' es una tendencia que nos gusta a todas. Aquí, las claves para lucirlo.

A medio camino entre el dorado y el rosa, el cabello rose gold es una tendencia que nos gusta a todas. La razón es sencilla: este rubio tiene destellos rosados muy sutiles —ojo, no son mechas—, los cuales resultan ideales no solo para iluminar el cabello, sino a quienes tienen piel apiñonada o morena, ya que resalta los tonos durazno y dorados. Su versión más clara, en cambio, favorece las teces pálidas.

Además, este color permite jugar con técnicas de bajo riesgo como los reflejos, el balayage en rosa sobre una base en rubio oscuro o tiñendo solo la capa de abajo, a modo peek-a-boo.

¿Todavía no estás segura? En la galería te damos 15 razones —en forma de imágenes— para apostar por el cabello rose gold. Además, aprende las claves para conseguir y mantener el tono más deseado.

Grace Chatto con cabello rose gold
El color ‘rose gold’ es una mezcla de dorado y rosado, aunque también admite tonos rojizos y anaranjados. Grace Chatto luce estupenda con este tinte. Crédito: Jo Davidson/Shutterstock.

Para lograr este efecto, lo más probable es que se requiera de una decoloración previa, para así dejarlo con un tono lo más claro posible, y después aplicar una mezcla de rubio dorado y rosa, ya que el cabello rose gold no existe como tal.

El hecho de que sea un tinte personalizado permite obtener muchas variaciones, según sea la base. Se puede optar por un acabado casi platino o decantarse por las versiones más oscuras. Otra alternativa es decidirse por un resultado casi cobrizo.

No es preciso retocar el cabello rose gold cada mes, porque con un poco de raíz oscura también suele quedar bonito. Por tanto, lo habitual es repetir la decoloración cada tres meses, aproximadamente, y reaplicar el tono rosado, que es menos dañino para la fibra, cada mes.

Ahora bien, para evitar en un acabado mate —tan común en los rubios y pasteles, pero poco deseable en un tono más bien metálico—, los expertos recomiendan ante todo proteger la fibra capilar tanto en el salón a la hora de decolorar, como en casa, dedicándole cuidados especiales.

Para potenciar el brillo del cabello rosé gold, nos gusta el shampoo Sedal Brillo y Suavidad, que no contiene sal y está formulado con extracto de arándano, una fuente abundante de minerales y vitamina B, así como de fitoquímicos protegen al cabello de las temperaturas extremas y la exposición solar. Compleméntalo con el acondicionador de la misma línea.

Finalmente, utiliza el tratamiento capilar Nexxus 8 en 1 una vez a la semana para acondicionar profundamente el cabello y conseguir un cabello rose gold vibrante.

Siguiente