‘Bombshell’ (o cómo narrar una historia feminista a través del pelo)

En 'Bombshell', el largometraje ganador del Óscar a Mejor Maquillaje y Peinado, el rubio es símbolo de esclavitud.
bombshell-782x439.jpg

En la era del #MeToo, la cinta Bombshell rememora uno de los escándalos mediáticos más conmocionantes de Estados Unidos, luego de que Roger Ailes —quien fuera fundador, presidente y director ejecutivo de Fox News— recibiera en 2016 una demanda por acoso sexual a manos de una expresentadora del canal, lo que terminaría por desenmarañar más de una veintena casos similares.

Desde una perspectiva feminista, Bombshell deconstruye la caída de uno de los imperios más poderosos y controvertidos de las últimas décadas y explica cómo un grupo de mujeres logró acabar con el hombre detrás de este mediante la unión, en una época donde el concepto de “sororidad” todavía no tomaba importancia.

Siguiente

 

Ailes era predecible. Le gustaban las piernas largas, las faldas cortas y las melenas rubias. La estilista Anne Morgan tuvo la tarea de recrear el aspecto —modelado al antojo del magnate— de algunas de las periodistas más valientes de Fox News, entre ellas Gretchen Carlson (Nicole Kidman) y Megyn Kelly (Charlize Theron). También de Kayla Pospisil (Margot Robbie), un personaje ficticio que representa a las millennials.

Los resultados son excepcionales, tanto que le valieron un Óscar a Mejor Maquillaje y Peinado, en conjunto con Kazu Hiro y Vivian Baker. La estilista reveló a The Washington Post que el reparto usó pelucas cosidas a mano —pelo a pelo—, con un costo promedio de $7,000 a $10,000 dólares por unidad.

En Bombshell, el cabello representa un ideal. De hecho, existe un patrón en la industria de la transmisión de noticias por televisión. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Texas en 2018 descubrió que 95.8% de las periodistas y presentadoras tienen el pelo lacio; dos tercios lo llevan corto o medio, y casi la mitad son rubias.

Mientras que sus contrapartes masculinas suelen tener una apariencia promedio y pueden permitirse crecer canas o perder algo de cabello, una cantidad desproporcionada de mujeres deben encajar en la categoría de “muy atractivas” y están obligadas a lucir cabelleras inmunes al paso del tiempo, en color y densidad.

De sus días pensando en la imagen preconcebida por la noticiera, Morgan recuerda y confiesa al diario: “Es realmente una locura lo que nosotras, como mujeres, permitimos contar de nuestra historia”, dice. “Tu cabello es como te perciben, [junto con] tu maquillaje, zapatos y elección de ropa. Es interesante cómo [en Fox, este look] fue curado por Roger Ailes, completamente diseñado por él”.